UN EJEMPLO PARA CENTROAMÉRICA: CÓMO UN PUEBLO GUATEMALTECO ABORDÓ SU PROBLEMA PLÁSTICO

En San Pedro La Laguna, los artículos de un solo uso hechos de plástico y espuma de poliestireno están prohibidos. POR LOLA MÉNDEZ | Atlás Obscura EL MERCADO está repleto de todos los sospechosos habituales. Un vendedor prepara tostadas con una variedad de ingredientes coloridos, desde remolacha salteada hasta guacamole casero. En el siguiente puesto, una mujer está golpeando las tortillas de maíz azul con la mano, el ritmo de su trabajo se repite en todo...

En San Pedro La Laguna, los artículos de un solo uso hechos de plástico y espuma de poliestireno están prohibidos.

POR LOLA MÉNDEZ | Atlás Obscura

EL MERCADO está repleto de todos los sospechosos habituales. Un vendedor prepara tostadas con una variedad de ingredientes coloridos, desde remolacha salteada hasta guacamole casero. En el siguiente puesto, una mujer está golpeando las tortillas de maíz azul con la mano, el ritmo de su trabajo se repite en todo el mercado, creando un ritmo animado. Cerca de un granjero está vendiendo productos frescos de cestas de mimbre.

Los habitantes de San Pedro La Laguna son principalmente mayas tz’utujil. Las damas locales se visten de coloridos textiles, que llevan la historia de sus ancestros en los hilos. Llevan bolsas de canasta de goma tejida igualmente brillantes que llenan hasta el borde con productos. El panadero y el farmacéutico están muy ocupados en la elaboración de envases de papel para sus productos. Los hombres con sombreros tejidos tradicionales se sientan en los escalones poco profundos de la iglesia católica de la ciudad mientras los niños juegan en el patio blanco.

Algo falta en esta escena del comercio: plástico de un solo uso y espuma de poliestireno.

San Pedro La Laguna in 2012. MURRAY FOUBISTER/CC BY-SA 2.0


Antes de 2016, San Pedro La Laguna se estaba ahogando en una contaminación plástica que amenazaba el frágil ecosistema del lago Atitlán. La gran necesidad de cambio se cristalizó cuando la planta de procesamiento de eliminación de residuos sólidos que se esperaba que gestionara una década de residuos estaba casi llena en seis meses, principalmente con plásticos de un solo uso. En lugar de construir una planta más grande, lo que habría sido una enorme carga financiera para la ciudad y una mayor contaminación del lago con escombros, el alcalde Mauricio Méndez decidió implementar una estricta ley municipal para fomentar un cambio duradero y sostenible.

Lea, de nuestro archivo: PUEBLOS MAYAS DE GUATEMALA DECLARAN GUERRA AL PLÁSTICO

PUEBLOS MAYAS DE GUATEMALA DECLARAN GUERRA AL PLÁSTICO

Méndez tomó medidas sin precedentes y estableció una política de tolerancia cero, prohibiendo los artículos de un solo uso hechos de plástico o espuma de poliestireno, incluidas bolsas, pajillas y recipientes. San Pedro La Laguna fue el primer pueblo de Guatemala en promulgar una ordenanza tan drástica contra los residuos.

Los aldeanos se resistieron inicialmente, ya que se acostumbraron a usar materiales que ahora estaban prohibidos. Para deshacerse de los plásticos de un solo uso que ya estaban en circulación, los líderes de la ciudad de 13,000 personas fueron de casa en casa para hablar con los aldeanos sobre la gestión de residuos. Los residentes desconfiaban porque no podían comprar recambios biodegradables. El gobierno alivió la carga financiera de los miembros de la comunidad recolectando todos los artículos de plástico y espuma de poliestireno y cambiándolos por alternativas reutilizables o biodegradables, de forma totalmente gratuita.

Victor Tuch Gonzáles, el director de planificación municipal, dice que eliminar el uso de bolsas de plástico fue el mayor obstáculo. Para aliviar este problema, el municipio compró 2.000 bolsas de canastas de goma hechas a mano de artesanos en Totonicapán para distribuir entre las familias. Gonzáles dice que el cambio a artículos reutilizables, incluidas las bolsas, le costó al municipio 90,000 GTQ ($ 11,632).

Lago Atitlán. LOLA MÉNDEZ


Las sanciones económicas castigan a quien infrinja la ley. Las personas deben pagar 300 GTQ ($ 40), una cantidad considerable considerando que el ingreso anual promedio de la clase media baja de Guatemala es de $ 1,619. Las compañías que usan los materiales prohibidos enfrentan una multa de 15,000 GTQ ($ 1,940).

La ciudad también necesitaba un mejor sistema para procesar los residuos. Según Gonzáles, Cementos Progreso y la ONG Pro Verde procesan la basura de la ciudad en combustible u otros derivados. Los pescadores locales se unieron a los esfuerzos sostenibles y crearon su propia iniciativa para eliminar la basura del lago Atitlán. Se han lanzado varios proyectos para transformar la basura en decoraciones que fomentan la mentalidad de reducir, reciclar, reutilizar y regenerar.

Gonzáles dice que la ideología ha “regresado a lo que se usaba ancestralmente”. La comunidad ha regresado usando la hoja del maxán (hojas grandes) para empacar carne de la servilleta y servilletas de tela para llevar tortillas. Los vendedores envuelven los artículos en papel como si el plástico nunca hubiera atormentado a la ciudad. Una vez que las bolsas de goma reutilizables se han llenado hasta el borde, las mujeres guardan productos secos en sus delantales.

Algunas empresas están empezando a utilizar pajitas de papel. Gonzáles prefiere evitar cualquier artículo de un solo uso, ya que no ve razón para no beber directamente de la lata, botella o vaso. Gonzáles bromea diciendo que “no necesitas una pajita para la cerveza, entonces, ¿por qué usar una para refrescos?”

Comida para llevar sin plástico. LOLA MÉNDEZ


Al restaurar y preservar la belleza natural del lago, San Pedro La Laguna ha atraído a más turistas. El turismo es la economía más grande en San Pedro La Laguna: las visitas a la ciudad aumentaron en un 40 por ciento en 2018. Los viajeros también tienen prohibido usar bolsas de plástico, popotes y envases de espuma de poliestireno en la ciudad.

Méndez y Gonzáles esperan que sus esfuerzos sean replicados por otros municipios en el lago Atitlán para alinear los esfuerzos de preservación y honrar a la Madre Tierra, una figura significativa de la espiritualidad maya. El municipio ecológico está desarrollando proyectos adicionales de conservación ambiental que incluyen plantas de tratamiento de aguas residuales, cambiar a luces LED, prohibir la extracción de arena del lago y utilizar los desechos como materiales de construcción para construir mesas y sillas para las escuelas locales. Gonzáles cree que estos esfuerzos “tendrán un impacto positivo no solo en el medio ambiente sino también en la economía de la población local”.

Como dice Méndez, “tu basura es mi fortuna”, tu basura es mi fortuna.


Fuente en inglés Atlás Obscura

Traducción de El Pulso

Acerca de El Pulso

Propósito: Somos un equipo de investigación periodística, que nace por la necesidad de generar un espacio que impulse la opinión sobre los temas torales de la política, economía y la cultura hondureña. Estamos comprometidos con el derecho que la gente tiene de estar verdaderamente informada.

Derechos Reservados 2019