Un general tradicional que busca el poder

Buscar el poder en Honduras, mediante la política es una practica normalizada y folclórica. Promesas y promesas para lograr ese cargo anhelado. Denuncias, consignas, banderas, ataques, denuncias, es un entretenimiento que cada cuatro años, todos, hasta los partidos pequeño o en formación practican igual que los partidos tradicionales. Para Romeo Vásquez Velásquez, presidente del partido Alianza Patriótica los malos resultados y los números rojos de las empresas del gobierno, son fracasos de “estos gobiernos que...
Redacciónfebrero 4, 2020

Buscar el poder en Honduras, mediante la política es una practica normalizada y folclórica. Promesas y promesas para lograr ese cargo anhelado. Denuncias, consignas, banderas, ataques, denuncias, es un entretenimiento que cada cuatro años, todos, hasta los partidos pequeño o en formación practican igual que los partidos tradicionales.

Para Romeo Vásquez Velásquez, presidente del partido Alianza Patriótica los malos resultados y los números rojos de las empresas del gobierno, son fracasos de “estos gobiernos que desde hace tiempo dejaron de gobernar para Honduras y se han dedicado a gobernar para ellos mismos”. También dice que hay herencias como la miseria, la violencia, corrupción y pobreza: el 48 por ciento de la población.

Según Vásquez hay un empuje que se le da a las personas para que se vayan a exilio, sin explicar un contexto y reitera que “estas democracias han fracasado”, pero justifica que no es el sistema el malo sino las personas, en este caso los partidos Liberal, Libertad y Refundación y el partido Nacional, instituciones que, asegura han secuestrado la democracia.

El político y militar en retiro afirma que los tres partidos ya se pusieron de acuerdo para no hacer las reformas electorales adecuadas, el político asegura que todo tiene que ver con la falta de capacidad de gobernanza en el país.

Le recomendamos leer:

La amnesia selectiva y tradicional de Romeo Vásquez Velásquez

Dentro su análisis y campaña, Vásquez asegura que con las políticas actuales se está desfavoreciendo a muchos hondureños, como ejemplo el Instituto Nacional de Formación Profesional (INFOP) que debe ser fortalecida, también el Banco Nacional de Desarrollo Agrícola (Banadesa) para asegurar la alimentación de los hondureños. El general, otra vez olvida que desde el regreso a la democracia en 1982, cuando los militares devolvieron la administración del gobierno a los civiles poco ha cambiado y se ha prometido mucho.

También ignora la crisis de institucionalidad, pero si usa el eslogan de campaña de su partido, que Honduras ocupa un cambio, para poner orden hay que sacar a los partidos tradicionales del poder.

En las Elecciones Generales 2013 Alianza Patriótica logró un 0.20 por ciento de votos, lo que representa: 6,105 votos. En las Elecciones Generales 2017 el resultado fue similar: 2.0 lo que representa: 6,517 votos, un aumento de 412 votos en relación al 2013. Sí, para el general su partido es la opción de cambio.

El general, también culpa al triunvirato: partidos: Nacional, Liberal y Libre de usar la Constitución como ellos han querido de acuerdo a su conveniencia, el general culpa a la institucionalidad de utilizar y valerse del poder para un aprovechamiento personal u egoísta, pero él fue beneficiado por esa institucionalidad de la que ahora se lamenta.

Luego de las elecciones de 2013 el Tribunal Supremo Electoral (TSE) resolvió cancelar la personería jurídica de los partidos Alianza Patriótica de Honduras y del Frente Amplio Político en Resistencia (FAPER) por el bajo porcentaje obtenido en las elecciones:

FAPER: 3, 118 votos.
APH: 6,105 votos.

Estos partidos requerían al menos tener un 2% de votos en las elecciones del 2013, por ese bajo promedio la resolución del TSE, en base al artículo 96 de la Ley de Electoral y de las Organizaciones Políticas en el numeral 4:

“Cuando no haya obtenido en las elecciones generales para cargos de elección popular por lo menos el dos por ciento (2%) del total de los votos válidos tomando como base el nivel electivo de mayor votación obtenida, salvo el caso que el Partido Político obtenga por lo menos un Diputado al Congreso Nacional”.

Para Vásquez su deber político es despertar al “pueblo” que salió de la esclavitud para caer en la esclavitud político. Un deber divino; cambiar Honduras con política.

El general que exige cambios de esta institucionalidad fracasada también se beneficia de la deuda política: hasta mayo de 2018 la deuda política que el gobierno le otorgó a Alianza Patriótica fue de Nueve Millones Ciento Setenta y Tres Mil Ciento Setenta y Tres Lempiras con Ochenta y Dos Centavos (L.9,173,173.82), según la resolución No. 07-2018.

Acerca de El Pulso

Propósito: Somos un equipo de investigación periodística, que nace por la necesidad de generar un espacio que impulse la opinión sobre los temas torales de la política, economía y la cultura hondureña. Estamos comprometidos con el derecho que la gente tiene de estar verdaderamente informada.

Derechos Reservados 2019