/TIPO DE CAMBIO Y DESARROLLO
DEVALUACION__FillWzg0MCw1NTBd

TIPO DE CAMBIO Y DESARROLLO

Por Julio Raudales

La discusión en los noticieros durante la última semana se ha centrado en la “fuerte” depreciación que el lempira, nuestra moneda nacional, está teniendo con respecto al dólar americano.

Mientras escribo estas líneas, reviso la información de los bancos y encuentro que el precio del dolar estadounidense es de L23.99 que, comparado con los L 23.75 que costaba el 31 de diciembre de 2017, muestra un deslizamiento del 1% en cuatro meses y medio. Si la tendencia sigue éste curso, al final del año, el lempira se habrá depreciado aproximadamente 3%, o sea, lo que estaba previsto.

El año pasado, tuvimos una ligera apreciación a lo largo del año, debido fundamentalmente al mayor ingreso de remesas, el aumento en el valor de nuestras exportaciones y la caída en el precio internacional del petroleo. Sin embargo, en las últimas semanas, la crisis en medio oriente y la baja en el precio del café están revirtiendo esta tendencia.

Durante los últimos años, el comportamiento del tipo de cambio nominal en Honduras ha sido relativamente estable y predecible. Sin embargo, la población tiende a inquietarse, debido a la pérdida de valor que nuestra moneda va teniendo en el tiempo. Para el caso, entre mayo del 2003 y mayo de 2018, el lempira se depreció en 26%. En Argentina, para citar otro país, en ese mismo periodo, el peso se devaluó en 120%.

Llegados a este punto, vale la pena recordar cómo se determina el valor de una moneda con respecto a otras. Obviando los tecnisismos, diré que los factores que definen el tipo de cambio nominal están fuertemente ligados, por un lado a las relaciones económicas de un país con el resto del mundo, o sea las exportaciones, las importaciones, la inversión extranjera y en el caso de Honduras, las remesas del exterior, pero por otro lado, el tipo de cambio está sujeto a la fortaleza del mercado interno.

La política cambiaria, es decir, las medidas que el banco central toma para asegurar la estabilidad de la moneda nacional frente a otras, juega un papel importante si, pero solo como complemento a los esfuerzos que en otro ámbito puedan hacerse para asegurar mejoras en la productividad.

O sea que si queremos que nuestro lempira se fortalzeca, la solución es hacernos mas competitivos. Esto implica que los bienes producidos en Honduras sean mas demandados por los extranjeros debido a su bajo costo, buena calidad y facilidad de acceso.

Es una pena, pero la competitividad no ha sido el fuerte de la mayoría de los países latinoamerianos. Salvo las honrosas excepciones de Chile y últimamente Panamá y Perú, el resto de las economías del sub contienente parecen languidecer frente al torbellino que provoca la fortaleza en la productividad y el dinamismo de los asiaticos, europeos y norteamericanos.

Fue el economista sueco Assar Lindbeck, que por cierto ha presidido el Comité para la entrega del Premino Nobel de Economía, quien desarrolló un modelo que nos ayuda a explicar en forma clara cómo la dinámica interna para definir la producción de bienes, constituye el elemento fundamental para que un país se haga mas competitivo.

O sea, según Lindbeck, es muy dificil interactuar con éxito en los mercados internacionales si no se fortalece la capacidad interna para la generación y el consumo de bienes y servicios. Esto último es lo que hace que una moneda sea fuerte o débil con respecto a otras.

En otras palabras, no es devaluando o apreciando nominalmente la moneda que ganaremos competitividad sino exactamente al revés: el valor del lempira frente al dólar es el resultado de la capacidad de nuestro mercado interno para hacer que las transacciones entre los hondureños sean mas fáciles y baratas o por el contrario, mas dificiles y caras.

Es por ello que el desarrollo económico está mas ligado al concepto de tipo de cambio real (TCR) y no al simple valor de una moneda con respecto a otras, o sea el tipo de cambio nominal.

El TCR es la relación entre el precio de los productos que transamos con el resto del mundo y el precio de los bienes internos. Entre menos costoso sea producir para el consumo interno, mejor nos va a ir en niestras relaciones con el resto del mundo.

De ahí la importancia de generar confianza a lo interno mediante el fortalecimiento institucional, la lucha contra la impunidad y la seguridad de la ciudadanía. En la medida que avancemos en estos temas, los mercados se harán mas dinámicos, seremos mas competitivos y nuestro lempira ganará valor frente a otras monedas.

Honduras-es-el-pais-de-la-region-que-paga-la-tasa-1764x700

Julio Raudales es sociólogo, vice rector de la UNAH, presidente del Colegio de Economistas de Honduras, ex Ministro de Planificación y Cooperación.

Las opiniones vertidas en esta columna son responsabilidad única del columnista. El pulso comparte esta opinión para enriquecer el debate nacional sobre temas de importancia para la patria.