/TERCER NIÑO MUERE BAJO CUSTODIA DEL GOBIERNO DE LOS ESTADOS UNIDOS DESDE DICIEMBRE

TERCER NIÑO MUERE BAJO CUSTODIA DEL GOBIERNO DE LOS ESTADOS UNIDOS DESDE DICIEMBRE

Por Sasha Ingber

Un niño de 16 años que viajó a los EEUU desde Guatemala murió en custodia del gobierno de los Estados Unidos en el Estado de Texas, convirtiéndose en el tercer niño desde principios de diciembre en morir luego de ser detenido. Había llegado a la frontera sin ser acompañado por sus padres u otros familiares.

Los funcionarios aún no han revelado la identidad del niño. Fue detenido el 19 de abril por agentes en la frontera sur, dijo el ministerio de relaciones exteriores de Guatemala. Un día después, lo enviaron a un albergue juvenil contratado por el gobierno en Brownsville, Texas, para comenzar un proceso de reunificación familiar, según el ministerio. Las autoridades lo colocaron en Southwest Key Casa Padre, un exWalmart que se convirtió en una instalación para albergar a más de 1,000 niños inmigrantes. «Los médicos con aduanas y protección fronteriza (CBP, por sus siglas en inglés) no observaron problemas de salud cuando el CBP facilitó la transferencia del menor al refugio», dijo la portavoz del Departamento de Salud y Servicios Humanos, Evelyn Stauffer, a NPR en una declaración. «Al llegar al refugio, el menor no notó ningún problema de salud».

A la mañana siguiente, los empleados notaron que el adolescente estaba enfermo con «fiebre, escalofríos y dolor de cabeza», dijo Stauffer. Lo llevaron a un hospital cercano donde recibió tratamiento. Luego regresó al refugio. Pero él no mejoró. El 22 de abril, fue llevado en ambulancia a otro hospital, antes de ser trasladado a un hospital infantil en Corpus Christi. Los trabajadores hicieron arreglos para que su hermano y los funcionarios consulares visitaran su cama, dijo Stauffer. El adolescente murió el martes.

Al describir la condición médica del niño, el ministerio de relaciones exteriores de Guatemala dijo que el niño tenía «una infección grave en el lóbulo frontal que no mostró mejoría, incluso después de una intervención quirúrgica para estabilizar la presión dentro del área de la cabeza». Los oficiales del consulado en McAllen, Texas, dijeron que intentaron obtener visas humanitarias para los padres del adolescente, pero que su madre y su padre no pudieron viajar debido a su edad.

El Departamento de Salud y Servicios Humanos dijo que la causa de muerte del niño está bajo revisión. La noticia de su muerte llega la misma semana en que el presidente Trump propuso que su administración cobrara las tarifas de los solicitantes de asilo. Durante mucho tiempo ha denigrado el sistema de inmigración de Estados Unidos, diciendo que sus políticas se «ríen de todo el mundo». Families Belong Together, una coalición de grupos que se oponen a las políticas de inmigración de Trump, culparon a su administración por la muerte del niño y dijeron que el presidente debería estar avergonzado. «El gobierno de Trump convirtió la vida de este niño de dieciséis años en una estadística devastadora: el tercer niño que murió a cargo de las autoridades de inmigración de Estados Unidos solo en los últimos cinco meses», dijo el presidente Jess Morales Rocketto en un comunicado. «Demasiados niños han perdido la vida bajo la custodia de nuestro gobierno».

El senador Jeff Merkley, demócrata por Oregón, exigió una investigación completa sobre la muerte del niño guatemalteco y pidió una acción inmediata para evitar que otros niños enfrenten la misma suerte. «Me duele saber que otro niño murió bajo custodia estadounidense», dijo el miércoles por la noche. Kevin McAleenan, el secretario interino de seguridad nacional, habló esta semana sobre lo que él describió como los desafíos que enfrenta Estados Unidos en su frontera sur.

En una audiencia del comité de apropiaciones de la cámara de representantes el martes, McAleenan dijo: «La capacidad de la nación para cuidar humanitariamente y con compasión a las poblaciones vulnerables y procesar y detener de manera expedita a quienes no deben ser admitidos se está estresando hasta el punto de ruptura», según informó The New York Times. Según la oficina de reasentamiento de refugiados de HHS, más de la mitad de los niños migrantes no acompañados a los Estados Unidos en 2018 provenían de Guatemala; El 37% tenía entre 15 y 16 años. A fines del año pasado, una niña de Guatemala de 7 años que ingresó a Nuevo México el año pasado con su padre murió de deshidratación y conmoción. Su muerte fue seguida por la de un niño guatemalteco de 8 años a quien inicialmente se le había diagnosticado un resfriado común y fiebre.

Las autoridades dicen que el joven de 16 años era de Camotán, un municipio en el sureste de Guatemala. El área sufrió hambruna hace casi 20 años, lo que resultó en un estado de emergencia y múltiples muertes.

Traducción: El Pulso.

Artículo original en inglés.