NARCO-POLÍTICA ENSOMBRECE A PRESIDENTES HONDUREÑOS

Análisis de Héctor Silva Ávalos | Insight Crime Los Cachiros, la organización de narcotraficantes más poderosa de Honduras, sobornó al ex presidente del país y abrió una línea de comunicación al actual presidente Juan Orlando Hernández, según documentos recientemente revelados en un tribunal federal de Nueva York. Los fiscales también nombraron al presidente Hernández como objetivo en una investigación de la Administración de Control de Drogas (DEA) que comenzó en 2013, según muestra un archivo separado...
EGO31 mayo, 2019

Análisis de Héctor Silva Ávalos | Insight Crime

Los Cachiros, la organización de narcotraficantes más poderosa de Honduras, sobornó al ex presidente del país y abrió una línea de comunicación al actual presidente Juan Orlando Hernández, según documentos recientemente revelados en un tribunal federal de Nueva York.

Los fiscales también nombraron al presidente Hernández como objetivo en una investigación de la Administración de Control de Drogas (DEA) que comenzó en 2013, según muestra un archivo separado recientemente sin sellar. Hernández, su hermana Hilda y varios miembros de la poderosa familia Rosenthal de Honduras fueron investigados por «actividades de gran escala de narcotráfico y lavado de dinero relacionadas con la importación de cocaína a los Estados Unidos», según la presentación de 2015 que no fue sellada.

Mientras tanto, en Honduras, el antecesor de Hernández, Porfirio «Pepe» Lobo Sosa, ha sido acusado de dirigir fondos gubernamentales a negocios fraudulentos con una empresa de construcción propiedad de Cachiros.

Aunque los documentos provienen de tres casos separados, cuando se toman juntos, pintan una imagen condenatoria de narcotraficantes que cooptan en una presidencia e intentan influir en otra.

Fabio Lobo, FIXER de Narcos, llega a Hernández

Fabio Lobo, el hijo del ex presidente, se declaró culpable de conspirar para importar cocaína y actualmente cumple una condena de 24 años de prisión en los Estados Unidos. En los documentos del caso en contra de él, que fueron revelados esta semana, el nombre del presidente Hernández aparece en las conversaciones entre Lobo y Devis Leonel Rivera Maradiaga, líder de la organización de drogas Cachiros, que cooperó con los fiscales de EE.UU. por indulgencia.

Los fiscales utilizaron grabaciones encubiertas y entrevistas con Rivera Maradiaga para exponer que Fabio Lobo actuó como fixer de Rivera Maradiaga, presentándole a su padre y altos oficiales de policía y militares que, a su vez, facilitaron el camino para que Cachiros traficara cocaína y lavar dinero a cambio de sobornos.

En los documentos de ese caso, el presidente Hernández se menciona por primera vez cuando Fabio Lobo le dice a Rivera Maradiaga que instó a su padre y a Hernández, luego recién electo a la presidencia, a «apoyar» a Rivera Maradiaga y su familia porque «el gobierno hondureño ya había tomado suficiente de ellos «, y que «fueron buenas personas» y «humildes «.

Los fiscales dicen que Fabio Lobo hizo referencia a su padre; Hernández, el hermano de Hernández, Tony, quien actualmente está acusado de tráfico de drogas; y otros políticos y oficiales militares al hablar con Rivera Maradiaga, a quien los fiscales llaman «uno de los narcotraficantes más prolíficos y violentos de Honduras».

Fabio Lobo, de acuerdo con los documentos presentados en su caso, también hizo llamadas al general Julián Pacheco, actual ministro de seguridad de Honduras, en nombre de los Cachiros, incluido el envío de una foto de un Hummer al general como un posible soborno.

En un momento dado, Fabio Lobo llevó a un informante de la DEA a una reunión con Pacheco, donde solicitó el consentimiento de Pacheco para trasladar las drogas en nombre de los Cachiros, asegurando al general que «no es mucha» cocaína. Pacheco, según los documentos, salió de la habitación enfadado. Varios años después, en 2018, un informante de la DEA alegó que Pacheco estaba involucrado en el tráfico de drogas con los Cachiros.

CACHIROS Obtienen CONTRATO en el gobierno de PEPE LOBO

En otro caso presentado por los fiscales hondureños, el padre de Fabio, el ex presidente «Pepe» Lobo, figura en una investigación sobre una empresa de construcción de propiedad de Cachiros que recibió casi dos docenas de contratos gubernamentales durante sus primeros 5 meses de existencia en 2010, lo que le permitió ganar el  total de $ 2.7 millones, de acuerdo con la Oficina del Fiscal General y la Misión contra la Corrupción y la Impunidad en Honduras (MACCIH).

Los archivos del casos muestran que la administración de Lobo violó la ley para dirigir los contratos al grupo de narcotraficantes. Por ejemplo, la firma propiedad de Cachiros, llamada INRIMAR, recibió su primer contrato por 1.6 millones de lempiras (alrededor de $ 65,000) el 2 de agosto de 2010, dos días antes de que se le autorizara a recibir dinero público, según los documentos de investigación obtenidos por InSight Crime.

Al 16 de diciembre de ese año, la firma había recibido 21 contratos del gobierno de Honduras a través de la Secretaría de Obras Públicas, Empleo y Vivienda (SOPTRAVI).

Una fuente cercana a la investigación dijo a InSight Crime que «la mayoría» de los contratos de trabajo otorgados a INRIMAR por la administración de Lobo «nunca se llevaron a cabo».

La administración de Lobo también manipuló ofertas para favorecer a los Cachiros. El 10 de mayo y el 6 de julio de 2010, el gobierno de Honduras declaró estados de emergencia para responder a la devastación causada por una poderosa tormenta tropical que se extendió por América Central. Las emergencias proporcionaron a la administración de Lobo la capacidad de otorgar contratos de trabajo sin licitación. Entre mayo y diciembre, la firma propiedad de Cachiros recibió seis contratos directos de SOPTRAVI, por un valor de 43 millones de lempiras (alrededor de $ 1.8 millones). De acuerdo con la ley hondureña, todos los contratos deben pasar por el ministerio de asesores, que es dirigido por el presidente.

En este caso, que los investigadores denominan «narco-política», los fiscales presentaron cargos de corrupción contra una docena de personas, entre ellas el entonces secretario de obras públicas del ex presidente Lobo y su principal asesor. El propio ex presidente, sin embargo, aún no ha sido acusado.

Cuando InSight Crime habló con investigadores de Tegucigalpa vinculados al caso sobre por qué Lobo no está entre los acusados, un investigador dijo que la Oficina del Fiscal General abrió una investigación aparte para el ex presidente.

Durante una conferencia de prensa la semana pasada en la capital hondureña, Pepe Lobo desestimó la investigación y acusó al director de MACCIH, Luiz Antonio Guimaraes Marrey, de haber realizar una cacería de brujas, desafiándolo a presentar sus pruebas.

Acerca de El Pulso

Propósito: Somos un equipo de investigación periodística, que nace por la necesidad de generar un espacio que impulse la opinión sobre los temas torales de la política, economía y la cultura hondureña. Estamos comprometidos con el derecho que la gente tiene de estar verdaderamente informada.

Derechos Reservados 2019-2021