/Vox populi, vox dei

Vox populi, vox dei

Tensa semana en el hemiciclo legislativo, tan tensa que duró apenas 3 horas y media, pero llenas de jalones de pelo, reuniones de y entre bancadas y una prolongada espera para que la Corte Suprema de Justicia pusiera fin al tema de moda: el plebiscito.

El martes, según el plazo impuesto por la comisión multipartidaria de dictamen, era el último día para que la Corte Suprema de Justicia emitiera su opinión con respecto al tema de la reelección, bajo el entendido que si existía una sentencia de poder constituido sobre ese tema los proyectos de plebiscito no procederían. Las ansias de los diputados de todas las bancadas eran evidentes. La sesión, convocada para las 3:00 pm, no empezaba porque los honorables diputados estaban a la espera del pronunciamiento de la corte. Sorprendentemente, este tema atrajo a muchos diputados que habían sido invisibles desde hacía unas semanas en el hemiciclo, y por fin, después de tanto tiempo, la cámara legislativa lució bastante “robusta”. Una de esas diputadas fue la honorable liberal Waldina Paz, quien después de meses de ausencia por un problema de salud regresó a la cámara y se puso “al corriente” con sus correligionarios y demás compañeros parlamentarios. También reapareció el martes la diputada, pastora y precandidata presidencial del PAC Marlene Alvarenga, quien integraba la comisión de dictamen pero que no pudo estar presente en una gran parte de reuniones por estar con ausencia justificada. Agradecemos a los diputados su presencia para dilucidar tan importante tema de interés nacional.

waldimarlene

Desafortunadamente, el martes la Corte no dijo “ni pío”, así que la sesión se reanudó hasta las 6:25 pm, abriendo el espacio para que los diputados pudieran, “por lo menos”, hacer presentación de proyectos y manifestaciones. Algunos diputados, al intuir que no habría “chonguengue”, tomaron sus cosas y salieron del hemiciclo  legislativo. Una de ellas fue la diputada Beatriz Valle, principal interesada ya que fue ella quien presentó, a nombre de la bancada del partido Libertad y Refundación, el primer proyecto de plebiscito para consultar al pueblo sobre el tema de la reelección. Decepcionada, dejó su curul al comprobar que no habría paso a través de ese Rubicón en esa sesión.

beatrizleaving

El miércoles, en algo que sólo podría llamarse “coincidencia divina”, la Corte Suprema de Justicia finalmente se pronunció al respecto de la solicitud que envió la comisión de dictamen durante el partido de semifinal de los Juegos Olímpicos Río 2016 entre Honduras y Brasil, estableciendo que el plebiscito era improcedente porque la reelección ya era “cosa juzgada”. Además, fue un día ajetreado en la casa del pueblo. Desde temprano, el presidente del Poder Legislativo, Mauricio Oliva, junto a la Comisión Legislativa de Seguridad, se reunieron con la Comisión Depuradora de la Policía Nacional para escuchar el primer informe. Simultáneamente, el presidente del Congreso Nacional sostuvo una reunión con los jefes de bancada de todos los partidos representados en el Congreso. Después de estas reuniones, el presidente Oliva ofreció una conferencia de prensa, donde al ser consultado sobre el pronunciamiento de la Corte se limitó a contestar con una sonrisa, “No coma muchas ansias, ya vamos a salir de eso.”

oliva

A las 5:32 pm se reanudó la sesión, y sorprendentemente la Junta Directiva estaba bastante nutrida. La mayoría de los curules estaban ocupados por sus respectivos propietarios, incluyendo al diputado nacionalista Alberto Chedrani, que también fue otro de los «invisibles» que adoptaron forma corpórea para ser parte de la discusión de este tema. Sin embargo, la sesión comenzó con la discusión de un proyecto para un convenio de cooperación con la República de Taiwán, y más o menos a la mitad el presidente Mauricio Oliva dejó la cámara legislativa. Las bancadas de LIBRE, Partido Liberal y PAC aprovecharon esta discusión “intrascendente” para dar conferencias de prensa manifestando sus posiciones respecto de la opinión de la Corte. La presidenta en funciones, Gladys Aurora López, convocó un receso para “cenar todos juntos” (todas las bancadas) a las 6:43 pm. Durante el receso se llevaron a cabo una serie de deliberaciones entre los diputados de las diferentes bancadas, y a eso de las 7:30 el presidente del Congreso Nacional regresó a la cámara legislativa, deshaciéndose en sonrisas y conversando con varios diputados de su instituto político y los demás.

olivatertuliando

A las 8:10, con la Junta Directiva completa (el secretario Mario Pérez apareció de súbito para la segunda porción de la sesión del miércoles) y ante una rebosante cámara legislativa, el presidente Mauricio Oliva golpeó la campana y reanudó la sesión. Inmediatamente, el presidente de la comisión multipartidaria, Mario Pérez, dio lectura al dictamen sobre el proyecto de plebiscito presentado por la diputada Beatriz Valle. El silencio embargó la sala. Después de establecer que la Corte había habilitado la reelección porque los artículos que la prohibían violentaban los Derechos Humanos de algunos individuos y que por tanto ya existía opinión de un poder constituido sobre el tema, el diputado Mario Pérez dijo que por mayoría la comisión encontraba la solicitud improcedente. Aclaró que tres miembros de la comisión habían ejercido voto particular en contra de dictaminar la solicitud como no procedente: fueron los diputados Hugo Hernández (PL), Alejandra Mancía (LIBRE) y Marlene Alvarenga (PAC).

cnlleno

Hugo Hernández, quien en conferencia de prensa pidió a la Corte que no tomaran en serio su firma en la solicitud de su opinión que había enviado la comisión, manifestó que su voto en contra había sido porque, como expresara el Partido Liberal en su comunicado en la primera parte de la sesión, la Corte Suprema de Justicia no había dado ninguna opinión, lo que nos dejó a todos rascándonos la cabeza porque, en efecto, la Corte sí hizo un pronunciamiento.

La diputada por LIBRE, Alejandra Mancía, en un sentido discurso que arrancó aplausos de las bancadas de oposición, dejó claro que se encontraba rotundamente en contra del dictamen de la comisión… pero por alguna razón que aún no logramos ubicar ella firmó la solicitud de la comisión de dictamen para que la Corte emitiera su opinión.

La diputada Marlene Alvarenga, la única que no firmó la solicitud para la opinión de la Corte por estar ausente, pronunció en otro vehemente discurso que estaba en contra de la reelección. También fue acuerpada con aplausos de la oposición.

bullshitprotest

Después, se abrió el espacio para que los demás diputados pudiesen manifestar sus opiniones. Los diputados Rasel Tomé (LIBRE) y Walter Banegas (PAC) le recordaron a la Junta Directiva que según la ley se estaba incurriendo en un crimen de traición a la patria, imprescriptible, inapelable e indefendible, y que si no había plebiscito era responsabilidad única del partido de gobierno. “Eviten la rebelión, señor presidente,” manifestó Walter Banegas, luego de declarar que si no existía un plebiscito el pueblo se llamaría al Artículo 3 de la Constitución de la República de Honduras, incitando la desobediencia civil. Yuri Sabas (PL), por su parte, obtuvo aplausos por sentenciar, “lo que era malo antes sigue siendo malo hoy.”

El presidente del Congreso, Mauricio Oliva, hasta este punto escuchaba las participaciones con un interés algo divertido. Tomó la palabra y dijo que el tema se venía discutiendo desde hacía ya 16 meses, y que todos los diputados podrían tener sus “minutos de gloria en la televisión” discutiendo al respecto del tema en los diferentes medios de comunicación. Luego de exaltar al Partido Nacional, brindó la palabra al “jefe de bancada y próximo candidato presidencial, Manuel Zelaya Rosales”.

olivaderision

El expresidente Manuel Zelaya comenzó  con lo siguiente: “Si lo que era bueno ayer es bueno hoy, que es la consulta, que el mismo Partido Liberal  la promueve, entonces restitúyanme los 7 meses de gobierno que me robaron,” ante el aplauso de sus correligionarios de LIBRE. Luego de una reseña sobre el golpe de estado y sus causas, de traer a colación las palabras del expresidente costarricense Óscar Arias sobre la constitución de Honduras (“es un adefesio jurídico”) y de admitir que este dictamen lo beneficiaba, Zelaya le propuso un trato al presidente Oliva: “Yo le propongo algo: nosotros no vamos a apoyar la reglamentación de la reelección porque usted no quiere apoyarnos en el plebiscito. Estamos de tú a tú aquí. Aquí hay muchos votos. El Partido Nacional puede aprobar su plebiscito. Introduzcamos ahí una de las preguntas, si el pueblo quiere la reelección o no, y le prestamos los votos para que apruebe su plebiscito. Pero nosotros no vamos a apoyar la reglamentación porque ustedes no quieren apoyarnos el plebiscito. Pongámonos de acuerdo.”

Seguidamente, la diputada Beatriz Valle tomó la palabra para manifestar que el Partido Liberal no era parte de la oposición puesto que había entregado muchas instituciones al poder del partido de gobierno, y que la opinión de la Corte, que sí había emitido, era responsabilidad de los magistrados liberales.

El presidente Mauricio Oliva tomó la palabra para decirle a la diputada Beatriz Valle que estaba de acuerdo con ella en que “la Corte habló”. Sin embargo fue interrumpido por el diputado Bartolo Fuentes, quien pedía la palabra y la exigió, infructuosamente, a gritos. Al regresar a su discurso, el Dr. Mauricio Oliva se sorprendió de que existieran abogados que encontraran ilegal la sentencia de la Corte Suprema de Justicia “cuando son emitidas por el más alto tribunal del país”, sin considerar las extrañas, por decir lo menos, condiciones que se dieron para la elección de los magistrados de esa Corte. “Miren, aquí es fácil rasgarse las vestiduras,” prosiguió, y dio cuenta de cómo Manuel Zelaya durante su presidencia intentó ejercer influencias sobre el Congreso Nacional para la elección de los magistrados de la Corte Suprema de ese entonces, como si esa situación anterior eliminara la actual. “Se lo he dicho a organismos internacionales y lo quiero repetir aquí: no hay palabra más validada que la de un político electo,” refiriéndose a los magistrados de la Corte, en un intento de hacer claras las aguas que corrieron en esa elección para la actual Corte Suprema. “No coman ansias, si ya nos vamos a ver en las urnas,” dijo el presidente, y luego añadió, “es con votos, es con relación de fuerzas como se deciden las cosas aquí, por lo tanto señores, ya que quieren así, vamos al río de las verdades, a votación.»

relajoafter

Dos veces se votó respecto al proyecto de plebiscito de la diputada Valle. 72 fueron los votos a favor del plebiscito y 55 en contra, por lo que el proyecto no pasó, ya que no llegó a la mayoría calificada. En medio de la agitación, los diputados comenzaron a exigir a gritos el plebiscito. El expresidente Zelaya manifestó que estaba listo “para combatir a Juan Orlando Hernández en cualquier campo que él se inscriba.” El presidente Mauricio Oliva, luego que el secretario leyera el resultado de la votación, tocó la campana y dio por concluida la sesión hasta el próximo martes. Quién sabe qué nos espera la próxima semana.

Nincy M. Perdomo, hondureña, nacida en Tegucigalpa. Es Licenciada en Comunicación y Publicidad (Unitec). Ha publicado textos varios en la revista Mera V (Honduras), La Rabia del Axolotl (México), Revista Ombligo (México) y República de Papel (Nicaragua). Actualmente es stringer video para la Agencia Francesa de Prensa (AFP).