LO QUE EN NICARAGUA ES BUENO AQUÍ ES MALO: BERTA OLIVA

Berta Oliva directora del Comité de Familiares de Detenidos Desaparecidos en Honduras (COFADEH) comparte la inconformidad de muchas organizaciones defensoras de derechos humanos, por el informe preliminar de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) resultado de las visita IN LOCO que el organismo realizó en los últimos días de junio y primeros de agosto. Tenemos que respirar -dice Oliva- para hablar de temas tan importantes como los derechos humanos y la Comisión Interamericana. Los estados...
EGO14 agosto, 2018

Berta Oliva directora del Comité de Familiares de Detenidos Desaparecidos en Honduras (COFADEH) comparte la inconformidad de muchas organizaciones defensoras de derechos humanos, por el informe preliminar de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) resultado de las visita IN LOCO que el organismo realizó en los últimos días de junio y primeros de agosto.

Tenemos que respirar -dice Oliva- para hablar de temas tan importantes como los derechos humanos y la Comisión Interamericana. Los estados se ven frenados para seguir cometiendo tantos abusos cuando la comisión hace una intervención, porque vienen las recomendaciones, los informes, los emplazamientos, las medidas cautelares, juicios que trasladan a la Corte Interamericana, las sentencias y ningún estado que quiere guardar apariencia internacional de que es respetuoso de los derechos humanos y la democracia le conviene tener sentencias condenatorias.

¿Cómo valoran la vista de la comisión?
En un país como el nuestro no podemos hacer recomendaciones con discurso y ambiente diplomático porque aquí lo que menos hay es diplomacia en términos de derechos humanos, no se puede recomendar al pueblo que se una al diálogo nacional porque es entre partes reducidas, y son las que están de acuerdo con las políticas que se implantan desde el gobierno. Es importantísimo ver como las recomendaciones están divorciadas de lo que explica el documento; las recomendaciones a un lado y el documento al otro.

Nosotras hubiésemos apreciado y no hubiéramos condenado el hecho de hacer caso omiso a las dificultades, a la inseguridad, violencia, terror, al dolor que sufren las víctimas de la crisis poselectoral, porque ellos tuvieron la posibilidad de hablar con familiares de asesinados políticos durante las manifestaciones, con sobrevivientes, niños que sufrieron ataques por parte de la policía militar y que ahora sufren traumas, también con que estuvieron presos en la “Tolva” y hablar con los familiares de los presos políticos, con personas que van para el exilio político y familiares de los que están en el exilio.

Hacer caso omiso deja un mal sabor y no hacer referencia a los presos políticos o a los que enfrentan juicios por persecución política deja gran preocupación. Eso no significa que nos vamos a divorciar de la comisión, por el contrario estamos convencidas de que debemos seguir bregando y colocando los temas que están surgiendo y se están viviendo en el país.

La comisión no visitó “la Tolva” ni “el Pozo” que son cárceles de tortura permanente, pero tenemos que hacer toda esa aproximación porque es el único órgano que regula a los estados; por supuesto que un país desangrado y desgarrado en el que no tenemos Estado de Derecho que ni siquiera se tiene Estado de hecho, sino un Estado desecho, demandamos recomendaciones  más  directas, más severas no fue así, pero no significa que solo hayan venido a pasear, ellas y ellos vinieron a  trabajar  que los resultados en las recomendaciones no fueran los esperados para los que acompañamos a las víctimas para los vivimos aquí  no significa que vamos a parar, nos vamos encargar porque tenemos la voluntad, decisión y la determinación. COFADEH junto a CEJIL (Centro por la Justicia y el Derecho Internacional) y la fundación San Alonzo entregamos 3 casos en los que está ratificada la  persecución política y se establece con claridad la criminalización en contra de la protesta social

No siempre son trabajos que nos va satisfacer en su totalidad y como se enfrenta una política y tácticas de una estrategia sabemos que: unas son de cal y otras son de arena y ninguna de las dos sentimos que nos doblega, al contrario sean cal o arena nos blindamos para cualquiera de ellas, el tema es seguir trabajando y reconocer que vinieron y el hecho mismo que hayan venido es porque está como prioridad en vigilancia el estado de Honduras.

Es importante saber para la comisión que en el marco del golpe electoral militar solicitaron al régimen de Honduras hacer la visita y no se les permitió, ahora que según ellos (el gobierno) tienen todo coaptado para que parezca que la casa está limpia, les permitieron venir pero la casa no está limpia por mucho maquillaje que hayan puesto y hayan pretendido.

Honduras está en crisis, en emergencia en materia de derechos humanos y sobre todo el estado tiene que responder y no como lo está haciendo ahora, como lo que está pasando en la universidad, con las campañas que usan disfrazadas de comunicadores y periodistas que están al servicio claramente de una línea, que su misión es defender una línea política y una línea económica, no colocar los hechos como se están generando en el país, creo que la visita ha sido buena, pero va traer otras consecuencias aparte de las que ya existen; mayores atropellos, porque según ellos vendieron bien la idea que no están mal, pero el que ríe por ultimo ríe mejor.

¿A que se puede atribuir el comportamiento de los miembros de la comisión y porque hay diferencia en el trato que se le dio a Nicaragua al trato con el Estado de Honduras o el sistema se protege?
Es que lo que en Nicaragua es bueno aquí es malo, porque aquí estamos en Honduras no estamos en Nicaragua, se da diferentes enfoques aquí no se puede venir y hablar de hacer diálogos, de avanzar porque aquí no se puede hablar de avanzar mientras no se haga un replanteamiento, no reformas electorales, sino el que convirtió a Honduras en crisis, el que irrespetó lo que todos respetamos; la Constitución de la República, porque no estamos en un gobierno electo democráticamente por lo tanto el tratamiento debe de ser desde esa mirada y no fue así.

En Nicaragua si fue diferente el tratamiento, pero usted pregunta si ¿será el comportamiento de los oficiales o será una política de la institución? Es más la manera de abordaje de los comisionados, no se debe olvidar que muchos de ellos han estado en el servicio diplomático y se piensa que se debe hablar con diplomacia, pero la diplomacia cuando se trata de barbarie en materia de derechos humanos  las cosas se tienen que decir cómo se están dando, porque si no se pierde la objetividad  por  el deseo de tratar las cosas con diplomacia.

La política de la comisión es diferente porque es ver como se fortalece, se implanta la justicia en los países o como se inicia un proceso de implantación de justicia, no lo vivimos porque acá pareciera que todo está bien.

No se refirieron a los niveles de corrupción, de impunidad, quizá una semana sea poco tiempo tener un panorama general de la situación, pero en Nicaragua estuvieron una semana y allá las víctimas fueron las protagonistas, aquí las víctimas no fueron las protagonistas ni el tema central  para generar interés sobre los que está pasando.

En Nicaragua si existen presos políticos, pero aquí los no hay cuando si los hay, esas son formas disfrazadas de diplomacia para ver cómo se levanta la imagen de un gobierno que no tiene imagen ni respeto por los derechos humanos.

Creo que con ese lenguaje diplomático hicieron un mal manejo y eso es funesto, pero insistir y persistir es nuestro propósito, si ellos son insistentes nosotros somos persistentes, si un documento donde no se habla como se debe hablar habrá que releer que el documento, releer algunas de las recomendaciones unas las va a poder cumplir el estado otras no porque su objetivo es lavar la imagen y va creer que porque ya se la lavó no se le va seguir monitoreando, puede ser una estrategia de los mismo comisionados.

¿A qué se le puede atribuir que hayan ignorado a los presos políticos?
No sabría decirle porque aquí no es Nicaragua, aquí no es Venezuela, en esos países se dice con mucha vehemencia  que hay presos político, son los abordajes y es el interés que se pueda tener, pero vamos a trabajar para que esas acciones de ignorar lo que pasa en un país como Honduras y ponerle bajo perfil lejos de abonar para resolver el problema, alimenta a la bestia y al alimentarla va seguir tirando patadas de destrucción y ante eso vamos hacer nuestras reclamaciones.

Reconocen que el gobierno ha adoptado algunas medidas como avances y una fiscalía para defensores de derechos humanos:
El hecho que los hayan reconocido como avances que vendió el estado puede ser que dentro de poco estén diciendo lo contrario, porque el mecanismo no está haciendo lo que debe hacer, yo no he trabajo para fortalecer el mecanismo.

Yo he trabajado para que no haya ningún mecanismo de protección y vamos a seguir trabajando para que los hombres y mujeres de este país no tengan la necesidad que acudir a un mecanismo protección de derechos humanos, que no haya represión, prevenir todos los hechos que se dan en contra de la libertad y en contra de la vida. La intención no es fortalecer el mecanismo, nuestra intención es fortalecer a la ciudadanía empoderarla y demostrar que no es necesario un mecanismo, porque hasta ahora es un espacio para clientelismo político;  porque colocan personas que van a obedecer, pero no resuelven problemas.

El mecanismo es otra forma de espionaje, que hace un trabajo para que las víctimas del interior concurran directamente y no a través de organizaciones, porque al concurrir a través de organizaciones  como el COFADEH en este caso es porque nosotras sabemos el derecho que se viola, sabemos a qué pueden tener derecho las víctimas en el mecanismo, monitoreamos y damos informe que el mecanismo no está cumpliendo con los compromisos y cuando lo hace directamente con las victimas van un par de días y se olvidan y la víctima no sabe cómo le puede dar continuidad y ahí queda, es estrategia para abordar -e incluso a través de organizaciones de derechos humanos- para que aborden a las víctimas, para que concurran directamente al mecanismo sin acudir a organizaciones como la nuestra porque saben que nosotros podemos dar fe que el mecanismo no está haciendo lo que debe ni a lo que se compromete, es una estrategia peligrosísima.

La Secretaria de Derechos Humanos eso no es ningún avance, ni novedad porque no creo que algún hondureño u hondureña se sienta satisfecho con acciones que no se han visto de esta secretaria, los únicos beneficiados solo son los que han sido nombrados allí porque tienen un sueldo a la altura de ministros sin hacer lo que en materia de derechos humanos corresponde, si despeñaran su rol no se tuviera tanta represión contra los jóvenes y contra el pueblo que se moviliza en diferentes partes del país.

La creación de la fiscalía especial para defensores y defensoras, ¿cuál fiscalía, de que fiscalía se habla? si desde marzo cuando les llegó el turno de dar el informe tenían un mes de haberla creado.

Nos pone en desventaja cuando se dice que hay una fiscalía de defensores de derechos humanos que no recepciona ninguna denuncia sino que no sirve ni como tramitadora, no se registra nada, ni la fiscalía de derechos humanos, ni la fiscalía de defensores y defensoras que ha sido creada. Lo que han montado es una estructura en línea para el clientelismo político, proteger a unos y desproteger a los demandantes de derechos violentados.

Acerca de El Pulso

Propósito: Somos un equipo de investigación periodística, que nace por la necesidad de generar un espacio que impulse la opinión sobre los temas torales de la política, economía y la cultura hondureña. Estamos comprometidos con el derecho que la gente tiene de estar verdaderamente informada.

Derechos Reservados 2019-2021

Don`t copy text!