Luis Zelaya, Darío Banegas y Yani Rosenthal buscan unción de liberales para contienda general

El Partido Liberal de Honduras vive uno de sus momentos más bajos en sus 131 años de fundación: debilitado por el golpe de Estado del 28 de junio de 2009 que provocó la salida del poder de Manuel Zelaya, una dirigencia que busca retener los sellos del partido y la llegada de un dirigente, hijo de uno de los cuadros históricos que tuvo la formación política. En este breve perfil elaborado por El Pulso, se...
BFlores14 marzo, 2021

El Partido Liberal de Honduras vive uno de sus momentos más bajos en sus 131 años de fundación: debilitado por el golpe de Estado del 28 de junio de 2009 que provocó la salida del poder de Manuel Zelaya, una dirigencia que busca retener los sellos del partido y la llegada de un dirigente, hijo de uno de los cuadros históricos que tuvo la formación política.

En este breve perfil elaborado por El Pulso, se hará una explicación sobre el papel que juega el actual presidente de la autoridad rojiblanca Luis Zelaya, el caricaturista Darío Banegas y el empresario Yani Rosenthal, quien busca retomar el control del organismo a pesar de las fuertes diferencias que mantiene con Zelaya.

Y es que los tres personajes buscan recuperar el prestigio que alguna vez tuvo el Partido Liberal y su incidencia en la vida política de Honduras y que fue manchada por el golpe militar y su posterior declive.

LUIS ZELAYA. El actual precandidato de la corriente Rescatar Honduras era anodino en política hasta que en 2016 anunció que se sumaba al Partido Liberal tras servir como rector en una universidad privada. Desde entonces y por no tener nexos con políticos tradicionales, logró ser electo como presidente del Consejo Central Ejecutivo, máximo organismo de decisión partidario, pidió perdón por la participación de la entidad en la asonada.

Según su biografía y en un cruce de información, Zelaya -casado con Anna Lucía Acosta y padre de tres hijos- es el quinto de seis hermanos del hogar formado por Roberto Zelaya y Martha Medrano, con quien mantiene un litigio en la actualidad.

De hecho, en marzo de 2019, la progenitora, respaldada por uno de sus retoños, dijo que Zelaya y otros hermanos la demandaron a fin de que se dejara sin efectos legales la última voluntad de su esposo, en el sentido que ella controlaría los bienes, y tal conflicto se ha venido postergando.

En declaraciones a periodistas, Zelaya aseveró que “no me importa si me afecta políticamente porque ya nos ha afectado como familia. Un hermano ruin y perverso que se ha plegado al Partido Nacional, que se ha plegado al lado oscuro, y ha usado a su propia madre para ponerla en contra de sus restantes cinco hijos para beneficiar sus propios intereses”.

“Decidí enfrentar y de ahí se han agarrado, todo es un mentira, no le quitamos la casa a mi madre, ella sigue viviendo ahí, todo ha sido una gran mentira, lo que hay es un hermano ruin, altamente endeudado, codicioso, que se quiere quedar con los bienes de mi madre y no lo vamos a permitir los cinco hermanos”, dijo en aquel momento.

En su perfil profesional se destaca que realizó estudios en el Instituto San Francisco de Comayagüela y al finalizar su secundaria viajó a México donde se graduó como ingeniero industrial y en sistemas por el Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Monterrey.

Zelaya volvió a Honduras y colocó un negocio de fabricación de muebles tapizados y trabajos de madera. Años después comenzó a laborar para la Universidad Tecnológica Centroamericana (Unitec) como coordinador de laboratorios y también obtuvo su maestría.

Gran parte de su vida profesional laboró para ese centro de estudios superiores, por lo que llegó a ser jefe de las carreras de ingeniería, decano y después fue ascendido a vicerrector y por último logró asumir la rectoría desde 2005 a 2016 cuando decidió dimitir del cargo.

Entre las propuestas que plantea Zelaya es el combate al narcotráfico y la corrupción.

Asimismo, planteó que “nosotros, como gobierno, vamos a impulsar un plan de vacunación contra el coronavirus porque vamos a vacunar a toda nuestra población”.

Otra de las promesas del aspirante es una gran reforma educativa que conlleve a garantizar empleos para los jóvenes, así como el acceso a aparatos tecnológicos para que nadie quede excluido de la modalidad virtual.

YANI ROSENTHAL. Este empresario, nacido en San Pedro Sula en 1965, ha tenido una amplia trayectoria dentro del liberalismo, que fue pausado tras ser sindicado en negocios ilícitos por lo que pagó una condena de tres años de prisión y una multa de 2.5 millones de dólares.

Yani es hijo del fallecido líder rojiblanco Jaime Rosenthal y Miriam Marina Hildago, tiene varios hermanos y en la actualidad está casado con Claudia Madrid y ambos tienen cuatro hijas.

En 1981 se graduó de abogado en la Universidad Nacional Autónoma de Honduras y accedió al título de notario en 1998 por el Poder Judicial.

Sirvió en varios cargos dentro del Partido Liberal, entre ellos, como suplente del Consejo Central Ejecutivo y secretario de relaciones internacionales.

Fungió entre 2006 y 2008 como secretario de la Presidencia del gobierno de Manuel Zelaya y renunció para buscar una diputación por el departamento de Cortés por la corriente de Roberto Micheletti.

Luego se postuló como precandidato por el movimiento Yanista, pero no logró obtener la nominación, pues apenas alcanzó los 274 mil 476 votos.

La justicia de EE.UU. lo sindicó en 2015 junto a Yankel Rosenthal, el exsecretario de Inversiones con Juan Orlando Hernández por presunto lavado de dinero.

La acusación indicaba que la colaboración de ellos con el cartel los Cachiros, y en el caso de Yani afirmaba que proveyó al cartel de financiación para sus actividades criminales y que aceptó cientos de miles de dólares provenientes del narcotráfico para financiar su campaña en 2012.

Tras llegar a Honduras, dijo que su condena obedeció a un  delito de transacciones con la banda de los hermanos Devis Leonel y Eriberto Rivera Maradiaga.

“Para mí es una sorpresa salir de una cárcel a una campaña presidencial y no estaba preparado para eso”, declaró en aquel momento a Canal 11. al tiempo que dejó claro que “cometí un delito y pagué por el delito y me declaré culpable y tuve que ir preso; esa fue mi situación legal en EE.UU.”.

En aquella entrevista, aseveró que “en la prisión aprendí a cómo ser pobre, a aguantar frío, pasar hambre, soledad, cuando me enfermaba tenía que esperar mucho para que me atendieran».

Entre sus propuestas están:  Para reducir el desempleo proponemos cambiar completamente la forma en que actualmente se conduce la economía, bajando las tasas de interés, incrementando la cantidad de dinero en la economía, eliminando tanta barrera que hay de acceso al crédito en este país, eliminando las prohibiciones para que los bancos puedan prestarle a los micro empresarios, eliminando la burocracia y los tramites engorrosos que entorpecen el desarrollo de los negocios y las empresas.

Promoviendo la inversión pública y privada así como fomentando el crecimiento económico y el acceso a la liquidez. Impulsando la creación de micro-empresas. No aumentando impuestos para que las empresas puedan generar mas puestos de trabajo. Evitando la devaluación con un sistema cambiario estable, reduciendo los interés para aumentar la liquidez, generando una política económica expansiva, evitando la inflación y brindando mas oportunidades a los hondureños.

DARÍO BANEGAS. Ángel Darío Banegas Leiva nació en octubre de 1969 en el occidental departamento de Santa Bárbara, es caricaturista de profesión y en la actualidad labora para el diario sampedrano La Prensa y maneja un programa de entrevistas en Canal 5. 

Un breve perfil en las redes señala que inició reportero y corresponsal de prensa; en algún momento trabajó como comentarista deportivo en algunas estaciones de la norteña ciudad. Años después, comenzó a trabajar como caricaturista en el rotativo propiedad del grupo Opsa.

Este dirigente de La Esperanza de Honduras, le dijo al diario El País que incursionó en los medios a los nueve años en una radio santabarbarense, a los 15 «ya era corresponsal de un periódico y a los 16 comenzó a colaborar como caricaturista eventual. Desde los 17 es caricaturista de planta de un diario nacional y, más recientemente, se ha destacado en un programa de entrevistas en Televicentro».

En sus propuestas, busca activar la revolución de la esperanza que consiste en renovar el sistema sanitario y educativo, con un gobierno de unidad nacional que coloque a los mejores funcionarios sin importar su filiación política.

Al respecto, declaró al referido diario que “los líderes del movimiento representamos reforma, revolución, cambio y la honestidad que el electorado espera de los líderes llamados a tomar el poder en estos tiempos”.

Acerca de El Pulso

Propósito: Somos un equipo de investigación periodística, que nace por la necesidad de generar un espacio que impulse la opinión sobre los temas torales de la política, economía y la cultura hondureña. Estamos comprometidos con el derecho que la gente tiene de estar verdaderamente informada.

Derechos Reservados 2019-2021