LA AMENAZA DE VIOLENCIA EN EL HOGAR INCITA A LOS MIGRANTES LGBT A LA FRONTERA

TIJUANA, México) – Un grupo de migrantes LGBT estuvo entre los primeros miembros de la caravana que llegó a Tijuana esta semana, buscando asilo en uno de los países más violentos del mundo donde las personas gays y trans son especialmente atacadas, según a Amnistía Internacional. «Vinimos con la caravana y la caravana continúa», dijo César Mejía a periodistas en Tijuana a principios de esta semana. Mejía dijo que su grupo incluía a unas 80...
EGO19 noviembre, 2018

TIJUANA, México) – Un grupo de migrantes LGBT estuvo entre los primeros miembros de la caravana que llegó a Tijuana esta semana, buscando asilo en uno de los países más violentos del mundo donde las personas gays y trans son especialmente atacadas, según a Amnistía Internacional.

«Vinimos con la caravana y la caravana continúa», dijo César Mejía a periodistas en Tijuana a principios de esta semana.

Mejía dijo que su grupo incluía a unas 80 personas, incluidos niños de Honduras, Nicaragua, El Salvador y Guatemala.

Desde el exterior, muchos no entienden por qué las personas, incluidas las familias con niños pequeños, arriesgan sus vidas para llegar a un país que explícitamente ha dicho que no los dejará entrar. El Secretario de Estado Mike Pompeo ha dicho que la gente en la caravana no podrá ingresar a Estados Unidos ilegalmente «sin importar qué», y muchos miembros de la administración de Trump, incluido el propio presidente, han acusado a miembros de la caravana de ser terroristas o miembros de pandillas.

Muchos migrantes han dicho que lo que los estimula son las terribles condiciones en el hogar: América Central está agobiada por la violencia y la pobreza, la corrupción y la impunidad.

Pero para los migrantes LGBT, la amenaza de violencia es, en muchos casos, incluso mayor, según un informe de 2017 de Amnistía Internacional, y “los hombres homosexuales y las mujeres trans están expuestas a la violencia de género en cada punto de su viaje en busca de protección.” Amnistía mencionó a México y Honduras entre los siete países que considera mortales y discriminatorios para las personas LGBT.

Mejía, de 23 años, dijo a los periodistas en Tijuana que los miembros LGBT de la caravana se unieron en busca de apoyo. Cuando ABC News habló con él el mes pasado en la pequeña ciudad de Huixtla, México, llevaba una bandera de arco iris sobre los hombros.

“Al principio tenía miedo de ponerme la bandera. No sabía cómo reaccionaría la gente «, dijo Mejia a ABC News. «En Guatemala, la gente me preguntaba qué país era la bandera y les dije que era la bandera del mundo».

Pero en su ciudad natal de San Pedro Sula, Honduras, no se veía de esa manera, dijo.

«Fui discriminado y golpeado, así que era hora de irme», explicó Mejía.

Eligió unirse a la caravana de miles de otras personas, la mayoría de las cuales también eran de Honduras, y se dirigieron a la frontera de los Estados Unidos con la esperanza de una vida mejor.

Mejía dijo que si es capaz de llegar a la frontera, podría defender el asilo político.

«Si tuviera la oportunidad de llegar a la frontera, podría mostrar mi representación de la comunidad y pedir asilo, porque [en los EE. UU.] Hay mucho menos discriminación que Honduras», dijo.

Raúl Valdivia, un hombre gay y activista de derechos humanos que aún vive en Honduras, dijo que entiende de primera mano esa discriminación.

«He sufrido muchos casos de discriminación basados ​​en mi orientación sexual, pero recuerdo que los más violentos provinieron de las fuerzas estatales», dijo Valdivia a ABC News. «Fui abusado por la policía en una de mis primeras citas. Nos llevaron a mí y al otro chico a un área oscura y apartada en un parque y nos obligaron a simular el sexo. También nos pegaron con un cinturón. Estos son policías que patrullan el centro de Tegucigalpa y los he visto después, pero no puedo hablar por temor a las repercusiones».

Valdivia dijo que las personas LGBT en su país enfrentan «asesinatos, ataques políticos, discriminación legal y violencia callejera dirigida».

El país también tiene una de las tasas más altas de homicidios en el mundo fuera de una zona de guerra, según el Consejo Consultivo de Seguridad en el Extranjero (OSAC). Las autoridades a veces usan la violencia de pandillas como cobertura para la violencia política y de género.

Según el Banco Mundial, casi dos tercios de los hondureños viven en la pobreza. La corrupción es un tema importante, que incita al gobierno a establecer la Misión para apoyar la lucha contra la corrupción y la impunidad en Honduras (MACCIH) en 2016 a través de un acuerdo con la Organización de los Estados Americanos, pero aún queda mucho por hacer.

«Empañado por la corrupción y el abuso, el poder judicial y la policía siguen siendo en gran medida ineficaces. La impunidad por la delincuencia y los abusos contra los derechos humanos es la norma «, según un informe de Human Rights Watch de 2018.

Aquellos que eligen hablar abiertamente enfrentan duras represalias. En 2016, los expertos de Estados Unidos lo calificaron como «uno de los países más hostiles y peligrosos para los defensores de los derechos humanos». Los defensores de los derechos humanos rutinariamente «sufren amenazas, ataques y asesinatos», dijo Human Rights Watch.

No hay cambios en la urna.

En noviembre de 2017, el país celebró una elección presidencial con informes generalizados de fraude y violencia. Miles de personas salieron a las calles para protestar por la reelección de Juan Orlando Hernández, quien cambió la constitución para permitir que se postulara nuevamente.

La «respuesta de las protestas post-electorales del gobierno condujo a graves violaciones de los derechos humanos», según la U.N., y decenas de personas murieron y más de 1.000 fueron arrestadas.

Incapaces de cambiar su país en la urna, muchos hondureños optaron por huir. Y los expertos dicen que aunque el tamaño de esta caravana se ha apoderado de los titulares, muchos más hondureños huyen silenciosamente del país cada año, dejando condiciones que han empeorado dramáticamente desde el golpe militar de 2009, especialmente para personas LGBTQ, periodistas y activistas de derechos humanos.

En 2009, el activista de derechos humanos gay Walter Trochez, de 25 años, fue asesinado en Tegucigalpa luego de intentar llamar la atención sobre la violencia anti-LGBT por parte de las fuerzas de seguridad.

En julio de 2017, David Valle, coordinador de proyectos del Centro para la Cooperación y Desarrollo LGBTI, fue apuñalado en su casa después de recibir amenazas, informó Human Rights Watch. Sobrevivió al ataque, pero destacó la violencia mortal que enfrentan las personas LGBT en el país.

Este es el entorno que ha llevado a los hondureños a arriesgar sus vidas en el viaje hacia el norte, tanto en caravanas como por cuenta propia, dicen los expertos.

«Por muy impresionante que sea esta caravana, todavía representa una proporción diminuta de los centroamericanos, hoy principalmente hondureños, que huyen de sus comunidades», dijo Alex Main, director de política internacional del Centro de Investigación Económica y Política, ABC Noticias.

Políticas que estimulan un éxodo hacia el norte.

Pero incluso enfrentando peligros extremos en el camino y un futuro incierto en un país cuyo presidente dice que no los quiere, la gente ha seguido huyendo de Honduras. Eso continuará hasta que haya cambios reales en las políticas, dijo Main.

“Este éxodo masivo solo disminuirá cuando la violencia desenfrenada en los hondureños disminuya, y cuando el verdadero desarrollo económico comience a afianzarse. Esto requerirá una revisión profunda de los modelos económicos actuales promovidos por los Estados Unidos y las instituciones financieras multilaterales y el desplazamiento de una élite económica corrupta que retiene el poder a través de la represión y los chanchullos electorales», agregó Main. El informe de Amnistía Internacional encontró que los migrantes y solicitantes de asilo LGBT enfrentan peligros en el camino, y que a menudo también enfrentan discriminación y negligencia en los centros de detención.

Hasta entonces, los migrantes, incluidos los de la comunidad LGBT, continuarán viajando a los EE. UU., como lo ha hecho esta reciente caravana.

Mejía dijo que espera que la llegada anticipada de su grupo les brinde una ventaja con los funcionarios de la frontera.

«Queríamos evitar lo que siempre sucede, que es que si llegamos los últimos, la comunidad LGBT siempre será la última en ser considerada en todo», dijo en una conferencia de prensa el domingo. «Entonces, lo que queríamos hacer es cambiar eso, y estar entre los primeros, si Dios quiere, y solicitar asilo».

Fuente en inglés: sandhillsexpress.com

Acerca de El Pulso

Propósito: Somos un equipo de investigación periodística, que nace por la necesidad de generar un espacio que impulse la opinión sobre los temas torales de la política, economía y la cultura hondureña. Estamos comprometidos con el derecho que la gente tiene de estar verdaderamente informada.

Derechos Reservados 2019-2021