China insiste en que el Covid-19 se originó en Estados Unidos

Mientras Beijing lidia con un brote cada vez mayor de la variante delta, una estrafalaria teoría de la conspiración que vincula el origen del coronavirus con las fuerzas armadas de Estados Unidos ha ganado una renovada tracción en China. La teoría totalmente infundada, que afirma que el virus puede haberse filtrado de un laboratorio del Ejército de EE.UU., ha sido promovida repetidamente por funcionarios chinos y medios estatales desde marzo del año pasado. Pero durante...
ABarahona6 agosto, 2021

Mientras Beijing lidia con un brote cada vez mayor de la variante delta, una estrafalaria teoría de la conspiración que vincula el origen del coronavirus con las fuerzas armadas de Estados Unidos ha ganado una renovada tracción en China.

La teoría totalmente infundada, que afirma que el virus puede haberse filtrado de un laboratorio del Ejército de EE.UU., ha sido promovida repetidamente por funcionarios chinos y medios estatales desde marzo del año pasado.

Pero durante la semana pasada, Beijing ha redoblado su apuesta por esa teoría de la conspiración, movilizando a sus diplomáticos y su vasto aparato de propaganda para pedir una investigación de la Organización Mundial de la Salud (OMS) sobre el Instituto de Investigación Médica de Enfermedades Infecciosas del Ejército de EE.UU. en Fort Detrick, Maryland.

La campaña se produce después de que Beijing rechazara la propuesta de la OMS de realizar una segunda fase de investigación sobre los orígenes del covid-19 el mes pasado. El estudio incluiría auditorías de laboratorios y mercados en Wuhan, el epicentro original de la pandemia. Eso ha provocado la ira de Beijing, con un alto funcionario de salud chino acusando a la OMS de «ignorar el sentido común y desafiar la ciencia».

La OMS publicó un informe inicial de su estudio sobre los orígenes del covid en China en marzo, concluyendo que la teoría de la fuga de laboratorio era «extremadamente improbable». Pero un número creciente de naciones y científicos occidentales han cuestionado la minuciosidad del informe original, acusando a China de «negar el acceso a datos y muestras originales y completas».

A fines de mayo, el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, ordenó a las agencias de inteligencia estadounidenses que redoblaran sus esfuerzos para investigar cómo se originó el coronavirus, incluida la posibilidad de que surgiera de un accidente de laboratorio.

Se requirió que la comunidad de inteligencia informara a Biden en 90 días. Desde entonces, no ha surgido ninguna prueba irrefutable que apoye la teoría de la fuga de laboratorio, y muchos científicos continúan creyendo que es más probable que el virus haya saltado naturalmente de los animales a los humanos. Por ahora, los altos funcionarios de inteligencia dicen que están genuinamente divididos entre las dos teorías.

Beijing ha rechazado enfáticamente la idea de que el coronavirus podría haberse filtrado de un laboratorio en Wuhan, alegando que Washington está intentando politizar sus orígenes. Y, sin embargo, al mismo tiempo, también está impulsando agresivamente una teoría de la conspiración de fuga de laboratorio sin ninguna evidencia científica.

El mes pasado, el Global Times, administrado por el estado, inició una campaña pidiendo a la gente que firmara una carta abierta a la OMS exigiendo una investigación en el laboratorio de Fort Detrick. La carta, que solo requiere un clic en línea para «firmar», ha reunido desde entonces 25 millones de «firmas».

En una conferencia de prensa la semana pasada, el portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores de China, Zhao Lijian, pidió a la OMS que investigue tanto el laboratorio de Fort Detrick como un laboratorio de la Universidad de Carolina del Norte, dirigido por el principal experto estadounidense en coronavirus Ralph Baric.

Zhao también sugirió que los atletas militares estadounidenses que asistieron a los Juegos Militares Mundiales en Wuhan en octubre de 2019 podrían haber llevado el coronavirus a China, reiterando una afirmación infundada que hizo en Twitter en marzo de 2020.

La emisora estatal de China CCTV, mientras tanto, emitió un informe de media hora minucioso esta semana titulado «La oscura historia interior de Fort Detrick». En Weibo, la versión de Twitter fuertemente censurada de China, un hashtag relacionado con el informe fue el tema de mayor tendencia el martes por la mañana. Desde entonces, ha sido visto 420 millones de veces.

En las redes sociales, algunos medios gubernamentales y estatales promovieron otra teoría infundada de un oscuro tabloide italiano, que alegaba que los militares estadounidenses habían propagado el coronavirus a Italia a través de un programa de donación de sangre. «¡Evidencia condenatoria! El coronavirus entró en Europa desde Fort Detrick a través de un programa de donación de sangre del Ejército estadounidense», decía el titular de una historia ampliamente leída publicada por la Liga de la Juventud Comunista, la rama juvenil del gobernante Partido Comunista de China.

El impulso propagandístico concertado ha avivado aún más la furia nacionalista contra Estados Unidos. Algunos usuarios de Internet chinos han acusado a Estados Unidos de ser «desvergonzado», mientras que un número creciente de personas ha comenzado a referirse al covid como el «virus estadounidense», una frase sarcástica frente al término «virus de China» utilizado repetidamente por el expresidente de Estados Unidos, Donald Trump, quien arremetió contra en Beijing mientras su administración luchaba por contener el aumento de casos y muertes en Estados Unidos.

El renovado enfoque de Beijing en Fort Detrick se produce en medio de la rápida propagación de la variante delta altamente contagiosa en China. Desde el 20 de julio, el brote en espiral, el peor en más de un año, ha infectado a más de 500 personas en docenas de ciudades, colocando a millones de residentes bajo confinamiento y provocando restricciones de viaje masivas.

l brote de delta representa un gran desafío para el tan anunciado enfoque de «tolerancia cero» de China hacia las infecciones, y algunos destacados expertos chinos en salud pública han sugerido que el país eventualmente necesitará cambiar a una nueva estrategia y aprender a coexistir con el coronavirus.

Pero es poco probable que sea un cambio fácil. En China, la tolerancia pública hacia las infecciones, incluso si son leves, es extremadamente baja y el miedo al virus sigue siendo alto. Eso se debe en parte a que China ha tenido tanto éxito en mantener a raya al covid-19, pero también es el resultado de meses de implacable cobertura de los medios estatales que destacan la devastación de las infecciones en los países occidentales.

Desde que China contuvo su brote inicial, Beijing ha culpado repetidamente de los brotes locales a la importación de coronavirus desde el extranjero, ya sea a través de pasajeros aéreos, alimentos congelados u otros bienes. La fuente del último brote, por ejemplo, se ha relacionado con un vuelo desde Rusia.

Y con el mayor enfoque en Fort Detrick, la teoría de la conspiración acaba de proporcionar otro objetivo para aquellos que quieren jugar el juego de la culpabilización.

Fuente: CNN

Acerca de El Pulso

Propósito: Somos un equipo de investigación periodística, que nace por la necesidad de generar un espacio que impulse la opinión sobre los temas torales de la política, economía y la cultura hondureña. Estamos comprometidos con el derecho que la gente tiene de estar verdaderamente informada.

Derechos Reservados 2019-2021