/RUBIO BLOQUEA EL ENVIADO DE TRUMP A HONDURAS

RUBIO BLOQUEA EL ENVIADO DE TRUMP A HONDURAS

Por Colum Lynch/ Robbie Gramer. Publicado originalmente en Foreign Policy.

Fotografía: Interamerican Dialogue

La administración de Trump ha abandonado sus esfuerzos para nombrar a Frnacisco “Paco” Palmieri, diplomático de carrera, como el próximo embajador de Estados Unidos en Honduras, inclinándose a la presión del Senador republicano de Florida, Marco Rubio, que busca promover un enfoque de mano dura a la política exterior de Estados Unidos en América Latina, de acuerdo a fuentes en el Senado.

Este movimiento abre la puerta para una figura política que pueda fungir como embajador a una nación que ha surgido como pieza central de la agenda de política exterior del presidente Donald Trump para frenar la migración ilegal desde Centroamérica. También representa un golpe para los diplomáticos de carrera, que se encuentran cada vez más apartados por una administración que prefiere cuadros políticos leales o ideólogos.

Al mismo tiempo, Trump ha reintroducido al Senado, para ser confirmados, algunos de sus nominados más controversiales para posiciones de embajador después que su nominación inicial caducó, incluyendo donadores a su campaña política con trasfondos opacos. Las nominaciones provocaron una feroz resistencia de los Demócratas y algunos Republicanos en el curso del 2018.

El otoño pasado, en la carrera hacia las elecciones de medio término, Trump desplegó elementos del ejército estadounidense a la frontera sur para detener una caravana migrante originada en Honduras y evitar su ingreso a los Estados Unidos, pero no ha enviado un embajador al país desde que James D. Nealon, un funcionario de carrera en el servicio extranjero nombrado por el presidente Barack Obama, dejara el cargo en Junio del 2017.

Trump nominó a Palmieri para el cargo en Honduras en Julio de 2018. La nominación se postergó por varios meses y caducó al final del año.

Palmieri es un funcionario experimentado en América Latina que fungió como Secretario de Estado adjunto interino en la Oficina de Asuntos del Hemisferio Norte durante el primer año de gobierno de Trump.

“Palmieri es respetado,” manifestó un miembro del personal de apoyo de los Demócratas en el Congreso. “En Honduras fungió como oficial adjunto. Conoce el país.”

Los nombramientos de rango superior en el Departamento de Estado, incluyendo embajadores, requieren nominación presidencial y confirmación en el Senado. Si un nominado no es confirmado antes de terminar el año, la nominación caduca y el presidente debe volver a someterla al Senado.

La decisión de discutir la nominación de Palmieri refleja la influencia creciente de Rubio, un miembro del Comité de Relaciones Internacionales del Senado, sobre la política de la administración de Trump al respecto de América Latina. Rubio surgió como un arquitecto clave de la campaña de Trump, ahora respaldado por más de veinte países, para apoyar la salida del presidente socialista de Venezuela, Nicolás Maduro, en favor del líder opositor Juan Guaidó en medio de una lucha política y económica.

“Parece que la política sobre América Latina ha sido delegada en gran parte al Senador Rubio,” confirmó un asesor del congreso para los Demócratas. “No tenemos una administración, o un presidente, a quien le importe mucho América Latina, salvo construir un muro entre nosotros. El Senador Rubio es uno de sus defensores claves en el congreso, y ellos están contentos de hacer lo que él quiere.”

Otros puestos de embajadores claves que continúan sin ser reemplazados incluyen México y Turquía, y asesores del congreso coinciden en que la administración ha aplastado la nominación de Joseph Macmanus, otro diplomático de carrera, para ser el próximo embajador en Colombia.