Editorial: Ya es hora de investigar

El Pulso surgió en 2015 como un medio orientado al periodismo de investigación y, comprendiendo qué ocurre en el país, retornamos a nuestras raíces como un periódico investigativo. Claro, sin descuidar los hechos cotidianos que son noticia en una sociedad que necesita tener acceso a información precisa, concreta y sin ambages, alejada de la agenda de aquellas empresas que solo velan por sus intereses. Sabemos muy bien que Honduras vive una época muy especial en...
BFlores1 junio, 2021

El Pulso surgió en 2015 como un medio orientado al periodismo de investigación y, comprendiendo qué ocurre en el país, retornamos a nuestras raíces como un periódico investigativo. Claro, sin descuidar los hechos cotidianos que son noticia en una sociedad que necesita tener acceso a información precisa, concreta y sin ambages, alejada de la agenda de aquellas empresas que solo velan por sus intereses.

Sabemos muy bien que Honduras vive una época muy especial en su vida económica, política y social, por lo que debemos estar siempre a la altura de los acontecimientos para interpretarlos y darles una visión crítica, sin sesgos y lo más apegado posible a la verdad que tanto se necesita en estos tiempos donde prima la mentira, la manipulación y desinformación en todas sus expresiones.

En esta nueva era, El Pulso se compromete en investigar y revelar aquellos hechos que afectan a la sociedad y sus instituciones; no queremos quedar bien con nadie, ni con políticos ni empresarios, ni con gobernantes y dirigentes gremiales, cabezas visibles de la sociedad civil y aquellos actores que siempre serán noticia en el país y que por su relevancia es necesario plasmarlo en nuestras páginas. Solo queremos quedar bien con esa sociedad que espera ser informada con hechos concretos.

Nuestra competencia es contra nosotros mismos por mejorar los contenidos generados desde la redacción cada día; contamos con hombres y mujeres que, desde el estresante ruido del teclado y con un bajo perfil escriben con la cabeza fría y el alma ardiente, que saben que cada palabra que exteriorizan tiene que ser apegado a la rigurosidad que demanda el periodismo. No nos vamos a detener en chismes de farándula o noticias de corazón que son tan frívolas y que no satisfacen las demandas ciudadanas de justicia y verdad; mucho menos nos plegaremos a espectáculos mediáticos tan vulgares y vanos como teñirse el pelo en colores vivos para atraer la atención de una audiencia o hablar estupideces que tienen como propósito mantener en la ignorancia a la gente.

En esta aspiración tampoco buscamos la fama. No nos importa ser aclamados, mucho menos vivir del estrellato. Hay que dejar claro que el mejor periodismo es el escrito… Somos personas comunes con virtudes y defectos, problemas y aspiraciones, decepciones y alegrías que solo nos mueve la tarea de escribir la historia.

El deber que tenemos como medio que, a pesar de tener seis años de bregar en el periodismo y en la era de la información, es seguir abriendo caminos donde no los hay, ofrecer contenidos que eduquen, orienten y satisfagan a una población cada vez más exigente, llamar las cosas por su nombre y no por lo que aparentan. Quizá en el camino hallemos valladares y vicisitudes, momentos gloriosos y nefastos, pero sepan que en cada noticia, reportaje, investigación, crónica y editorial irá plasmado la rigurosidad y calidad. Que cada hecho a contar llevará el sello de la credibilidad.

Es casi seguro que hallaremos detractores desde todos los bandos y tendencias políticas, pero lo que nos mueve es contar historias e investigar. En El Pulso no ha habido ni habrá protegidos, todos son sujetos de escrutinio. Es necesario reafirmar que el papel del periodista será confrontar al poderoso y al político. Lo demás son relaciones públicas. Simple y llanamente, seguiremos haciendo periodismo.

La generación previa a la actual en El Pulso ya dio muestras que sí se puede hacer periodismo de investigación y análisis, por lo que retomamos ese legado y lo seguiremos ejerciendo con intensidad y sin miedo a nada, pero tampoco correremos a dar una primicia sin ser confirmada como solía ocurrir en la vieja escuela. Decía un director de un medio que “la mejor noticia no es quien la emita primero, sino quien le dé un buen enfoque”.

Nuestros periodistas saben que la investigación es tediosa y a veces frustrante, pero deja muchas satisfacciones, entre ellas, que se despierta la conciencia en una sociedad históricamente alienada a intereses particulares. Nuestro compromiso es descubrir lo que está oculto. Lo que nos importa es que la gente sepa quién es quién en una sociedad donde sujetos oscuros nos venden una identidad de impolutos, de políticos que nos prometen cada cuatro años que transformarán al país y lo que llegan a cambiar son sus estilos de vida.

Por estas razones, relanzamos nuestra propuesta en periodismo de investigación. Tenemos mucho trabajo por hacer. Nuestros periodistas están listos para sumergirse en el océano profundo de la investigación, editores ansiosos por darle un toque único a cada artículo que deberá llegar a un público que espera respuestas a lo que ocurre en el país.

Las cosas como son. Ya es hora de investigar.

Acerca de El Pulso

Propósito: Somos un equipo de investigación periodística, que nace por la necesidad de generar un espacio que impulse la opinión sobre los temas torales de la política, economía y la cultura hondureña. Estamos comprometidos con el derecho que la gente tiene de estar verdaderamente informada.

Derechos Reservados 2019-2021

Don`t copy text!