/TITO EN EL CONGRESO
REUNION-CN-ALCALDE-ASFURA-770x470

TITO EN EL CONGRESO

“Entre bomberos no nos vamos a pisar la manguera”: se resume la declaración del alcalde Nasry Asfura en el Congreso Nacional.

El empresario de la construcción, alcalde reelecto por segundo periodo de la capital Nasry Asfura, recientemente fue citado a declarar al Congreso Nacional por el aumento en la tasa vehicular. La moción fue presentada por el diputado Yuri Sabas y aprobada para que asistiera a dar explicaciones ante una comisión, integrada entre otros por el diputado mocionante  Yuris Sabas, el diputado David Chávez y el diputado Elvin Santos quien es empresario de la construcción, al igual que el popular alcalde.

Con su ya conocida vestimenta: pantalón jean, camisa azul manga larga arremangada, zapatos burros, que le hacen ver como trabajador de calle, como le gusta ser llamado y no un trabajador de oficina, el edil capitalino después de su cita con los honorables diputados, ante los medios de comunicación dijo lo siguiente:

“No vamos a revertir el aumento a la tasa vial, lo vamos a invertir, viene mucho por hacer para la ciudad, estamos para servir y manejar sus impuestos de una manera trasparente”.

Asfura compareció ante los medios de comunicación escoltado por los diputados que mostraban cierta satisfacción con el argumento, poco válido dado por el alcalde, quien además les prometió hacerle llegar un cronograma de los proyectos en los que pretende justificar el aumento a la tasa vehicular que va desde el 75 % al 130% y que según lo presupuestado equivalen a 300,000 millones de lempiras.

El bachiller en ciencias y letras “Tito” Asfura, quien en su primer periodo mostraba satisfacción por llenar Tegucigalpa y Comayagüela de obras de materia gris sin aumentar ningún impuesto, agrego en la plática con sus pares que: “Fui muy claro antes de las elecciones del 2017, que si salía reelecto iba a revisar todo este tema de impuestos o tasas como le queramos llamar”. Estas declaraciones, antes de las elecciones no fueron escuchadas o analizadas por la población capitalina, quienes, para ese entonces, sus sentidos estaban cautivados por la construcción de tanto puente a desnivel. Sentidos  que parecen volver a la realidad al acercarse a los bancos para pagar la tasa vehicular. 

Cuesta pensar, requiere poner a trabajar las neuronas, actividad que muy pocas personas realizan. En este caso a los diputados no se les ocurrió cuestionar o proponer al alcalde otra vía que no sea ese robo descarado al pueblo capitalino con ese grosero aumento a la tasa vehicular. No se les ocurrió revisar el presupuesto del 2018 y preguntar porque hay un aumento de 100 millones, revisar el préstamo que se está pagando por un proyecto fallido como el “TRANS 450”, revisar planillas y ver si no se le está pagando a personal que no labora, revisar precios de alquileres de locales, revisar proyectos de infraestructura, ver su necesidad y tiempos de entrega, preguntar hasta cosas sencillas pero que al final es dinero como por ejemplo: ¿ cuánto cuesta la grama sintética con la que están adornando los puentes a desnivel? Porque no revisar el sueldo del alcalde, vice alcalde y regidores más fondos rotatorios. Pensar duele, sobre todo cuando el interés de los empleados públicos son otros y no el de las mayorías.  Entonces lo más fácil es sacarle siempre  dinero a la población ¡Total nunca protesta!

Aunque ya escucho voces de protesta que están llamando a no pagar ese grosero impuesto, lo que me parece un llamado acertado y que haga recapacitar a los empleados de la alcaldía.

La comparecencia del señor alcalde en el congreso  terminó con un fuerte apretón de manos acompañado de aplausos, como queriéndose decir “entre bomberos no nos vamos a pisar la manguera”.

Las opiniones vertidas en esta columna son responsabilidad única del columnista. El pulso comparte esta opinión para enriquecer el debate nacional sobre temas de importancia para la patria.