¿Por qué Nicaragua no forma parte del Acuerdo de París?

By Angelica Cabral www.slate.com El jueves, el Presidente Trump anunció que los Estados Unidos se retiraba del Acuerdo de París sobre el cambio climático. De esta manera, los Estados Unidos se une a otros dos países miembros de la ONU que no han firmado el Acuerdo: Siria y Nicaragua. Parecería bastante claro por qué Siria no ha firmado el acuerdo, dada la actual turbulencia política, pero ¿por qué Nicaragua está en contra? Según las declaraciones...
EGO2 junio, 2017

By Angelica Cabral

www.slate.com

El jueves, el Presidente Trump anunció que los Estados Unidos se retiraba del Acuerdo de París sobre el cambio climático. De esta manera, los Estados Unidos se une a otros dos países miembros de la ONU que no han firmado el Acuerdo: Siria y Nicaragua. Parecería bastante claro por qué Siria no ha firmado el acuerdo, dada la actual turbulencia política, pero ¿por qué Nicaragua está en contra?

Según las declaraciones oficiales al respecto, la decisión de Nicaragua fue «porque el acuerdo no hace lo suficiente para luchar contra el cambio climático».

El nicaragüense Paul Oquist, que representó al país en las negociaciones de París en 2015, dijo que el principal problema de Nicaragua con el Acuerdo de París es que las promesas de los países de combatir el cambio climático -conocidas como «contribuciones nacionales determinadas» – son voluntarias. Oquist dice que debido a que los compromisos no son vinculantes, el acuerdo sobre cambio climático no alcanzará su objetivo.

«La responsabilidad voluntaria es un camino hacia el fracaso», dijo Quist en 2015 a un periodista de Climate Home. «No queremos ser cómplices de llevar al mundo a 3 o 4 grados y la muerte y destrucción que representa».

El Acuerdo de París pide que se limite el cambio climático a «muy por debajo de 2 ° C por encima de los niveles preindustriales, aunque hay desacuerdo sobre cuán útil es ese objetivo.

Oquist también argumentó que la responsabilidad de luchar contra el cambio climático debe recaer sobre los países que emiten más gases de efecto invernadero, no los países más pequeños que apenas emiten en comparación. Como es de esperar, Nicaragua tiene mucho menos impacto en el estado del cambio climático en comparación con los Estados Unidos.

Mientras que los Estados Unidos ocupan el segundo lugar en el mundo por emisiones de dióxido de carbono (detrás de China), Nicaragua ocupa el puesto 131, según el Departamento de Energía de Estados Unidos.

Oquist parece verse a sí mismo, y a Nicaragua, como tomando posición para muchos otros países. «Muchos países en vías de desarrollo han condicionado sus [contribuciones nacionales determinadas] a recibir financiamiento y que las finanzas no se ven en ninguna parte», dijo en 2015.

Nicaragua ha sido parte de acuerdos internacionales sobre cambio climático en el pasado. El país firmó el Protocolo de Kioto en 1998 y lo ratificó un año después. A diferencia del Acuerdo de París, el Protocolo de Kyoto incluía consecuencias reales para los países del Anexo 1, como Australia y los miembros de la UE, si no cumplían las normas que habían acordado. Es ese tipo de compromiso vinculante que Nicaragua supuestamente quería desde el acuerdo de 2015.

Las «contribuciones nacionales determinadas» del Acuerdo de París no comenzaron como voluntarias. En 2009, en una importante conferencia sobre el cambio climático en Copenhague, se propuso una propuesta que incluía compromisos vinculantes, pero los Estados Unidos no firmaron.

Nicaragua también ha hecho saltos en la última década en términos de energía renovable. Hace dos años, NPR informó sobre el cambio de Nicaragua hacia el petróleo extranjero y hacia la energía térmica y eólica, algo que pueden hacer gracias a sus 19 volcanes y vientos excesivos y poderosos. De hecho, según el Banco Mundial, Nicaragua está en el camino hacia un 90 por ciento de energía renovable limpia para 2020.

Pero su historial medioambiental no es completamente prístino. Nicaragua ha calentado a los grupos ambientalistas por su proyecto de canal, similar al Canal de Panamá, que sería construido por una compañía china, que conservará los derechos de operar durante los próximos 116 años. La construcción en el proyecto se supone que comience este año, pero desde su creación, se ha enfrentado a múltiples retrasos.

La Federación Internacional de Derechos Humanos ha declarado que la construcción de este canal será perjudicial tanto para el medio ambiente como para los ciudadanos de Nicaragua. Según el sitio web de la FIDH, los planes requieren que el canal corte la principal reserva de agua dulce para Centroamérica, el Lago de Nicaragua, que abastece de agua a 80.000 personas y alberga a 40 especies de peces. Se prevé que este canal contaminará el lago que atraviesa y desplazará a un mínimo de 30.000 personas.

¿El secretario ejecutivo de la comisión nicaragüense que supervisa el canal? Oquist, el principal negociador climático del país.

___________

Future Tense is a partnership of SlateNew America, and Arizona State University.

Angelica Cabral is a Future Tense intern. Follow her on Twitter.

Acerca de El Pulso

Propósito: Somos un equipo de investigación periodística, que nace por la necesidad de generar un espacio que impulse la opinión sobre los temas torales de la política, economía y la cultura hondureña. Estamos comprometidos con el derecho que la gente tiene de estar verdaderamente informada.

Derechos Reservados 2019-2021