Contra la marea: ¿por qué quedaron fuera estos legisladores del Partido Nacional?

Las elecciones primarias de marzo del 2021 fueron un ejercicio político que involucró la elección de las candidaturas en los tres partidos mayoritarios de Honduras: Partido Nacional, Partido Liberal y Partido Libertad y Refundación. Cada partido tiene sus características particulares que determinaron los resultados en la elección.  Observatorio del Poder ha realizado un análisis de los legisladores que no lograron pasar a las elecciones generales, esta vez en el Partido Nacional.  El Partido Nacional se...

Las elecciones primarias de marzo del 2021 fueron un ejercicio político que involucró la elección de las candidaturas en los tres partidos mayoritarios de Honduras: Partido Nacional, Partido Liberal y Partido Libertad y Refundación. Cada partido tiene sus características particulares que determinaron los resultados en la elección.  Observatorio del Poder ha realizado un análisis de los legisladores que no lograron pasar a las elecciones generales, esta vez en el Partido Nacional. 

El Partido Nacional se vio, como antes había ocurrido, entre la dicotomía de elegir un candidato de la capital –Nasry Juan Asfura Zablah, de la corriente Unidad y Esperanza– y un candidato “ranger”, o del interior del país –Mauricio Oliva, representante del movimiento Juntos Podemos. Al final, el voto nacionalista favoreció con sobrada ventaja a Nasry Asfura, y esta tendencia se mantuvo en los tres niveles electivos.

Una de las observaciones más curiosas sobre el proceso recién pasado es que la mayor parte de los precandidatos al nivel legislativo en el Partido Nacional que buscaban la reelección se ubicaron en la corriente Unidad y Esperanza, a pesar que el líder de Juntos Podemos es el presidente del Congreso Nacional. Esta preferencia incluso generó cambios de última hora, como el ocurrido con el actual prosecretario del Congreso Nacional, Renán Inestroza, que a pocos días de iniciar la campaña electoral anunció su incorporación a la planilla legislativa de Asfura. Los resultados de los comicios del pasado 14 de marzo le dieron la razón. 

Gráfico: Nincy Perdomo

De los 66 diputados nacionalistas que actualmente o en períodos anteriores han ejercido el cargo como legisladores y buscaban la reelección, únicamente 15 no lograron la candidatura. De estos 15, cuatro estaban en las filas de Unidad y Esperanza y el resto en Juntos Podemos. 

 

Nombre Corriente Departamento
LESBIA YAMILETH MENDIETA OSORIO UNIDAD Y ESPERANZA CHOLUTECA
OSCAR RENÉ CANALES ORTIZ JUNTOS PODEMOS CHOLUTECA
CAROLINA ROSA RAUSCHER SIERRA UNIDAD Y ESPERANZA COMAYAGUA
OLGA JOSEFA AYALA ALVARENGA JUNTOS PODEMOS COPÁN
WELSY MILENA VÁSQUEZ LÓPEZ UNIDAD Y ESPERANZA CORTÉS
GILBERTO JERÓNIMO YEARWOOD UNIDAD Y ESPERANZA CORTÉS
JOSÉ CELÍN DISCUA ELVIR JUNTOS PODEMOS EL PARAISO
WILMER RAYNEL NEAL VELASQUEZ JUNTOS PODEMOS FRANCISCO MORAZÁN
LEONOR OSORIO VALLADARES JUNTOS PODEMOS FRANCISCO MORAZÁN
ERICK RICARDO AMADOR AGUILERA JUNTOS PODEMOS FRANCISCO MORAZÁN
VÍCTOR HUGO VENTURA SARAVIA JUNTOS PODEMOS OCOTEPEQUE
JOSÉ FRANCISCO RIVERA HERNÁNDEZ JUNTOS PODEMOS OLANCHO
ROSA ANA HERNÁNDEZ GONZÁLEZ JUNTOS PODEMOS OLANCHO
MARCO TULIO GÁMEZ DÍAZ JUNTOS PODEMOS YORO
JEFFREY ALEXANDER FLORES CHAVARRÍA JUNTOS PODEMOS YORO

 

En esta lista, hay algunos casos que merecen el análisis: el caso de Celín Discua, caudillo por décadas en el departamento de El Paraíso; el caso de Francisco Rivera, caudillo nacionalista en Olancho; y los casos de Welsy Vásquez y Gilberto Yearwood en Cortés. 

El Caso Celín Discua

Celín Discua es diputado en el Congreso Nacional desde 1998. Su caudal económico como empresario le permitió financiar sus campañas electorales. Es el fundador y presidente de la Fundación para el Desarrollo Nacional (FUDENA), organización no gubernamental que sigue en funciones y ha realizado proyectos ejecutando fondos del Congreso Nacional y de la Secretaría de Desarrollo e Inclusión Social. En sus 23 años como diputado, ha estado presente en momentos clave de la función legislativa, como cuando integró la comisión que dictaminó el proyecto de decreto que nombró a José Alfredo Saavedra como presidente interino del Congreso Nacional en 2009, tras el golpe de Estado ese mismo año. 

En 2012, Celín Discua fue uno de los caudillos tradicionales que apoyó a Juan Orlando Hernández en su precandidatura presidencial. El respaldo público de Discua y otros fue fundamental para que Hernández lograra primero la candidatura presidencial  y luego la presidencia en 2013. Este apoyo mantuvo la tendencia, que comenzó en 2006 con Manuel Zelaya Rosales, de colocar presidentes provenientes del interior del país y no de la capital. Discua mantuvo su postura de apoyo a Hernández durante la campaña de 2017, que fue prácticamente unánime en el partido, y el primer indicador de que el Partido Nacional continuaba enroscado en torno a la figura y el liderazgo de Juan Orlando Hernández.

Discua fue de los pocos líderes fuertes que apoyaron a Mauricio Oliva en la campaña electoral primaria del 2021, en congruencia con su postura de apoyar líderes del interior del país. No obstante, el apoyo tácito de Juan Orlando Hernández a la corriente Unidad y Esperanza, encabezada por Nasry Asfura, terminó por dejarlo por fuera, aún con su poder local. En El Paraíso, la única candidata de la corriente Juntos Podemos que logró integrar la planilla fue la diputada Sara Medina. 

 

El Caso Francisco Rivera

Francisco Rivera entra al Congreso Nacional dentro de la “marea azul” de 2010. La “marea azul” fue una consecuencia directa del golpe de Estado, que debilitó enormemente al Partido Liberal y a su entonces candidato, Elvin Santos, y del llamado a boicotear el proceso electoral por parte del presidente Manuel Zelaya, entonces en exilio. Las elecciones de 2009 le dieron una mayoría calificada al Partido Nacional con 71 diputados bajo la presidencia de Juan Orlando Hernández, lo que sentó las bases para que Hernández pudiera tomar el poder e impulsar su agenda reeleccionista sin obstáculos. 

Francisco Rivera tiene una fuerte relación con los sectores de poder en Olancho, incluyendo a Porfirio Lobo Sosa, ex presidente nacionalista, y la familia Zelaya. Si bien Rivera apoyó a Juan Orlando Hernández en 2017, el diputado giró su apoyo hacia Mauricio Oliva en 2020, luego de una serie de conflictos de baja intensidad entre el Ejecutivo y el Legislativo, a raíz de los señalamientos judiciales a varios legisladores, en los primeros dos años del actual período. 

Rivera no contaba, sin embargo, con que las estructuras locales y regionales del diputado y presidente del Partido Nacional, Reinaldo Sánchez, se fortalecerían todavía más tras su gestión al frente de la Secretaría de Desarrollo e Inclusión Social (SEDIS). Esta estructura, y la creciente influencia de Sánchez, generaron una victoria contundente para el movimiento Unidad y Esperanza en Olancho, que se llevó todas las candidaturas a nivel legislativo.

 

El Caso Welsy Vásquez y Gilberto Yearwood

Cortés fue uno de los pocos departamentos donde la corriente Juntos Podemos logró buenos resultados. Esto se debe a la influencia del actual alcalde sampedrano, Armando Calidonio, que fue otro de los líderes de importancia que brindó su apoyo a Mauricio Oliva. La alcaldía sampedrana apoyó a la planilla legislativa, en la que la mayor parte de las candidaturas resultaron ser de Juntos Podemos. Únicamente seis de las veinte candidaturas legislativas por Cortés fueron para Unidad y Esperanza, que están ocupadas por figuras políticas mayormente ligadas al sector privado, lo que da solidez a sus candidaturas. Pese a tener reconocimiento público por sus respectivas trayectorias (Welsy Vásquez como periodistas y Gilberto Yearwood como futbolista y entrenador deportivo), Cortés sigue siendo un departamento donde el apoyo del sector productivo y privado es capaz de definir una victoria electoral. 

 

Conclusiones

Los diputados que no lograron la reelección en el Partido Nacional terminaron enfrentándose, en sus departamentos, contra la marea incorrecta. Sin importar las trayectorias públicas y los liderazgos locales, queda demostrado que un elemento esencial para la victoria electoral consiste en leer el estado del poder y saber elegir bien el bando. En el Partido Nacional, seguir la línea del ejecutivo fue crucial para que muchos actuales legisladores alcanzaran otra oportunidad de reelección.

Acerca de El Pulso

Propósito: Somos un equipo de investigación periodística, que nace por la necesidad de generar un espacio que impulse la opinión sobre los temas torales de la política, economía y la cultura hondureña. Estamos comprometidos con el derecho que la gente tiene de estar verdaderamente informada.

Derechos Reservados 2019-2021