IDENTIDAD NACIONAL

Por Óscar Esquivel Se entiende por Identidad Nacional el sentido de pertenencia de un ciudadano hacia el país donde nació. Hace suyas las costumbres, la cultura, las comidas, la lengua de la comunidad. Para que un individuo se sienta identificado con su país, se le inculcan desde la infancia valores morales y espirituales, valores éticos y cívicos en los centros escolares. Para ello, padres y madres deben de estar previamente formados, así mismo el Estado...
EGO23 agosto, 2017

Por Óscar Esquivel

Se entiende por Identidad Nacional el sentido de pertenencia de un ciudadano hacia el país donde nació. Hace suyas las costumbres, la cultura, las comidas, la lengua de la comunidad. Para que un individuo se sienta identificado con su país, se le inculcan desde la infancia valores morales y espirituales, valores éticos y cívicos en los centros escolares. Para ello, padres y madres deben de estar previamente formados, así mismo el Estado debe de fomentarlo e incluirlo en sus planes de estudio. Un ciudadano con identidad nacional; valora, se respeta a sí mismo, respeta a sus conciudadanos, vive en un ambiente de paz. Es fuerte en  un mundo globalizado, alguien con identidad no es absorbido por otras costumbres, otras culturas, respeta y convive con las mismas.

Para el intelectual hondureño Julio Escoto, “la identidad de un pueblo se asienta sobre cuatro bastiones: Territorio e historias comunes, lengua y algún sentido de espiritualidad (Religión)”.

El historiador Mario Argueta señala  elementos que hay que considerar para estudiar la identidad: “Geográficos, históricos, religiosos, jurídicos, educativos, sociológicos, culturales, literarios y artísticos”. Y agrega el historiador que “los hondureños en el extranjero (EEUU) se sienten identificados con el futbol y el culto mariano (Virgen María)”.

La identidad de los ciudadanos de un pueblo-nación en el pasado estaba  más arraigados que el presente. Los pueblos eran más respetuosos con sus ancestros, sus costumbres, sus creencias, sus símbolos patrios, respetuosos con la tierra misma, había un sentido de PATRIA. Y esa pérdida de identidad no vino de casualidad, sino de factores externos. Se implantó a nivel global un sistema económico y político que ve al ser humano como mercancía, un objeto de mercado y no un ser que siente y piensa. De ahí fue traslado al ESTADO-NACION para que a través de los planes de estudio en las escuelas, colegios y universidades salieran jóvenes que fueran útiles al mercado,  la familia ha sido fraccionada y la religión se ha mercantilizado.

Lempira, al oponerse al saqueo de los españoles dio muestras de su profunda identidad, amor por su tierra, por su gente, por sus costumbres, por sus creencias. Morazán se lanzó a la aventura de la unión de Centroamérica en una sola  nación: personas unidas por su lengua, color de piel, costumbres, unidas por las mismas desgracias. Luchó por la unidad de Centroamérica para ser más fuertes y poder resistir las ambiciones de países extranjeros. En años recientes Bertha Cáceres dio muestras de identidad  al oponerse a la construcción de la represa hidroeléctrica «Agua Zarca». Proyectos hidroeléctricos  que privatizan recursos naturales de la comunidad.

Eduardo Galeano nos habla sobre la identidad: “Hay una parte importante de la opinión publica que se cree el cuento de esas inversoras, como es una minera o una industria forestal de esas que vienen, arrancan los recursos naturales y después se van. Pero son vendedores de prosperidad y felicidad que un día desaparecen, dejando tras de sí solo agujeros y fantasmas, espacios vacíos. Desde hace siglos que es así y eso tiene que enseñarnos. Defender nuestros recursos naturales es una parte sustancial de la defensa de nuestra identidad cultural”.

Nos quieren sin identidad para seguir saqueando nuestros recursos naturales y nos dejan en su lugar: miseria y muerte. Nos quieren sin identidad para seguir llenándonos de comida chatarra que afecta nuestra salud. Hemos importado una incultura que nos ha llevado a la violencia y muerte, a vivir con ansiedad, robándonos la paz. Nos quieren sin identidad nacional para seguir violentando nuestra soberanía, como lo es la base militar de EEUU en Palmerola que contiene “un tanque de dos millones de galones de combustible”.

Algo característico en el pueblo hondureño es su alegría, resistencia, su amor a la vida. Las 7 plagas bíblicas han sido superadas por este pueblo heroico. Pero es preciso seguir resistiendo y buscando nuevas estrategias de lucha para vencer a propios y extraños que saquean nuestros recursos naturales, los que privatizan nuestras empresas  estratégicas de bienestar colectivo. Es preciso recuperar valores morales y espirituales, es vital el estudio e imitación de nuestros próceres. Es imperativo recuperar y afianzar nuestra identidad.

Acerca de El Pulso

Propósito: Somos un equipo de investigación periodística, que nace por la necesidad de generar un espacio que impulse la opinión sobre los temas torales de la política, economía y la cultura hondureña. Estamos comprometidos con el derecho que la gente tiene de estar verdaderamente informada.

Derechos Reservados 2019-2021