/TRASLADAR A LOS SOLICITANTES DE ASILO A MÉXICO NO EXIME A LOS ESTADOS UNIDOS DE SU DEBER HACIA ELLOS

TRASLADAR A LOS SOLICITANTES DE ASILO A MÉXICO NO EXIME A LOS ESTADOS UNIDOS DE SU DEBER HACIA ELLOS

OPINIÓN EDITORIAL DEL WASHINGTON POST 

El jueves, en el Congreso,  la Secretaria de Seguridad Nacional de Estdos Unidos, Kirstjen Nielsen, habló largamente y repetidamente sobre las amenazas a las que son sometidos los migrantes centroamericanos cuando atraviesan México en su camino hacia la búsqueda de asilo en los Estados Unidos. Eso fue justo después de que ella anunció que los solicitantes de asilo que llegan a los Estados Unidos ahora serán devueltos inmediatamente a México, donde esperarán sus comparecencias programadas en el tribunal, un proceso que actualmente lleva más de tres años.

La Sra. Nielsen no explicó por qué a los migrantes, a quienes ella describió como acosados ​​por violadores, traficantes y otros depredadores en México, les iría mejor si regresaran a México por la fuerza que cuando estaban en tránsito allí.

Esa es la peligrosa paradoja y la hipocresía en el corazón del movimiento aparentemente unilateral de la administración Trump para obligar a México a servir como sala de espera para decenas de miles de solicitantes de asilo, la mayoría de los cuales ahora vienen de Honduras, El Salvador y Guatemala. Frente a las bandas criminales y las escasas oportunidades económicas, huyen de esos países en busca de mejores vidas en los Estados Unidos.

La pregunta es qué forma de disuasión es viable, humana y legal. La separación familiar, que la administración intentó tener un efecto desastroso en la primavera pasada, fracasó en los tres aspectos. Un ámbito más reciente, el procesamiento de marcha lenta en los puntos de entrada de las fronteras legales, ha tenido poco o ningún efecto disuasorio. Por ahora, los tribunales han bloqueado los intentos de la administración de restringir los criterios para las solicitudes de asilo; y, el viernes, la Corte Suprema anuló el intento del gobierno de exigir que los solicitantes de asilo crucen solo en los puntos de entrada oficiales de la frontera.

No está claro si la nueva política de «permanecer en México» disuadirá a los migrantes de hacer el viaje hacia el norte, incluso si las cortes de los Estados Unidos lo permiten. (Obligar a los solicitantes de asilo a esperar en un tercer país puede no ser legal). También queda por ver si la nueva postura de Washington tiene consecuencias no deseadas, por ejemplo, un aumento en la entrada ilegal de migrantes que pueden desesperarse ante la perspectiva y peligros de espera prolongada en México.

Lo que está claro es que Estados Unidos no está exento de responsabilidad para los migrantes que buscan asilo legítimamente, simplemente porque están obligados a esperar en otra parte. Si los solicitantes de asilo son aprovechados, explotados y dañados después de haber sido devueltos a México, los funcionarios de los Estados Unidos no podrán ignorar su responsabilidad moral. Los Estados Unidos están obligados por la ley y las obligaciones internacionales de dar la bienvenida y vetar a los migrantes que huyen de la persecución y conceder asilo a aquellos que cumplen con criterios específicos. Esa obligación no puede ser abrogada por un anuncio.


Fuente: OPINIÓN EDITORIAL DEL WASHINGTON POST 

En imagen: La secretaria de Seguridad Nacional, Kirstjen Nielsen, a la izquierda, camina junto a una sección del muro fronterizo fortificada con alambre de púas que separa a Tijuana, México y San Diego, el 20 de noviembre. (Gregory Bull / AP)

Traducción de El Pulso.