Enviado especial de EE. UU. anuncia fondos para la CICIES a su llegada a El Salvador

SAN SALVADOR, El Salvador El enviado especial de Estados Unidos para el Triángulo Norte de Centroamérica, Ricardo Zúñiga, llegó el miércoles a El Salvador, donde concluirá una gira de cuatro días por la región. Previamente, discutió con autoridades guatemaltecas las causas de la migración irregular, entre otros temas, y en el caso de El Salvador la agenda es similar. Entre las primeras reuniones que Zúñiga sostuvo en El Salvador destaca el encuentro con el comisionado...
BFlores8 abril, 2021

SAN SALVADOR, El Salvador

El enviado especial de Estados Unidos para el Triángulo Norte de Centroamérica, Ricardo Zúñiga, llegó el miércoles a El Salvador, donde concluirá una gira de cuatro días por la región.

Previamente, discutió con autoridades guatemaltecas las causas de la migración irregular, entre otros temas, y en el caso de El Salvador la agenda es similar.

Entre las primeras reuniones que Zúñiga sostuvo en El Salvador destaca el encuentro con el comisionado de la Comisión Internacional contra la Impunidad en El Salvador (CICIES), Ronalth Ochaeta, y el jefe del Ministerio Público, Raúl Melara; donde anunció el financiamiento de 2 millones de dólares que EE.UU. dará a la OEA para la operación de las CICIES.

La CICIES, es un organismo creado por el Gobierno de El Salvador y la Secretaría General de la Organización de los Estados Americanos (OEA) en septiembre de 2019. Su objetivo es colaborar con las instituciones nacionales responsables de prevenir y perseguir casos de corrupción en El Salvador.

Luego del encuentro tuvo lugar una conferencia de prensa en la que el funcionario estadounidense destacó el trabajo que El Salvador está realizando para combatir la corrupción y comentó cómo Estados Unidos puede apoyar para que el organismo se siga fortaleciendo.

Durante su encuentro con los medios, Zúñiga aprovechó para mencionar que el presidente salvadoreño, Nayib Bukele, ha expresado su deseo de combatir la corrupción y que Estados Unidos está interesado en “apoyar al Gobierno de El Salvador en sus esfuerzos por romper el ciclo de corrupción”; además, reconoció el trabajo de otros actores como la sociedad civil e iniciativas privadas que están trabajando por el tema.

“Cuando hablamos del costo de la corrupción, no nos referimos solo al dinero. Se trata del pleno cumplimiento con la Carta Democrática y las funciones de un Estado democrático ante sus ciudadanos, y nos referimos a todas las consecuencias que ocasiona la ausencia de fondos públicos en el tejido social… Estas consecuencias impactan de manera desproporcionada a la población más vulnerable, a hombres y mujeres que emigran a otro país en una búsqueda desesperada por sobrevivir”, afirmó el funcionario estadounidense.

El enviado especial también habló del compromiso de la Administración Biden por mejorar las condiciones de vida de los salvadoreños para que no tengan que abandonar el país. De acuerdo con Zúñiga el futuro de los países de Centroamérica y el de EE. UU. están vinculados en lo referente al tema.

“Cuando hay desafíos en Centroamérica, encontramos que esos desafíos nos tocan a Estados Unidos también”. Señaló.

Una de las propuestas de campaña de Nayib Bukele, antes de ganar la presidencia de El Salvador en 2019, fue la de crear una Comisión Internacional contra la Impunidad (CICIES) en el país centroamericano; pero no una CICIES como la de Guatemala respaldada por la Organización de las Naciones Unidas (ONU) y con una Fiscalía propia, sino una CICIES de la mano de la Organización de Estados Americanos (OEA).

La diferencia entre ambas CICIES es que tal y como lo propuso la ONU, la CICIES en El Salvador debía funcionar con “autonomía e independencia”, algo que solo podía lograrse con base en reformas legales que le permitieran tener su propia “Fiscalía Especial contra la Corrupción y la Impunidad”.

Pero la realidad es que el convenio que suscribió el gobierno salvadoreño con la OEA ha estado funcionando de la mano de la Fiscalía General, pues esta es la única institución en El Salvador que tiene autoridad para ejercer la acción penal. En cambio el trabajo de la CICIES, tal como lo dijo el comisionado Ochaeta, ha consistido en dar “asistencias a la Fiscalía”.

La CICIES en El Salvador lleva 14 meses de trabajo. En la reunión que sostuvo con el enviado especial del Departamento de Estado, Ricardo Zúñiga, Ochaeta dijo que entre 1989 y 2015, hubo 21 casos de corrupción en El Salvador, los cuales equivalen a un desfalco de 500 millones de dólares. Por lo que hizo un llamado al presidente salvadoreño y a su gabinete a administrar con transparencia los fondos asignados para la pandemia.

Desde que inició su trabajo, la CICIES ha dado asistencia en 25 casos de corrupción investigados por la Fiscalía salvadoreña. Entre estos, 12 son avisos de posibles ilícitos de corrupción en cinco instituciones salvadoreñas actualmente. Ochaeta agregó: “Además, hemos auditado el 81 % de los gastos destinados a la pandemia y venimos coadyuvando a investigar siete casos más a solicitud del Fiscal General”.

Pero la CICIES no puede hacer más que ayudar a investigar y asesorar. Por lo que Ochaeta aprovechó la visita de Zúñiga para pedir al gobierno salvadoreño más herramientas legales para tener autonomía financiera y funcional, y aclaró que si la CICIES está en El Salvador es debido a una petición hecha por el mandatario salvadoreño en 2019, mismo que este 7 de abril dejó en claro que las reformas que pretenda aprobar la Asamblea saliente en relación a la CICIES no entrarán en vigencia “jamás”.

A su llegada al país, Zúñiga tuvo un primer encuentro con el encargado de negocios de la embajada de Estados Unidos en El Salvador, Brendan O’Brien, y con el Grupo de Trabajo Interinstitucional Anticorrupción de El Salvador (GTIAC), según se conoció a través de la cuenta de Twitter de la sede diplomática.

Se desconoce si Zúñiga se reunirá con el presidente Nayib Bukele, ya que ni el Gobierno salvadoreño ni la embajada de EE. UU. en el país han confirmado un encuentro.

Otros temas que ocupan su agenda son la migración irregular, así como el apoyo de Estados Unidos a los esfuerzos humanitarios para dar protección a los más necesitados. Al final de la tarde la embajada estadounidense dio a conocer del encuentro que Zúñiga tuvo con la canciller de El Salvador.

Las cifras más recientes de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza de Estados Unidos (CBP, por sus siglas en inglés), indican que aunque El Salvador es el país del Triángulo Norte del que menos personas emigran, este febrero del año fiscal 2021, la cifra de salvadoreños detenidos en la frontera se incrementó en un 28% en comparación con el año fiscal 2020.

Acerca de El Pulso

Propósito: Somos un equipo de investigación periodística, que nace por la necesidad de generar un espacio que impulse la opinión sobre los temas torales de la política, economía y la cultura hondureña. Estamos comprometidos con el derecho que la gente tiene de estar verdaderamente informada.

Derechos Reservados 2019-2021

Don`t copy text!