El voto independiente

(Por Óscar Esquivel) La democracia sí algún día existió en nuestro país, ésta, se encuentra en cuidados intensivos, ante la falta de resultados concretos en beneficio de la población. La pobreza es el pan nuestro de cada día. Las mayorías no tienen nada y unos pocos lo tienen todo. Las mayorías lo que piden es oportunidades a través de educación pública y de calidad; piden oportunidades de empleo para no tener que migrar. ¿es mucho...
BFlores8 junio, 2021

(Por Óscar Esquivel) La democracia sí algún día existió en nuestro país, ésta, se encuentra en cuidados intensivos, ante la falta de resultados concretos en beneficio de la población. La pobreza es el pan nuestro de cada día. Las mayorías no tienen nada y unos pocos lo tienen todo.

Las mayorías lo que piden es oportunidades a través de educación pública y de calidad; piden oportunidades de empleo para no tener que migrar. ¿es mucho pedir? Piden el derecho a vivir en paz, como nos dice Víctor Jara. Los actores democráticos han sido incapaces hasta la fecha de brindar lo mínimo, que, como humanos nos merecemos.

La exrectora Julieta Castellanos en su libro “Honduras: persistencia y cambios en la cultura política de 1980 a 2020 “nos señala el decrecimiento de la participación ciudadana en los procesos electorales: En la constituyente de 1980 del padrón electoral acudieron a las urnas el 81.3 % y en la última elección del 2017 acudió el 54 %. En el 2009 fue el 49.90 % como protesta por el golpe de estado. Por lo que se deduce siguiendo el comportamiento histórico que las elecciones de noviembre serán las menos votadas. Salvo algún evento extraordinario o las estrategias políticas de los líderes políticos que puedan hacer que esa masa inconforme acuda a las urnas.

Es aquí donde entran nuestros limitados aportes a la causa de las mayorías ¿Qué están haciendo los candidatos presidenciales de oposición para retener, aumentar su militancia? ¿Qué están haciendo para que esas personas decepcionadas asistan a las urnas? Acaso creen que ése estribillo de que con fraude o sin fraude ganaremos o que hoy sí, porque tenemos representante electoral ¿Serán suficientes para que los hondureños acudan a las urnas? Definitivamente no. Son frases que tienen recepción en los ya convencidos, pero no, en los que son necesarios para ganar una elección.

No basta con decir ¡soy el más popular! ¡El más honesto! La alianza electoral que pedía la población no se dio por intereses particulares de los líderes políticos. El proceso primario de marzo evidenció las mismas prácticas fraudulentas. No habrá voto electrónico ni segunda vuelta. Esta última se vuelve vital para dar legitimidad aún presidente.

Por lo antes descrito el proceso primario no será distante de la elección de 2017. El desgaste propio de un gobierno con el agravante de qué quien lo dirige es señalado por tener vínculos con el narcotráfico, corrupción y mal manejo de los huracanes y pandemia. Parecen no ser suficientes elementos para que puedan ser derrotado por una oposición que deja mucho que desear. Pero más allá de los partidos políticos o líderes en particular nos preocupa el destino de las mayorías de la población.

Hay varias candidaturas independientes que han encontrado eco en una población que no cree en los actores políticos tradicionales. Existe una coalición que seduce aún cierto sector por su discurso anticorrupción. Tenemos otro sector con estructura a nivel nacional y con un plan de gobierno creíble.

¿Qué hará la oposición para desmontar esa estructura de fraude y de clientelismo político con la que cuenta el oficialismo? ¿Qué hará la oposición ya divida electoralmente para que uno de ellos se haga con el mayor número de votantes de ese más de 50 % que son necesarios éste próximo noviembre?

No basta con decir soy de izquierda o soy honesto sí estas palabras no van acompañadas con acciones. Se ocupan acciones y propuestas creíbles para retener y aumentar esa masa electoral.

Masa electoral que no está conforme con el actual régimen pero que sienten que las propuestas o sus actores son lo mismo. Aunque aclarémoslo de paso, es muy difícil igualar al titular actual de los señalamientos de narcotráfico y corrupción.

Aunque tampoco es como pegarle a un bolo con una oposición que pasa “jalándose” de las greñas acusándose de quien es el más honesto o el más radical de izquierda.

A pesar del panorama, apelamos a la lucha permanente. Y que esto no se acaba hasta que las mayorías sean dueños de su propio destino.

Publicaciones relacionadas

Acerca de El Pulso

Propósito: Somos un equipo de investigación periodística, que nace por la necesidad de generar un espacio que impulse la opinión sobre los temas torales de la política, economía y la cultura hondureña. Estamos comprometidos con el derecho que la gente tiene de estar verdaderamente informada.

Derechos Reservados 2019-2021

Don`t copy text!