«Ciudad Modelo» o venta de la soberanía

(Por René Alfaro) Hace más de 10 años, este servidor en conjunto con mi excompañero del programa Ojo Crítico, escribíamos sobre el macabro proyecto de las ciudades modelo, rebautizadas luego como Zonas de Empleo y Desarrollo Económico, al cual le introdujeron algunos cambios, pero que en esencia significa la venta al destajo del territorio nacional. Es preciso recordar que esa propuesta era abanderada por: el extitular del ejecutivo, Porfirio Lobo Sosa, -en aquellos tiempos padrino...
BFlores22 junio, 2021

(Por René Alfaro) Hace más de 10 años, este servidor en conjunto con mi excompañero del programa Ojo Crítico, escribíamos sobre el macabro proyecto de las ciudades modelo, rebautizadas luego como Zonas de Empleo y Desarrollo Económico, al cual le introdujeron algunos cambios, pero que en esencia significa la venta al destajo del territorio nacional.

Es preciso recordar que esa propuesta era abanderada por: el extitular del ejecutivo, Porfirio Lobo Sosa, -en aquellos tiempos padrino político de Juan Orlando Hernández- uno de los responsables directos de la pesadilla autodenominada “gobierno de la vida mejor”

Comparto de forma íntegra la posición tomada desde aquel espacio televisivo, que fomentaba el pensamiento crítico y que fue publicada en diario Tiempo y algunos sitios internacionales, como aporrea.

En la primera semana de este año 2011, los hondureños hemos sido sorprendidos por la visita a nuestro país del economista estadounidense Paul Romer, quien fuera recibido con bombos y platillos por parte de las «autoridades» políticas, empresariales y militares en la capital de la República y quien diera una conferencia en las instalaciones del Banco Centroamericano de Integración Económica, BCIE.

El objetivo de este profesional de las ciencias económicas, es promover un proyecto denominado «Ciudades Modelos» y que los medios de comunicación tradicionales han retransmitido a la saciedad, haciendo sendos análisis de las bondades de dicho «modelo de desarrollo y riqueza»

Vamos a tratar de ver las cosas desde otra óptica, sin caer en un patriotismo chauvinista, primero resumiremos la propuesta del señor Romer: “Que los países pobres entreguen un pequeño pedazo de tierra a un Estado más desarrollado por un determinado período de tiempo, para que, este establezca allí, con sus leyes y reglas económicas, una ciudad autónoma o charter city, orientada al comercio y a las finanzas”.

Nos ponen de ejemplo a Hong Kong -administrada en régimen especial por China Continental- y Singapur, valga aclarar que ambas «Ciudades Estados» son menores en territorio que la ciudad capital de Honduras, dicho esto, no entendemos porque en los ejemplos de estas «Charter City» se incluye a Singapur, si esta isla en realidad es un país.

Pero bueno, no hagamos un drama por esto, los defensores «gratuitos» de dicho modelo hablan de los otros dos tigres asiáticos: la isla de Taiwán y la península de Corea del Sur, cuando la realidad es que, sólo Hong Kong podría ser calificada como «ciudad modelo», según la teoría del señor Romer, que no es otra cosa que la implementación de las ideas de Deng Xiaoping, presidente de China entre 1978-1997.

Hay un dicho popular que reza; “Que no debemos juzgar un libro por su tapa”; pero con la experiencia que tenemos los hondureños de ver entregados nuestros recursos naturales, fuerza laboral y soberanía al capital transnacional, tenemos la obligación moral e histórica de revisar minuciosamente la propuesta del señor Romer.

Ya es suficientemente preocupante conocer quienes son los que se han lanzado a ver en dicho proyecto la solución a todos los problemas de Honduras, son las mismas personas que aplauden las bases militares extranjeras en suelo patrio, los que cambiaron la fórmula de importación de los combustibles, los que prácticamente derogaron el Código de Trabajo, con la aprobación de la Ley del Empleo Temporal.

Los que concesionaron los ríos, los mismos que, orgullosamente se declaran golpistas, aquellos que otorgan impunidad a terratenientes que matan campesinos por reclamar tierras para cultivar, los mismos que rechazan ferozmente cualquier incremento al salario de un trabajador y los que dicen, que el pueblo hondureño no tiene la capacidad para que se le consulte si está de acuerdo o no, con que se redacte una nueva constitución.

Viendo las cosas desde un punto de vista más hondureñista y menos entreguista, nos daremos cuenta que el tan «cacareado» proyecto desarrollista de «Ciudad Modelo», no es otra cosa que la entrega de una parte del territorio nacional a los consorcios oligopolistas, que han convertido a los países y sus habitantes, en meros mercados y mercancías.

No cabe la menor duda que, los cabilderos y sus maletines repletos de dólares van acampar en Honduras durante el tiempo que sea necesario para que se cree la ley o las leyes requeridas, y se firme la “escritura pública de compra y venta” de los mil kilómetros cuadrados requeridos para este desaguisado, a cambio de un cheque sin fondos y decimos así, porque Honduras tiene valor, pero no tiene precio.

Hace más de quinientos años que vinieron los conquistadores a llevarse nuestras riquezas a cambio de espejitos, hoy como antes continúan llegando, solo que ahora no vienen en carabelas, sino en lujosos aviones, hablan inglés y dan conferencias en suntuosos hoteles, ¡ah! y reparten dinero a un puñado de apátridas que no les importa nada más que llenar sus bolsillos de dólares.

Concluyo con un poema del héroe cubano José Martí. – «El amor, madre, a la patria / no es el amor ridículo a la tierra / ni a la hierba que pisan nuestras plantas. / Es el odio invencible a quien la oprime, / es el rencor eterno a quien la ataca.»

Nota: Actualmente el señor Rommer, se ha desmarcado de las ZEDES, argumentando que han desnaturalizado la idea original que planteaba.

Acerca de El Pulso

Propósito: Somos un equipo de investigación periodística, que nace por la necesidad de generar un espacio que impulse la opinión sobre los temas torales de la política, economía y la cultura hondureña. Estamos comprometidos con el derecho que la gente tiene de estar verdaderamente informada.

Derechos Reservados 2019-2021