/TIGRES INAUGURAN CENTRO DE CAPACITACIÓN EN LEPATERIQUE

TIGRES INAUGURAN CENTRO DE CAPACITACIÓN EN LEPATERIQUE

A principios de mayo, el gobierno hondureño inauguró un centro de capacitación para la Unidad de Seguridad de Respuesta Especial del Gobierno (TIGRES), una unidad de élite de la Policía Nacional de Honduras. Una donación de $ 3 millones del Comando Sur de los EE.UU. (SOUTHCOM) financió el nuevo centro, ubicado a unos 42 kilómetros al oeste de Tegucigalpa en Lepaterique, departamento de Francisco Morazán.

El complejo, inaugurado oficialmente el 2 de mayo, alberga unos 200 elementos TIGRES y sirve como una base de despliegue para operaciones tácticas, así como un centro de entrenamiento para futuros miembros de la fuerza policial élite. El centro fue construido en 18 meses.

“El SOUTHCOM realizó una importante inversión, no solo para la Policía Nacional, sino también para el país, cuando creó estas nuevas y modernas instalaciones”, dijo a dialogo-americas.com el vicecomisario Javier Díaz Herrera, director de las Fuerzas Especiales de la Policía Nacional de Honduras. “Están equipados con un alto estándar y se utilizarán para alojar a nuestros agentes de policía y proporcionar capacitación”.

El complejo moderno fue construido en un campo de 4 hectáreas y contiene cinco oficinas administrativas, dos salones de clases, 10 dormitorios, un gimnasio, una estación de enfermería y un comedor. Además, las instalaciones tienen áreas de entrenamiento al aire libre y tres campos de tiro.

Entrenamiento riguroso

A partir de mayo, la base prepara futuros TIGRES con un entrenamiento riguroso, que incluye instrucción teórica y acondicionamiento físico. Los estudiantes comienzan su rutina a las 4:30 a.m. con actividades físicas.

“Al comienzo del curso de 12 semanas de TIGRES, solo para los miembros activos de la Policía Nacional, los estudiantes comienzan con un entrenamiento moderado que progresivamente se hace más difícil a medida que avanza el curso”, dijo el Comisionado Díaz. “Entonces, clases de defensa táctica para seguir adelante con el programa de comando de TIGRES”.

Durante el curso de tres meses, los estudiantes de la policía se especializan en los derechos humanos y el uso legal de la fuerza para cumplir con el objetivo principal de la fuerza de TIGRES: luchar contra el crimen organizado. Los futuros TIGRES están entrenados en operaciones de ataque, patrullaje urbano y rural, interdicción, supervivencia y rescate en las montañas y operaciones de combate cuerpo a cuerpo.

Además, los cursos incluyen capacitación para operaciones fluviales, marítimas y aerotransportadas e instrucción sobre armas de fuego. Los futuros TIGRES también reciben entrenamiento de primeros auxilios, algo sin precedentes en la capacitación de la policía hondureña.

“Es un concepto innovador para la policía [hondureña] conocer los primeros auxilios”, dijo el comisionado de la Policía Nacional de Honduras, José Alejandro Ramos Escobar. “Una persona lesionada podría no sobrevivir si no reciben ayuda a su debido tiempo. Hemos tenido enfrentamientos con delincuentes, donde oficiales de policía o ciudadanos resultaron gravemente heridos, y nuestros [TIGRES] ayudaron con primeros auxilios, salvando sus vidas”.

Además de la nueva base de entrenamiento en Lepaterique, la fuerza de TIGRES tiene una base de despliegue operacional en El Progreso, departamento de Yoro, dedicada a la planificación y desarrollo de operaciones en la región norte y atlántica del país. La base se financió con la misma donación de SOUTHCOM y se abrió en abril de 2018. La policía también tiene instalaciones para TIGRES en San Pedro Sula, departamento de Cortés.

Fuerzas elite

La fuerza élite TIGRES cuenta con unos 500 elementos en todo el país. La unidad se creó en junio de 2013 con el apoyo de los gobiernos de los EE. UU. y Colombia para luchar contra el crimen organizado y el narcotráfico. Los miembros del Ejército de los EE. UU. y elementos del Comando Jungla, una unidad de operaciones especiales de la Policía Nacional de Colombia, capacitaron a la primera cohorte de TIGRES a principios de 2014.

“Cada unidad de élite recibe un apodo”, dijo el Comisionado Díaz. “En la jerga de la policía, [tigre] se refiere a una persona notable que hace las cosas bien, por lo que se ajusta a esta unidad como un guante”.

Desde su creación, el comando TIGRES ha estado entre las principales estructuras responsables de capturar a los capos de la droga y desbaratar las organizaciones delictivas. TIGRES también participa en operaciones conjuntas, como con la Fuerza Nacional de Seguridad Interinstitucional de Honduras (FUSINA).

“En las operaciones o redadas que realizamos a nivel nacional contra el narcotráfico, el crimen organizado, las pandillas o las operaciones de alto impacto que se benefician de la capacitación militar-policial, la participación de TIGRES, que puede adaptarse fácilmente debido a su capacitación, siempre crucial”, dijo el teniente del ejército hondureño José Antonio Coello, portavoz de FUSINA. Según el teniente Coello, FUSINA desmanteló 23 bandas criminales en operaciones conjuntas con TIGRES, hasta ahora en 2018.

Según el Informe de estrategia internacional de control de narcóticos del año 2018 del Departamento de Estado de Estados Unidos, Honduras es un país de tránsito principal para el tráfico ilegal de drogas y productos químicos utilizados en la producción de narcóticos. El informe, sin embargo, indica las mejoras del gobierno hondureño en la lucha contra el narcotráfico y enfatiza el apoyo continuo de los EE. UU., gracias a unidades especiales antinarcóticos, como la fuerza TIGRES de la Policía Nacional.

“El apoyo esencial de SOUTHCOM, la capacitación y preparación de este personal [TIGRES], la sede de Lepaterique y la implementación de filtros para los mecanismos de admisión y purga en las agencias de aplicación de la ley, así como el apoyo de defensa terrestre, aérea y marítima, permite el combate directo contra el crimen organizado y el tráfico de drogas “, dijo el teniente Coello. “Esto se refleja a nivel internacional, porque Honduras ya no es uno de los países más violentos del mundo”.

Fuente original: revista militar Diálogo, Kay Valle