María Luisa Borjas o la conducta pinochetista de quien busca dirigir a Libre

De pronto, un comentario del periodista de El Pulso, Carlos Paz, logró sacar la conducta represiva pinochetista que adquirió en la escuela de Carabineros de Chile y que lleva en su interior revolucionario la comisionada en retiro María Luisa Borjas, lo que demuestra que es capaz de perseguir a aquel que no comulgue con sus ideas o cuestione su pasado. En el fondo, es un claro ataque a la libertad de expresión de manos de...
ABarahona4 diciembre, 2020

De pronto, un comentario del periodista de El Pulso, Carlos Paz, logró sacar la conducta represiva pinochetista que adquirió en la escuela de Carabineros de Chile y que lleva en su interior revolucionario la comisionada en retiro María Luisa Borjas, lo que demuestra que es capaz de perseguir a aquel que no comulgue con sus ideas o cuestione su pasado.

En el fondo, es un claro ataque a la libertad de expresión de manos de la exjefa de Asuntos Internos de la Policía Nacional de Honduras, esa misma que se jacta de militar en la izquierda democrática, que arremetió contra el Tigre Bonilla cuando alegó que tenía serios problemas de personalidad; la misma que saltó al martirio cuando Óscar Álvarez la echó del cargo. La misma que buscó la vicepresidencia en 2005 de manos del exrector de la UNAH Juan Almendares Bonilla, que apenas recibió un par de votos y hoy pretende alcanzar la coordinación general de Libre, a sabiendas que no ganará porque Manuel Zelaya seguirá en el puesto.

Esa misma persona -sin caer en las descalificaciones- se quitó la máscara y evidenció que no está dispuesta a tolerar la mínima crítica, en un país donde violentar la libre expresión ya es una regla y no la excepción, donde cualquiera se cree con el derecho de callar las voces disonantes e imponer su pensamiento. Vae victis! ¡Ay de aquel periodista que desafíe a las vacas sagradas porque será sacrificado!

Bastó una cita breve para comprender que Borjas sí adquirió, cuan sobresaliente alumna, la política represiva que emprendió aquel tirano que derrocó a punta de bombazos al palacio de La Moneda a Salvador Allende y que ordenó a sus subalternos entrenar a los carabineros para atacar sin piedad: «…Es completamente inaudito. Es ridículo que este periodista -que me extraña-, lo voy a investigar esos ulteriores fines que tiene porque esto lo hizo desde el momento que se hizo pública mi candidatura a cargo de coordinadora general. Como dice el dicho, la piedra para que apriete tiene que ser el mismo palo y estoy segura que salió del mismo partido (sic.)».

Desde El Pulso nos solidarizamos con Carlos por ese ataque de una persona que lleva en su ADN la represión y que está a dispuesto a sacarlo cada vez que alguien se atraviese en su camino. Reafirmamos nuestro compromiso de defender y hacer defender la libertad de expresión sin importar las consecuencias. Que el papel de un periodista (más allá de sus convicciones) siempre será incomodar al político, empresario o personaje. Incomodaremos al poder una y otra vez.

Cargar contra un periodista por emitir una opinión se volvió rutina en un país donde tenemos casi 100 comunicadores asesinados y que el 99 por ciento sigue en la impunidad. Que nos asemejamos a México, Siria, Brasil, Bielorrusia en cuanto a la transgresión de un principio básico de la democracia que es la libertad de expresión y pensamiento.

Esto nos demuestra que quienes pervierten la política para sus fines perversos, usan como bandera la defensa de la sociedad, cuando en el fondo se frotan las manos para seguir viviendo del dinero público y extender esa conducta en su descendencia. Ella sabe perfectamente que poner a su hijo como precandidato a diputado dentro del partido es antiético e hipócrita, sobre todo, cuando se dedica a criticar la dinastía que impuso Zelaya y que seguirá vigente por muchos años. .

«Nadie se atreve a pelearle el cargo a Manuel Zelaya Rosales», dijo la dama y sostuvo a su vez que existe el nepotismo, «mientras hay personas que han luchado y que nunca se les ha dado oportunidad». «Es un partido del pueblo, que nació en las calles con gente de todos las ideologías de todos los estratos económicos sociales y de educación, no tiene dueño o no debería de tener, es tiempo de que pase a mano de  otras personas, vamos a rescatar el partido del caudillismo y nepotismo», aseguró la parlamentaria.

¿Con qué moral viene a amenazar a una persona que lo investigará por los comentarios que profirió, buscando réditos políticos a costa de la misma seguridad de quien la cuestionó? ¿No midió sus palabras cuando en una mesa, cubierta con una carpa blanca y frente al Conadeh se fue contra un banquero al acusarlo de una muerte sin presentar la mínima prueba?

Por tanto, la comisionada sí tiene techo de vidrio y desde hace tiempo lo rompió.

*Foto: María Luisa Borjas no olvida formación en la escuela pinochetista de Carabineros, cortesía de El Faro. 

Acerca de El Pulso

Propósito: Somos un equipo de investigación periodística, que nace por la necesidad de generar un espacio que impulse la opinión sobre los temas torales de la política, economía y la cultura hondureña. Estamos comprometidos con el derecho que la gente tiene de estar verdaderamente informada.

Derechos Reservados 2019-2021