Sobre la independencia nacional y el socialismo

Por Gilberto Ríos Munguía (•) El debate ideológico que gira en torno a los caminos del desarrollo social y económico de Honduras, siempre deben hacer una estación en el problema de la Independencia Nacional. El año entrante nuestro país y la región mesoamericana, cumplirá dos siglos de emancipación del Reino de España pero al día de hoy la independencia política es una posibilidad lejana, más aún con el relanzamiento de la estrategia hemisférica de control...
Invitadofebrero 6, 2020

Por Gilberto Ríos Munguía (•)

El debate ideológico que gira en torno a los caminos del desarrollo social y económico de Honduras, siempre deben hacer una estación en el problema de la Independencia Nacional. El año entrante nuestro país y la región mesoamericana, cumplirá dos siglos de emancipación del Reino de España pero al día de hoy la independencia política es una posibilidad lejana, más aún con el relanzamiento de la estrategia hemisférica de control y asedio a los estados latinoamericanos que el imperio del norte y sus aliados, han desatado contra toda forma de oposición a sus modelos oligárquicos o neoliberales.

El tema se complica más cuando agregamos el ingrediente del Socialismo. Primero porque hay una campaña permanente de desacreditación de los alcances y beneficios de los estados socialistas o con políticas proclives al estado del bienestar social; Segundo porque en los círculos académicos e intelectuales hay muy poco estudio riguroso del problema de la economía desde el punto de vista clásico y menos aún desde la Economía Política, que más bien estudia las relaciones sociales de producción, sus condicionamientos históricos, geopolíticos y el problema central de la concentración de la riqueza social en pocas manos, que es la lógica del capitalismo.

No podemos tampoco cometer el error de ver por partes este problema sin hacer integración de todas sus facetas, existen puntos neurálgicos como los que tienen que ver con el instrumento político que podría garantizar la independencia nacional y la construcción de un estado socialista democrático. Para garantizara la vida digna de los /as ciudadanos y su plena emancipación como seres humanos, debe existir primero un partido capaz de interpretar el momento que vive nuestra sociedad y las fuerzas que se pueden aliar para avanzar.

En teoría ese partido debe ser la representación de todas las clases nacionales que se ven afectadas por este modelo y que además manifiesten su interés por la necesidad de la prosperidad social con niveles aceptables de equidad, pero con un compromiso mínimo sobre aspectos –a criterio de las mayorías socialistas democráticas que participan en Libre- de administrar desde el Estado lo que fueron sus monopolios estratégicos; energía, agua potable, recursos naturales, entre otros.

No obstante, la dictadura que se instaló hace diez años en Honduras, no ha tenido ninguna manifestación que pueda alentar los caminos democráticos o pacíficos de lucha, el avance en integración de las nuevas instituciones que están a cargo del proceso electoral como Consejo Nacional Electoral, Tribunal de Justicia Electoral y Registro Nacional de las Personas, (en las que nuestro Partido Libertad y Refundación tiene presencia), parecen no ser garantía suficiente para lograr la confianza de la ciudadanía luego de tanta violencia impune contra la pueblo.

Una compensación a los mecanismos de fuerza y represión del régimen, podrían ser los que se construyan a partir de fuerzas sociales organizadas que también peleen por la transparencia electoral y la recuperación de un Estado de Derecho, con una definición de nuevo tipo pero ante todo popular. Pero estas organizaciones enfrentan el momento más duro de la ofensiva neoliberal y su trabajo de conciencia y formación política es escaso o nulo; sin ideas propias tampoco logrará avanzar y esa carencia no podrá ser superada tampoco desde luchas gremiales aisladas.

La crisis general y la descomposición social que provoca sin duda encontrarán una salida pero no necesariamente una que resuelva el problema. Podría resultar en un alzamiento social desorganizado y anárquico, que igual sería aplacado por la fuerza y los modernos mecanismos de disuasión política y social que ha desarrollado el sistema, o podría tener una salida como lo han sido en la historia los proceso de independencia y revolución socialista: contando con una forma de organización partidaria auténticamente democrática y popular que superara con una concepción bastante pre clara, los límites naturales del país y su atrasada sociedad.

(•)Dirigente del Partido Libertad y Refundación.

Acerca de El Pulso

Propósito: Somos un equipo de investigación periodística, que nace por la necesidad de generar un espacio que impulse la opinión sobre los temas torales de la política, economía y la cultura hondureña. Estamos comprometidos con el derecho que la gente tiene de estar verdaderamente informada.

Derechos Reservados 2019