/SOLICITAN MÁS COMODIDADES PARA EL CHAPO EN PRISIÓN

SOLICITAN MÁS COMODIDADES PARA EL CHAPO EN PRISIÓN

Tapones para dormir, seis botellas de agua a la semana y estar más tiempo al aire libre fueron algunas de las peticiones que hizo el narcotraficante mexicano Joaquín «El Chapo» Guzmán, a través de la defensa, en una corte federal de Nueva York.

La carta fue enviada al juez Brian Cogan dice «que el mexicano lleva 27 meses en una prisión de Manhattan, aislado del resto de presos, y “en condiciones que violan la prohibición de la Octava Enmienda de castigos crueles e inusuales”.

Además, «El Chapo», dicen sus abogados, hace ejercicio en una celda del interior y descansa en una pequeña. Además, se le limita tener actividades al aire libre, según el documento.

La carta también señala que las condiciones de aislamiento en las que se encuentra recluido, en una celda sin ventanas de aproximadamente tres por 2,4 metros, han afectado su salud física y mental. La luz de su celda sigue encendida por las noches, lo que provoca que no pueda dormir bien y sufre dolores de cabeza diarios, dice la abogada. También es necesario repetirle las cosas varias veces.

«Guzmán se queja también de fuertes dolores de cabeza diarios, así como de oído, hasta el punto de que durante los tres meses de juicio no fue capaz de utilizar unos auriculares para escuchar la traducción simultánea al español, sino que un traductor debía hablarle directamente al oído.

Dentro de las peticiones, también está el comprar agua semanalmente, debido a que los grifos que se encuentran en el lugar están en muy mal estado.

Guzmán sufre dolor de oído en la cárcel y no tiene más remedio que ponerse papel de inodoro en las orejas para calmarlo.

Eso dicen sus abogados, quienes piden tapones de los oídos para su cliente con el objetivo de paliar el supuesto dolor que sufre y para que pueda dormir mejor, ya que el aire acondicionado en su celda produce un fuerte ruido, aseguran.

Concluye el abogado, “la Corte debería ordenar al Centro Correccional Metropolitano que dé acceso al señor Guzmán al menos a dos horas de ejercicio al aire libre semanales, de manera que pueda absorber luz natural, así como aire fresco. Además, (…) al señor Guzmán se le debería permitir comprar seis botellas de agua semanales y tapones para los oídos”.

“El señor Guzmán nunca ha sido irrespetuoso o violento hacia ningún empleado del MCC (Metropolitan Correctional Center) y jamás ha recibido una acción disciplinaria”, escribió la abogada Mariel Colón. “Sin embargo, su detención es mucho más onerosa que la de otros detenidos castigados por actos de violencia en la prisión y otras infracciones de las normas”.

La fiscalía del distrito este de Nueva York ha asegurado varias veces que las duras condiciones de encarcelamiento impuestas para Guzmán son necesarias porque el mexicano tiene un historial de usar sus conexiones para dirigir su imperio de tráfico de drogas desde cárceles mexicanas. El preso, además, logró escapar dos veces de prisiones en su país natal.

“Si hay algún caso que amerite la imposición de medidas especiales administrativas es definitivamente éste”, dijeron los fiscales en referencia a las duras medidas.

Portavoces de la fiscalía dijeron el viernes a que no comentarán sobre las críticas de los abogados respecto a su salud y que los fiscales tienen hasta el 23 de mayo para responder a la carta de Colón.

La abogada también destacó en el documento que además de su equipo legal, a “El Chapo” sólo se le permite hablar con su hermana durante 15 minutos dos veces al mes y que esa llamada está monitoreada por numerosos agentes federales.

El grupo Amnistía Internacional se quejó en 2017 de las condiciones de aislamiento a las que está sometido Guzmán.

“El Chapo”, quien dirigió durante años el cartel de Sinaloa, fue declarado culpable en febrero de narcotráfico y cargos de asociación delictuosa para cometer homicidio.

Se ha declarado inocente, pero el fiscal del caso señala que, según los delitos, es obligatoria la cadena perpetua. El primer delito es empresa criminal continua lo que hace mandatoria esa condena.

“El Chapo” permanece en la prisión de Nueva York y se espera que la lectura de su sentencia se produzca el 25 de junio.