CENTRO AMÉRICA

Territorios que controlan las maras y pandillas en Tegucigalpa y SPS

Por

el

El informe Maras y pandillas en Honduras presentado el 20 de noviembre de 2015 por la revista InSight Crime y La Asociación para una Sociedad más Justa (ASJ) establece las fronteras de los principales territorios controlados por las maras y pandillas en las ciudades de Tegucigalpa y San Pedro Sula. Según ese informe la 18 actualmente opera en aproximadamente 150 barrios y colonias de Tegucigalpa, su mayor cobertura está en la zona sur de Comayagüela, mientras la MS13 opera en unos 70 barrios y colonias del Distrito de la Capital, y se supone que su concentración de fuerzas más grande está en la zona occidental de la ciudad. De los 222 barrios y colonias en las que operan, se cree que actualmente hay unos 12 barrios y colonias que tienen presencia de ambos grupos, lo cual podría dar explicación de la violencia relacionada con maras y pandillas en esas zonas de la ciudad.

Lea además…

Captura de pantalla 2017-04-17 a la(s) 10.10.19

La cuestión de si el problema de maras y pandillas en Honduras es más un fenómeno urbano que rural no queda del todo claro. Generalmente, las maras y pandillas tienen poca presencia fuera de las tres áreas urbanas más grandes: la ciudad capital de Tegucigalpa y el área metropolitana que le rodea; la ciudad de La Ceiba, la tercera ciudad más grande del país; y finalmente el departamento de Cortés. En Cortés la mayoría de las maras y pandillas se concentran en la parte superior de San Pedro Sula, la ciudad industrial del país y su capital económica. Eso no significa que no haya presencia de maras y pandillas en algunas áreas rurales. Un ejemplo claro es el Municipio de Tela entre La Ceiba y San Pedro Sula, donde la MS13 ha establecido una sólida base de operaciones.

Captura de pantalla 2017-04-19 a la(s) 08.10.35

Los mapas de la presencia de maras y pandillas en estas ciudades no reflejan un patrón claro que explique porqué las maras y pandillas ocupan ciertos territorios y no otros. Como dijimos anteriormente, la inteligencia policial estima que la 18 opera en aproximadamente 150 barrios y colonias de Tegucigalpa. Como se indica en el mapa anterior, el territorio de mayor cobertura de la 18 está en la zona sur del Distrito Capital, que incluye la ciudad gemela de Tegucigalpa, Comayagüela. Por otro lado, la MS13 opera en unos 70 barrios y colonias del Distrito de la Capital, y se supone que su concentración de fuerzas más grande está en la zona occidental de la ciudad. De los 222 barrios y colonias en las que operan, se cree que actualmente hay unos 12 barrios y colonias que tienen presencia de ambos grupos, incluyendo el centro de la ciudad de Tegucigalpa.

Por otro lado, en San Pedro Sula21 la 18 está presente en 22 colonias. La MS13 también está presente en 11 de estas zonas, lo que ayuda a explicar por qué la ciudad experimenta tanta violencia que se deriva de la lucha por dominar las áreas en disputa. Adicional a esos 11 barrios y colonias, la MS13 está presente en otros 58 barrios y colonias de San Pedro Sula. También es importante mencionar que existen otras maras que están entremezcladas, tanto en San Pedro Sula como en Tegucigalpa.

Captura de pantalla 2017-04-19 a la(s) 08.00.20

Los límites que dividen el territorio de las maras y pandillas en estas áreas urbanas tienden a ser dinámicos. Estas fronteras tienden a cambiar, sufriendo pequeños incrementos de vez en cuando, colonia por colonia. De hecho, las fronteras invisibles que dividen estos territorios tienden a cambiar de forma regular entre colonias pero no dentro de las mismas: tal como se mencionó anteriormente, según la inteligencia de la policía hay pocas colonias en Tegucigalpa que tengan presencia tanto de la MS13 como de la 18 de forma simultánea.

Lea ademas…

Captura de pantalla 2017-04-19 a la(s) 08.28.31

Aunque la colonia en sí no sea una demarcación oficial del territorio, parece que es un elemento fundamental que utilizan las maras como base para organizarse y crecer. Este punto necesita más explicación. Las maras y pandillas están organizadas en clicas, o pequeñas células operativas. Las clicas tienden a agruparse por colonias. Esto tiene su lógica y tiene también implicaciones para la vida real. La demarcación por colonia se remonta a la historia geografía y a otras características compartidas, al igual que con una clica. Por tanto, cuando las maras y pandillas buscan expandir su territorio, siempre lo hacen pensando en conquistar una colonia entera y eliminar todo vestigio de la presencia de cualquier otro grupo anterior. Esto podría incluir el desplazamiento de varios residentes de su territorio recién conquistado en un esfuerzo por instaurar un cambio de marca en la colonia, consolidando la propia. Algunas ofensivas por parte de las maras y pandillas pueden tener consecuencias horrendas para aquellos que deciden quedarse viviendo ahí. Por ejemplo, si una escuela local está dentro de una colonia de una mara o pandilla rival, los estudiantes en el área podrían enfrentar amenazas, o incluso la situación podría ser peor una vez que la zona es conquistada con éxito por otra mara o pandilla.

Captura de pantalla 2017-04-17 a la(s) 08.47.06

Acerca El Pulso

Recommended for you