Mueren, en diferentes hechos, un miembro del ejército y dos policías.

En tres hechos lamentables un miembro del ejército y dos oficiales de la Policía Nacional perdieron la vida este fin de semana. El primero se trata de un soldado de las Fuerzas Armadas de nombre Franklin Otoniel Centeno Barrera, de 21 años de edad, miembro de la Policía de Seguridad Aérea de esa institución, quien se encontraba combatiendo un incendio forestal en la montaña de Uyuca, al oriente de la capital. Según informaron las autoridades...
ABarahona6 abril, 2020

En tres hechos lamentables un miembro del ejército y dos oficiales de la Policía Nacional perdieron la vida este fin de semana.

El primero se trata de un soldado de las Fuerzas Armadas de nombre Franklin Otoniel Centeno Barrera, de 21 años de edad, miembro de la Policía de Seguridad Aérea de esa institución, quien se encontraba combatiendo un incendio forestal en la montaña de Uyuca, al oriente de la capital.

Según informaron las autoridades de las Fuerzas Armadas, Centeno, falleció debido a las quemaduras que recibió mientras sofocaba el voraz incendio. El 80 por ciento de su cuerpo se encontraba con quemaduras por lo que fue trasladado por sus compañeros al Hospital Militar donde el día de ayer se notificó su deceso.

Franklin Centeno, era originario del municipio de Concepción de María, en el departamento de Choluteca y formaba parte de las Fuerzas Armadas de Honduras desde hace 20 meses.

Franklin Otoniel Centeno Barrera, murió a causa de las quemaduras sufridas en un incendio forestal.

Por otra parte, en el departamento de Ocotepeque, un agente de la Policía Nacional de nombre Walter López Valeriano, de 24 años de edad, mientras daba cumplimiento a una denuncia interpuesta a través del 911, fue herido con un machete por parte de un ciudadano.

El hecho se dio en la aldea de Santa Lucía, del municipio de La Labor, en Ocotepeque, esto cuando Valeriano se presentó al lugar atendiendo el llamado de vecinos que denunciaron un grupo de ciudadanos que celebraran un cumpleaños ingiriendo bebidas alcohólicas en pleno toque de queda.

Al llegar, los elementos de seguridad, el sospechoso de cometer el crimen, un agricultor de 54 años de edad, atacó a López a machetazos dejándolo herido por lo que fue trasladado a un centro asistencial donde posteriormente perdió la vida.

El atacante fue detenido por las autoridades tras intentar darse a la fuga y fue remitido al Ministerio Público acusado por el delito de Homicidio.

Presunto asesino del oficial de la Policía Walter López Valeriano.

El tercer hecho lamentable, es la muerte, a causa natural, del agente policial Jorge Mario Casco Herrera, quien perdió la vida tras sufrir un dolor abdominal.

Según el diagnóstico médico, el agente se desmayó a causa del dolor y fue trasladado a un centro asistencial donde posteriormente falleció por una Trombosis Mesentérica Fulminante.

El fallecimiento se produjo en un centro asistencial de la ciudad de Comayagua, luego que el funcionario se desmayara en los predios del edificio viejo donde anteriormente funcionaba la Unidad Departamental de Policía número 3 (UDEP 3).

Los compañeros que lo auxiliaron, detallaron que Casco les dijo que tenía un dolor abdominal fuerte, lo que le produjo un desmayó, de inmediato los agentes lo trasladaron al Centro Médico Comayagua Colonial.

Casco, ingresó a la institución policial en el año 2016, donde fungió por más de cuatro años como agente de policía; actualmente desempeñaba sus funciones como asistente de operaciones de la UDEP 3 en Comayagua.

 

 

Acerca de El Pulso

Propósito: Somos un equipo de investigación periodística, que nace por la necesidad de generar un espacio que impulse la opinión sobre los temas torales de la política, economía y la cultura hondureña. Estamos comprometidos con el derecho que la gente tiene de estar verdaderamente informada.

Derechos Reservados 2019-2021