LA UNAG, EL FEUDO EN CRISIS DE MARLON ESCOTO

Catacamas, Olancho. La toma que protagonizan los estudiantes de la Universidad Nacional de Agricultura y Ganadería (UNAG) en Catacamas, en el departamento de Olancho, al oriente del país, lleva ya una semana. Lo que se originó como un conflicto disciplinario luego de la suspensión de ocho estudiantes durante la tradicional alborada, se ha incrementado poniendo en riesgo no solo el mandato de Rector de la Universidad Agrícola (y también Secretario de Educación de la República)...
ALG26 noviembre, 2016

Catacamas, Olancho.

La toma que protagonizan los estudiantes de la Universidad Nacional de Agricultura y Ganadería (UNAG) en Catacamas, en el departamento de Olancho, al oriente del país, lleva ya una semana. Lo que se originó como un conflicto disciplinario luego de la suspensión de ocho estudiantes durante la tradicional alborada, se ha incrementado poniendo en riesgo no solo el mandato de Rector de la Universidad Agrícola (y también Secretario de Educación de la República) Marlon Escoto, sino el prestigio que él ha construido con las cooperación internacional y un proyecto que lleva ya más de una década de gestación.

A criterio de Orlando Murillo, catedrático despedido esta semana por las autoridades de la ENAG, el problema se origina en el interés del Rector Marlon Escoto en reelegirse para un tercer mandato consecutivo.

«Tengo 22 años de dar clases en la UNAG y mi delito es dercile a Marlon Escoto que no puede ser Rector, porque es ilegal. No se puede ser el origen del problema y después pretender buscar ser la solución», argumenta Murillo.

Gustavo Ramos, ex rector de la UNAG, ahora también despedido, coincide con lo expuesto por Murillo.

«Los estatutos de la UNAG indican que se puede ser reelecto a la rectoría una sola vez. Marlon Escoto va ya por un tercer mandato seguido, luego de dos períodos como vicerector, lleva más de doce años en el poder de la Universidad», indica.

img_2050
Conferencia de prensa en el Cofadeh, de catedráticos despedidos de la UNAG.

Pero la reelección aparentemente ilegal de Marlon Escoto, que tiene en suspenso 621 títulos rechazados por las autoridades de Educación Superior de Honduras, al no reconocer su firma, es solo la punta del Iceberg de un problema aún más profundo.

Se le acusa de la compra ilegal de materiales para la Universidad, tráfico de influencias, contrataciones ilegales sin licitaciones, pago de alquiler ilegal del edificio El Chino en el barrio La Hoya en donde se hospedan los estudiantes de primer ingreso, nepotismo entre otras irregularidades de las cuales, a criterio de los estudiantes consultados en la toma, ya tiene conocimiento el Tribunal Superior de Cuentas y el Ministerio Público.

«Hay además un convenio con la OABI, en donde los animales confiscados al narcotráfico vienen a dar a la UNAG. Son miles de cabeza del mejor ganado del país que llegó acá y del cual no se sabe su destino», indica un estudiante de la carrera de Medicina Veterinaria, líder de la movilización, quien indicó que entre los estudiantes y catedráticos de la UNAG se conoce que los narcotraficantes recientemente arrestado, conocidos como Los Amador, le pidieron a Escoto que tomara el control sobre sus animales, para evitar que el ejército lo haga.

Joaquín Santos, estudiante de la universidad y vocero del movimiento, confirmó lo denunciado en una entrevista a El Pulso. Según Santos, hay varios vehículos de lujo, electrodomésticos y hasta camas incautadas al narcotráfico que ahora son manejadas por la escuela.

«Todos los seguidores y personas cercanas de Escoto andan vehículos nuevos asignados por OABI», dijo el líder estudiantil.

541954_294611
Según los estudiantes en la escuela, el tractor que embistió a los estudiantes el martes pasado, intentó romper la toma para ingresar al edificio administrativo en donde mantienen la documentación que desnuda la mala administración de Marlon Escoto.

Las autoridades universitarias, en un intento por recuperar el control, reaccionaron a la toma despidiendo a 17 catedráticos y expulsando a más de medio centenar de alumnos. Según Gustavo Ramos, las medidas represivas de Marlon Escoto solo han empeorado la situación.

«Los muchachos no quieren destruir lo que es de ellos. Han permitido que entre la compañía constructora para seguir con el proyecto de los dormitorios, permitieron que entre el personal administrativo a pagar la planilla, no estamos ante muchachos fanáticos». afirma el ex rector, quien acusa que el tractor que embistió a los estudiantes durante la semana, fue conducido por un empleado de producción animal controlado por la rectoría.

«El rector Escoto lo mandó», dice Ramos, recordándole a Escoto que la fuerza no funcionará en este conflicto.

«¿Como vamos a dialogar si los acusa de vándalos y les pone un requerimiento fiscal?», dice.

Según los estudiantes en la escuela, el tractor que embistió a los estudiantes el martes pasado, intentó romper la toma para ingresar al edificio en donde mantienen la documentación que desnuda la mala administración de Marlon Escoto.

«Esconde en la oficina demasiadas cosas que lo incriminan, mientras esté en nuestro poder la Universidad, él sabe que está a nuestra merced», dijo Santos.

 Los estudiantes custodian ese edificio en espera de una auditoría de las autoridades.

unag-2
«Mientras esté en nuestro poder la Universidad, Marlon Escoto sabe que está a nuestra merced», afirman los estudiantes de la UNAG.

Marlon Escoto, graduado de la Escuela Nacional Agrícola de Catacamas, sacó una maestría en Chile y después un doctorado en España. Fue dirigente estudiantil en su momento. Los catedráticos y alumnos le reclaman su desconexión con la realidad que ahora vive la universidad. Si bien le reconocen su labor al aumentar el ingreso de 300 a 5000 estudiantes becados de todo el país, le reclaman que llegue a las instalaciones en helicóptero y maneje la Escuela como su finca privada.

«Él se cree que esto es de él y que nosotros somos sus mozos. Él maneja la UNAG a su manera. Cree que pude hacerse dueño de la Universidad a través de una fundación. Busca hacer la universidad gratuita y además privada», dice Joaquín Santos, vocero de los estudiantes que mantienen tomada la UNAG.

«Escoto y su gente andan buscando la autonomía de la universidad, ¿se imagina si así como tiene ahora  la escuela la maneja como su finca personal, ya con la autonomía como harían?», pregunta el estudiante de Veterinaria.

La UNAG fue fundada el 20 de enero de 1950, siendo presidente de Honduras el Doctor Juan Manuel Gálvez. Inicialmente fue identificada con el nombre de «Escuela Granja Demostrativa» y los servicios académicos se abrieron a partir del mes de mayo de 1952. En 1977, la ENA es objeto de una remodelación, ampliación en su planta física y transformación académica, para adecuarla a las necesidades del país. Desde 1979 y hasta el 6 de diciembre del año 2001, la ENA depende de la Secretaría de Recursos Naturales (hoy Secretaría de Agricultura y Ganadería). Se incorpora al sistema de educación superior, otorgando desde entonces el título de Ingeniero Agrónomo en el grado de Licenciatura, el año 2002. Actualmente la UNA cuenta con cinco carreras universitarias (Ingeniería Agronómica, Tecnología Alimentaria, Recursos Naturales y Ambiente, Medicina Veterinaria y Administración de Empresas Agropecuarias).

unag-8
En la entrada de la UNAG, está el busto del presidente Juan Manuel Gálvez, fundador de la «Escuela Granja Demostrativa» en 1950.

Según los estudiantes, desde sus inicios «La Alborada» ha sido parte de su tradición.

«La alborada es una tradición que viene desde el origen de la escuela en 1950. Marlon Escoto, como graduado de la Escuela, participó en ella. La hacen los estudiantes de cuarto año como una despedida», comentó el estudiante Justo Suazo, recordándonos que la misma tradición tienen los estudiantes de la Escuela Agrícola Panamericana.

«El consejo universitario rompió con la tradición al prohibir La Alborada. Los estudiantes pasaron 4 años esperando hacer su despedida. Ha sido la tradición. Les tocaron el ego al impedírselo. Ahora los estudiantes de cuarto año manejan la producción que da de comer a los estudiantes que tienen tomada la universidad», afirma Joaquín Santos, líder estudiantil.

El jueves 17 de noviembre, los estudiantes de cuarto año fueron notificados por los agentes disciplinarios, que este año no se haría la tradicional alborada. La noticia causó indignación entre el estudiantado y los de cuarto año se rebelaron. El incidente causó la expulsión de ocho alumnos, lo cual fue la chispa que inició la huelga.

Los estudiantes se quejan de que e reglamento es demasiado pesado y que fue aprobado en ausencia de ellos y sin socializarlo. Igualmente dicen que los agentes disciplinarios son demasiado estrictos.

unag-1
Los estudiantes custodian la UNAG en espera de una auditoría de las autoridades.

«No son gente capacitada para ese puesto. No son sicólogos o pedagogos, sino «pega afiches» del rector Escoto», dicen.

Mientras, la toma se mantiene. Las distintas empresas productivas de la Universidad continua bajo funcionamiento a cargo de los estudiantes de cuarto año. Aquellos que el rector Escoto impidió la celebración de La Alborada.

«La comida ahora es buena, —dice Santos, describiendo la comida de esa cena—, antes no era así. Cuando eran 300 estudiantes dicen que era mejor, pero desde que subió la matrícula la comida es muy mala. Apenas le dan a uno frijoles parados con dos tortillas y un chorizo feo en la cena. Y todo lo compran afuera de la escuela, quién sabe a qué precio. Cuando aquí tenemos para producir lo que necesitamos. Tenemos vacas para lácteos, gallinas, cerdo y la producción de vegetales. No le hemos tocado su almacén a Marlon Escoto, ha sido por la producción de la escuela más las donaciones que han llegado. Tecnología de Alimentos está a cargo de la cocina», afirma Joaquín Santos.

Según Santos, existe mucha desinformación que sale desde la UNAG.

«Nos están aplicando una estrategia para agotarnos, es como un juego para Marlon Escoto. Tiene gente adentro que desinflama y crea dudas entre nuestra gente. Esta huelga estaba programada para del lunes, en contra de la privatización, pero Escoto logró que estallara antes para que saliera débil».

Desde El Pulso intentamos hablar con Escoto para preguntarle al respecto, pero ni él ni su asistente Lisandro Vallecillo han respondido nuestras llamadas.

Al salir de la UNAG, pueden verse los jóvenes, hombres y mujeres, volver de los campos de producción. Las máquinas siguen funcionando, demostrando al Rector Marlon Escoto que él no es quien mueve la Universidad.

_________

Lista de estudiantes, según COFADEH, que aparecen en el expediente # 137-2016 del Juzgado de Catacamas, contra quienes el Ministerio Público presentó cargos de detención de suelo o espacio de uso o dominio público propiedad del Estado de Honduras. Y para quienes solicita orden de captura:

1. Gerardo Alcides Álvarez García
2. Ana Cristina Amaya Deras
3. Elvis Lenon Aparicio Morales
4. Melvin Javier Arita Erazo
5. Nancy Vanessa Arteaga Bejarano
6. Roy Orlando Artica Mejía
7. Aarón Josué Artola Mendez
8. Tomasa del Carmen Artola Deras
9. Óscar Orlando Ávila Fúnez
10. Marco Antonio Barahona Santos
11. Roger Francisco Benítez Pineda
12. Laura Denisse Berrios
13. Ingrid Celeste Bustillo Martinez
14. José Habraham Cadena Mendoza
15. Erlin Arel Cano Padilla
16. Ángel Noé Carranza Pineda
17. Edin Joel Cerrato Zelaya
18. Edin Oney del Cid Gómez
19. José Alberto Discua Cruz
20. Mario Antonio Duron Castellanos
21. Keny Mauricio Fúnez Miranda
22. Lilian Esther García
23. María Iveth Andino Granados
24. Dalma Yaneth Inestroza Martinez
25. Nancy Marary Isaula Rivera
26. Edgar Joel Leiva Moreira
27. Erlin Josué Lemus del Cid
28. Luis Miguel Martínez Matute
29. Darwin Enoc Mejía Montoya
30. Deydin Armando Mendoza Centeno

Acerca de El Pulso

Propósito: Somos un equipo de investigación periodística, que nace por la necesidad de generar un espacio que impulse la opinión sobre los temas torales de la política, economía y la cultura hondureña. Estamos comprometidos con el derecho que la gente tiene de estar verdaderamente informada.

Derechos Reservados 2019-2021