Desalojo de bordos por orden de Calidonio deja un muerto, varios heridos y muchos desamparados

Un muerto y varios heridos dejó un enfrentamiento ocurrido este martes entre pobladores del bordo de Río Blanco, que se dedican al lavado de vehículos y funcionarios de la Policía Municipal sampedrana, durante el desalojo del lugar por órdenes directas del edil Armando Calidonio. Momentos de tensión y angustia vivieron los modestos residentes del bordo cuando vieron arribar la maquinaria para destruir sus improvisadas viviendas, lo que exacerbó los ánimos de ambos bandos y  desencadenó...
ABarahona1 diciembre, 2020

Un muerto y varios heridos dejó un enfrentamiento ocurrido este martes entre pobladores del bordo de Río Blanco, que se dedican al lavado de vehículos y funcionarios de la Policía Municipal sampedrana, durante el desalojo del lugar por órdenes directas del edil Armando Calidonio.

Momentos de tensión y angustia vivieron los modestos residentes del bordo cuando vieron arribar la maquinaria para destruir sus improvisadas viviendas, lo que exacerbó los ánimos de ambos bandos y  desencadenó en la reyerta que provocó el fallecimiento de uno de los pobladores.

Una bala impactó en el cuerpo del joven Rafael Lito Hernández de 24 años y  se convirtió de un mero acto de desalojo a un diciembre negro para quienes han sufrido hambre por una pandemia que paralizó la economía, sumado a las inundaciones que dejaron Eta e Iota a su paso por Honduras.

Más de alguno dijo que tienen unos 10 años de residir en el lugar donde ocurrió el zafarrancho; otros lamentaron que los rociaran con gases lacrimógenos y ahora se preguntan dónde vivirán y cómo llevarán sustento a casa si les quitaron el negocio que los hacía sentirse útiles a la sociedad, sin recurrir al robo.

«¿Cómo van a meter máquinas? ¿Qué puedo hacer? Vendo frescos y churros. Soy sola, no puedo trabajar en otro lado. Tengan piedad», gritaba una dama curtida por el sol mientras los policías -que obedecen a ciegas las órdenes del edil nacionalista- los reprimían en el afán de sacarlos del bordo, sin darles opciones a una vivienda digna.

Apenas dos horas para desalojar 

Calidonio, como todo un subsecretario de seguridad y congelado en la Guerra Fría, al igual que su excompañero de fórmula Óscar Álvarez, giró la orden para que todo aquel que vive en los bordos saliera en dos horas, sin importarle si los afectados tenían otro lugar donde instalar sus car wash, pulperías y todo aquello que genere un par de lempiras a sus raídas economías.

La excusa que dieron los responsables del desalojo es que en los ultra contaminados bordos «hay contaminación ambiental».

Uno de los comerciantes explicó que alrededor de 80 a 90 personas sobreviven limpiando carros. «En general, somos 300 a 400 personas que llevamos sustento a nuestras casas», lamentó un comerciante.

Minutos después la maquinaria pesada comenzaba a destruir los locales de algunos comerciantes lo cual generó malestar en las personas que viven en la zona y para defender sus champas, agarraron sus machetes inclusive amenazando a las autoridades.

Uno de los habitantes se subió a la retroexcavadora tomando como rehén a uno de los empleados que portaba un chaleco de color amarillo mientras un las demás personas observaban.

«Lo importante es que las autoridades que están en el área, la policía antimotines y policía militar dejen a la población tranquila, no necesitamos violencia. Tenemos que parar esto, la gente vuelve a su trabajo y construir un proceso de dialogo», dijo la regidora Fátima Mena.

 

 

Acerca de El Pulso

Propósito: Somos un equipo de investigación periodística, que nace por la necesidad de generar un espacio que impulse la opinión sobre los temas torales de la política, economía y la cultura hondureña. Estamos comprometidos con el derecho que la gente tiene de estar verdaderamente informada.

Derechos Reservados 2019-2021