Honduras

Salvador Nasralla, La Alianza y un nuevo frente político

el

En esta entrevista Ricardo Salgado Secretario de Relaciones Internacionales del Partido Libertad y Refundación (LIBRE) explica cuál es el destino de La Alianza de Oposición ahora sin Salvador Nasralla al frente del movimiento, pero con la gente en las calles exigiendo que se cumpla la voluntad popular.

En el marco postelectoral la Coordinación Nacional de Libertad y Refundación (Libre) y el Consejo de La Alianza han tomado decisiones precisas y contundentes como llamar al pueblo a las calles, a lo que se le denomina: protestas insurreccionales, nunca antes vistas en Honduras ya que el pueblo paralizó el país en los cuatro puntos cardinales y las principales ciudades de conglomerados poblacionales, se detuvieron las actividades económicas, esto llevo al régimen a dictar medidas de excepción (estado de sitio) pero no lograron detener las protestas. Es en este contexto que el candidato presidencial de la Alianza LIBRE-PINU-SD, Salvador Nasralla Salum brindó una conferencia de prensa a su regreso de los Estados Unidos, explicando que el contrato con La Alianza ha terminado, y la gente está en las calles, ¿Han identificado como se crea esa idea?.

RS – Es un proceso histórico, es complejo en el que muchas de las variables que estamos inmersos en este momento eran difíciles visualizar para cualquiera, e incluso para cualquier dirigente, es un evento sin precedentes en Honduras.

La Alianza tiene una naturaleza bastante diversa, se puede ver que la mayor parte de su base descansa en el Partido LIBRE, a lo muchas personas llamaron el músculo político de La Alianza, sin embargo llagamos al proceso electoral con una afluencia que superó la membresía de la misma Alianza. Porque se vuelve una misión de todo el pueblo, una misión abrumadora de terminar la dictadura. Refleja su rechazo a la reelección ilegal impuesta, y sobre todo; el pueblo asume la misión de terminar con 8 años de gobierno que les han significado verdaderamente trágicos para la vida cotidiana de los hondureños. La Alianza tiene sus dificultades, una ellas es que se ha entrado en el esquema jurídico de una institución fallida, como toda la institucionalidad del país.

En efecto la Alianza está inscrita como una organización electoral, es decir tiene caducidad cuando se dan las elecciones termina ante el Tribunal Supremo Electoral (TSE). Pero el propósito de la inscripción es llenar un requisito, en ningún caso representa uno político, el objetivo fundamental es: terminar con el régimen postgolpe, derrotar el bipartidismo, instaurar un gobierno de transición que marque el tránsito de Honduras de la etapa dictatorial neoliberal hacia una etapa democrática con un modelo alternativo que es ambicioso porque plantea un cambio para el país. Todos esos propósitos no se han cumplido, en consecuencia la razón política de la Alianza sigue vigente.

candidato-Salvador-Nasralla-participo-Tegucigalpa_LPRIMA20171204_0004_34

Sería difícil explicar las razones que tiene el candidato presidencial para hablar en términos de contrato, porque cuando hablamos en términos contractuales en efecto ante el Tribunal Supremo Electoral la Alianza ha cesado pero, nosotros tomamos la decisión hace semanas de no reconocer al Tribunal, en consecuencia no reconocemos sus actuaciones, por lo tanto el contrato en términos jurídicos carece de validez. Las condiciones objetivas que dan origen a la creación de la Alianza siguen vigentes porque es una misión que va más allá de las persona, es una misión del pueblo de Honduras y en ese sentido se cumple una misión para consigo mismo, cuando el pueblo decide defender una victoria electoral que tiene connotación popular enorme, porque nadie puede decir que las elecciones en Honduras han sido victorias populares, lo que han sido es selección de parte de los grupos de poder que gobiernan en el país, por primera vez existe la percepción que es una victoria de todo mundo, la gente está en las calles, por una victoria que les es propia, no la victoria de Salvador Nasralla.

¿Cómo organiza el ingeniero Nasralla su consejo asesor para tomar una desición diferente a las de La Alianza para defender el triunfo?

RS – La Alianza tiene un consejo y a su vez múltiples partes, sin embargo los grupos con los que él funcionó después de las elecciones son grupos que no han estado adscritos a la dirección de La Alianza, es decir son grupos que se han acercado a el, personas con carácter ad hoc, él optó porque fueran sus asesores postelectorales pero más que asesores se trata de un punto de decisión, no se debe olvidar en ningún momento que como Alianza se tiene un espectro diferente de pensamiento, a nosotros los del partido LIBRE nos han querido estigmatizar como un partido radical y violento, no puedo descartar que el mismo presidente electo piense que sus aliados seamos radicales violentos, con el tiempo se gana confianza, voy a repetir lo que el mismo candidato ha dicho que él es neófito en estas cosas y tiene que admitir que en muchos casos actúa con enorme candidez.

Creo que está aferrado a la idea de que la política es algo que se puede operar desde afuera con manos puras, pero algunos grupos o asesores son gente súper “cancheada” han estado vinculados a otros gobiernos como Arístides Mejía que ha estado vinculado con Carlos Flores, tiene vinculaciones políticas, entonces el candidato contradice sus propias convicciones cuando tiene asesores que tienen un largo bagaje dentro del esquema bipartidista, y además con intereses no muy claros, no muy favorables para los interés del pueblo e Honduras, esas son decisiones personales.

Un asesor incide en quien le está proporcionando conocimiento, un consejero es eso: “lo que no está a mi alcance que este me lo aporte”, en teoría si, en el caso de Salvador -al que no conozco muy bien porque mi ámbito de trabajo es cerca del Coordinador General Manuel Zelaya- la impresión es que cree mucho en los medios de comunicación corporativos y lo inquietan, la opinión pública lo preocupa mucho por su imagen, no tengo duda que si le dicen que le hace mal estar cerca de Mel, lo cree fácilmente y si tiene un asesor que le ratifica eso y además le ofrece una salida para que se desembarace de los problemas que implica estar cerca de Mel y de LIBRE, se hace un ambiente propicio para un área en la que el candidato cree que es su zona de confort, entonces entre su muchas contradicciones que no son novedosas porque en su participación política desde que apareció con el Partido Anticorrupción (PAC) ha tenido actuaciones que muchas veces son incomprensibles, y sigue haciendo así. Desafortunadamente tenemos que enfrentarnos con una persona que tiene grandísimo perfil como dirigente y un gran potencial para ser presidente, pero que no siente la necesidad de ser líder.

Ari

En la política el sentido común no funciona, es en lo que se quiere creer, porque el sentido común es el menos común dice Eduardo Galeano, y andando con Mel sacó un millón y medio de votos piensa que si no hubiera andado con Mel hubiese sacado más, puede ser la lógica, pero también hay que decir que ha ignorado muchos factores que son importantes, primero es que la propuesta más coherente desde el punto de vista de la realidad del país la ha mantenido LIBRE, porque sus principios son los más avanzados en el país y los más apegados a la realidad nacional y a las necesidades del pueblo hondureños, además de un partido con un arraigo popular muy fuerte e incluso más fuerte que el que tuvo el Partido Liberal que ha sido un partido de mucha masa, pero este partido nadie puede negar que es heredero del Partido Liberal, combina una nueva visión revolucionaria en cinco años y bajo represión, fuego, ataques, sabotajes le crecen músculos y fuerza, no le rompen su idea, no ni su espina y es con esa que llega Salvador Nasralla, no lo llevó el Partido Liberal, fue LIBRE.

Aquí se trata mucho de dimensionar las cosas y sería oportuno que Salvador Nasralla se detuviera un momento el solo y dimensionara todos los eventos, porque como dirigente nacional tiene la obligación de medir de manera proporcional cada acción, los fenómenos que están ocurriendo; gané yo o el pueblo de Honduras, estoy con las masas o al lado de aquellos bochincheros, se debe de tener la dimensión, ver las cosas por el color que tienen, si es amarillo, es porque es amarillo y no puede ser de otro color, porque más que las ambiciones personales se tiene a un pueblo en levantamiento, en un proceso de insurrección madurando y un rechazo profundo a la dictadura, la impresión es que la gente que ha llegado a este proceso tiene claro quien está con ella y quien en su contra y no está permitiendo espacio para puntos medios.

¿Hay quinta columna en LIBRE o en la Alianza para orientar hacia otros objetivos que no son los planificados?

RS – No podría considerarlo así, lo que pasa es que este grupo no ha tenido militancia dentro del partido, en el caso de Arístides ocupó un cargo en la secretaría del poder popular, yo diría que estuvo ahí cumpliendo, ahora queda claro que era otra misión, no son los interés de la Alianza ni del pueblo, él se acercó a Salvador extramuros porque no regresó a la sede del partido, no quiero que se vea como algo personal, la política no se trata de cuestiones personales, los individuos cumplen un papel, y Arístides no se trata que sea satanás, se trata de poderosos interés que son representados por Carlos Flores, y nadie niega que el señor Mejía es un hombre a fin a Carlos Flores, así se entenderán muchas cosas; que no son correctas pero por su inferencia quedan las sospechas incluso aunque no se tenga la razón, los indicios lo llevan a pensar así porque no puede pensar de otra manera.

¿Cómo analiza que Nasralla propone una fuerza, un frente amplio de los diferentes sectores?

Lo divido en dos partes. La idea de un frente grande incluyente, un frente ciudadano en contra de lo está claro es una necesidad histórica, se tiene que sumar toda la gente que sea necesaria, pero es el producto de una noche de mal sueño, los procesos requieren naturalmente de una coherencia y da la impresión de que el candidato sigue el camino opuesto; entrando en un peligroso tobogán de incoherencias deja lo que ya tiene construido para construir otra cosa y no funciona de esa manera porque se está violando además principios éticos, se está viendo la presencia del prejuicio, la gente está desconectada de lo que dicen los dirigentes.

Cuando Salvador hace esta propuesta propicia la desmovilización del pueblo y provoca un efecto adverso de lo que se quiere, porque la gente que está por motivación cree que está peleando por Salvador y se siente traicionada pero, ahora mismo están en conversaciones, se verá cuáles son las conclusiones y acuerdos, él ha sido siempre una persona imprevisible que en muchos casos tiene reacciones de un adolescente; “yo me voy y aquí les dejo esta cosa” o de muchacho caprichoso; “aquí les dejo esta cosa a mí no me interesa”, la política de un país no funciona de esa manera, menos un proceso insurreccional, una lucha contra una dictadura que se quiere quitar de encima, primero no se pueden dar pataleos, cuando el contrario está matando gente.

Acerca Redacción

Recommended for you