Según la comisión electoral de Libre: irregularidades no constituyen fraude.

Rodolfo Pastor, encargados de asuntos políticos de Libre informó la semana pasada, que la Comisión Auditora Electoral del proceso primario del 12 de marzo, concluyó que la falta de transparencia del sistema electoral no permite contar con datos confiables, lo que causa confusión, promueve prácticas irregulares que dificulta la investigación exhaustiva. Sin embargo, dijo Pastor, la investigación les permite concluir que por ambas partes involucradas se cometieron  diversas irregularidades, resultando adulteradas el 8.9% de actas, que...
ALG12 junio, 2017

Rodolfo Pastor, encargados de asuntos políticos de Libre informó la semana pasada, que la Comisión Auditora Electoral del proceso primario del 12 de marzo, concluyó que la falta de transparencia del sistema electoral no permite contar con datos confiables, lo que causa confusión, promueve prácticas irregulares que dificulta la investigación exhaustiva.

Sin embargo, dijo Pastor, la investigación les permite concluir que por ambas partes involucradas se cometieron  diversas irregularidades, resultando adulteradas el 8.9% de actas, que equivale a 73 de un universo de 817 mesas electorales colocadas en el Distrito Central.

Se depuraron un total de 12,500 votos computados por el partido en el nivel municipal del Distrito Central.

Depuradas las irregularidades, el resultado ratifica al candidato electo Jorge Aldana como ganador de la contienda, con una ventaja irreversible  del 7%  sobre su contendor más cercano, Wilfredo Méndez.

Según en los encargados de asuntos políticos de la comisión, el impacto de las irregularidades no altera el resultado final de las elecciones, y afecta un porcentaje menor de las actas, por lo que la comisión considero que no corresponde a una acción sistemática por los que no constituye un fraude electoral.

La señora Anarella  Vélez, moderadora de la comisión auditora  del proceso electoral del 12 de marzo de 2017,  informó que la comisión se constituyó  el día 15 mayo  de este año,  por la Coordinación Nacional de Libre, con el mandato puntual de investigar e informar al Tribunal de Honor del partido sobre las denuncias públicas de irregularidades del proceso electoral.

La  comisión inició un proceso  de investigación, desde esa fecha, realizando  entrevistas con las partes interesadas; recopiló pruebas documentales las que sistematizó, y analizando al  detalle, actas de las mesas impugnadas y cuestionadas, los cuadernillos  de votación  de las mesas electorales  receptoras cuestionadas y las actas de escrutinio especial generadas por el Tribunal Supremo Electoral.

El 6 de junio la comisión presentó el primer informe al tribunal de honor del partido, tratándose el caso específico del proceso electoral a nivel municipal del Distrito Central.

Para que el Tribunal de Honor realice su  propia labor, en sus respectivos plazos de acuerdos a sus respectivas funciones.

Porque la comisión, un órgano técnico que analizó la información y dictamen es técnico al Tribunal de Honor del partido.

Comisión Auditora del proceso electoral de las elecciones primarias, recomienda al Tribunal de Honor, y la coordinación nacional del partido Libre, sancionar a todos los responsables de las irregularidades y adulteraciones identificadas, porque el partido Libre, no debe aceptar, ni condonar, ni permitir que se afecte la ética partidaria.

El abogado Wilfredo Méndez, por su parte, renunció la semana pasada ante el Tribunal Supremo Electoral, como una  muestra que no acepta la resolución emitida por la Comisión Auditora.

La señora Vélez reiteró que el trabajo de la comisión ha sido eminente técnica, “Nos encargarnos de cumplir el mandato de nuestra organización partidaria de recaudar la información relacionada con las denuncias presentadas por el compañero Wilfredo Méndez, analizar la información que obtuvimos del Tribunal Supremo Electoral,  y la de nuestro partido que tiene un centro de cómputo; analizada la información nuestra tarea es remitirla al Tribunal de Honor, será este quien emita un juicio ético sobre la información que le estamos trasmitiendo y corresponderá a las distintas instancias tomar las diferentes decisiones que deberán tomarse, y que deberán ser contundentes para que en nuestro partido no vuelva y no se vuelvan a presentar estas prácticas», manifestó Anarella Vélez.

¿Cuál fue el proceso que siguieron, para argumentar lo que ahora informan que no hubo fraude en el  partido Libre?

Ernesto Bardales de asuntos técnicos de la comisión, explicó que consensuaron una metodología, pero lo fundamental se centró en las denuncias y evidencias respectivas como punto de partida, que incorporaron los cuadernillos en formato digital, como físico, las actas de los escrutinios especiales, las actas de las mesas receptoras y con esas evidencias hicieron las verificaciones.

Como es una auditoria electoral, debieron basar las denuncias con el soporte que las partes presentaron y sus evidencias y luego las contrastaron, las evidencias del denunciante y las presentadas por el denunciado Jorge Aldana; incorporaron la plataforma contra el fraude, que aportó con  evidencias y todos estos insumos  fueron procesados.

Los hallazgos son que las partes involucradas no confían en la información ofrecida por el Tribunal Supremo Electoral, lo que consideraron relevante, porque se convertía en una tarea adicional, porque se tenía que generar la base de evidencia confiable, por lo que la comisión auditora tomó la decisión de basarse en los datos del centro de cómputo del partido y base a esos datos se hicieron los contrastes estadísticos y de las denuncias.

Bardales señaló la actitud negativa de TSE.  Para este tipo de ejercicios democráticos que son de país, que son asuntos de nación, el académico aseveró que al partido Libertad y Refundación se le negó el acceso a la base de datos, que hubo una baja capacidad técnica, previo, durante y después del proceso electoral primario, además agregó Bardales,  que el consejo electoral del partido les entregó un legajo de documentos correspondencia girada al TSE que nuca fue respondida y verificaron en que consistían las solicitudes y era información vital para el proceso organizativo.

Observamos que el TSE no cuenta con un protocolo para atender o satisfacer las demandas de justicia electoral con objetividad, no entiendes en base a qué criterios son hechas las impugnaciones. El académico manifestó que le partido Libertad y Refundación con ese ejercicio de auditoria electoral  trata de suplir de justicia electoral, «lo que los compañeros y compañeras no pudieron encontrar en el Tribunal Supremo Electora».

Joyner Fernández, de asuntos legales de la comisión, expuso que luego que esta fuera juramentada, iniciaron a escuchar a todas las partes, y esas audiencias de  escuchas  obtuvieron los elementos necesarios para llevar a cabo la investigación que produce el informe, donde están identificados todas  las personas que participaron  en ese 8.9 de actas con irregularidades que se detectaron y confirmaron por la comisión.

La información fue proporcionada por el partido, incluyendo los cuadernillos de votación para cotejar las actas que levantan los miembros de la MER,  en las mesas con los cuadernillos y las actas de escrutinio especial, lo que valoraron técnicamente y es el contenido del informe que participaron  un promedio de 5 personas por mesa receptora.

¿Si no fue fraude que categoría se le daría entonces, a esa adulteración de actas?

Son irregularidades presentadas dentro de un parámetro limitado de actas, de 8.9% de actas  que refleja que 73 de 817  actas tenían inconsistencia.

Rodolfo Pastor, de asuntos políticos de la comisión, consideró que Wilfredo Méndez se adelantó a las conclusiones que todavía no son  públicas, porque se transfirieron, como se dio el mandato de la coordinación nacional, de enviarla directamente  al Tribunal  de Honor y no le dio la oportunidad al tribunal de honor de procesar la información. Le hizo un llamado a Wilfredo Méndez que le permitiera al Tribunal de Honor realizar sus propias conclusiones.

Para asuntos políticos de la comisión, no se puede catalogar de fraude electoral en la medida que no afecta un universo  significativo de las actas de los votos y que no representa un patrón sistemático de haber querido alterar el resultado. No altera el resultado, porque matemáticamente se hizo la resta de los votos alterados y aun así se mantiene el resultado final de las elecciones, por lo que la comisión tiene como conclusión que no instituye un fraude electoral.

La Comisión Auditora tiene un mandato específico y va a seguir trabajando con respecto a los otros casos donde se han presentado denuncias de irregularidades, y en este primer caso específico de la planilla del Distrito Central se ha llegado a conclusión final, que se la presentamos al Tribunal de Honor.

Definitivamente Wilfredo Méndez se adelantó a un dictamen que no con conocia, para hacer un trabajo exhaustivo no se podía hacer a la carrera, y el interés no es afectar a nadie por el contrario, es lograr que en este proceso que se presentaron irregularidades, el partido tome sus lecciones, sus correctivos para que salgamos más unidos entre nosotros y nosotras, por el partido en alianza tiene una tarea histórica que abordar y no se podrá hacer si no se aprende a respetar la decisión de la ciudadanía en los procesos electorales, concluyo la moderadora de la comisión, la señora Anarella  Vélez.

Acerca de El Pulso

Propósito: Somos un equipo de investigación periodística, que nace por la necesidad de generar un espacio que impulse la opinión sobre los temas torales de la política, economía y la cultura hondureña. Estamos comprometidos con el derecho que la gente tiene de estar verdaderamente informada.

Derechos Reservados 2019-2021