Gobiernos de Centroamérica siguen cautos ante crisis en Afganistán

SAN SALVADOR, El Salvador La repercusión mediática que tiene en Centroamérica la caída de Afganistán en manos del Talibán contrasta con el silencio gubernamental en esta región, donde no existen lazos diplomáticos con la convulsa nación centroasiática. Periódicos, noticieros de radio y televisión, portales informativos relatan el vertiginoso día a día desde la toma de Kabul por los talibanes el pasado domingo 15, con imágenes impactantes y análisis sobre el porvenir de ese país, más...
BFlores18 agosto, 2021

SAN SALVADOR, El Salvador

La repercusión mediática que tiene en Centroamérica la caída de Afganistán en manos del Talibán contrasta con el silencio gubernamental en esta región, donde no existen lazos diplomáticos con la convulsa nación centroasiática.

Periódicos, noticieros de radio y televisión, portales informativos relatan el vertiginoso día a día desde la toma de Kabul por los talibanes el pasado domingo 15, con imágenes impactantes y análisis sobre el porvenir de ese país, más allá de las promesas de sus nuevos líderes.

Sin embargo, las plataformas oficiales de los Gobiernos centroamericanos ni siquiera mencionan la situación, ni fijan una postura o alternativas como ya hicieron otros países latinoamericanos, que han propuesto variantes para dar refugio a afganos en situación de vulnerabilidad.

Países como México o Chile ya presentaron iniciativas para recibir a los refugiados que huyen de posibles represalias o del terror asociado al Talibán, movimiento proscrito en Rusia y considerado terrorista.

Solo la vicepresidenta de Costa Rica, Elsy Campbell, propuso en redes sociales la creación de un «Frente Humanitario para las mujeres y las niñas afganas», y anunció que su país servirá como puente humanitario para refugiadas que huyan de los talibanes.

«Costa Rica ha decidido abrir sus fronteras y servirá como un puente humanitario para las mujeres afganas que buscan refugio. Tomamos las acciones necesarias, dentro de nuestro ámbito de acción, para salvaguardar la vida y el bienestar de las mujeres y niñas de Afganistán», tuiteó.

Amén de ese mensaje, lo más cercano a una posición oficial desde la región fue la adhesión de Costa Rica, Guatemala, Honduras y El Salvador a una declaración del Gobierno de Estados Unidos, que expresa preocupación justamente por los derechos de las afganas bajo el régimen talibán.

El pronunciamiento de marras, emitido por el Departamento de Estado de EEUU y firmado por una veintena de países y la Unión Europea, reclama garantías para la protección de los derechos de las mujeres y niñas afganas a educación, trabajo y libertad de movimiento.

«Cualquier tipo de discriminación y abuso debe ser prevenido. En la comunidad internacional estamos listos para asistir a las afganas con ayuda humanitaria y apoyo, para asegurar que sus voces sean escuchadas», reza el documento.

Días antes, los mencionados Gobiernos centroamericanos y Panamá también suscribieron una nota del secretario norteamericano de Estado, Anthony Blinken, reclamando respeto para la vida humana en Afganistán, y el derecho a dejar irse a quien lo quisiera.

De entrada, Afganistán no tenía representación diplomática en Centroamérica, y de esta región, solo Costa Rica mantenía un vínculo con Kabul desde su embajada en Rusia.

A su vez, El Salvador envió militares a Afganistán como parte de la misión de Naciones Unidas, una presencia que mantuvo hasta 2012, pese al rechazo de organizaciones de la sociedad civil y del entonces gobernante Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN).

Fuentes académicas consultadas por Sputnik para esta nota coincidieron en que no tienen una explicación para el silencio de los Gobiernos centroamericanos sobre una situación que preocupa a la comunidad internacional, que no olvida el efecto de los talibanes en Afganistán.

Para unos, quizás la lejanía geográfica y cultural, así como la incomprensión del problema afgano, explican esta cautela gubernamental. Para otros, el mutismo de quienes no quieren más líos que los propios responde a un viejo refrán: «En boca cerrada, no entran moscas». (Con información de Sputnik). 

Acerca de El Pulso

Propósito: Somos un equipo de investigación periodística, que nace por la necesidad de generar un espacio que impulse la opinión sobre los temas torales de la política, economía y la cultura hondureña. Estamos comprometidos con el derecho que la gente tiene de estar verdaderamente informada.

Derechos Reservados 2019-2021