/RIQUEZA DE HONDURAS: TIERRA, CAPITAL Y TRABAJO

RIQUEZA DE HONDURAS: TIERRA, CAPITAL Y TRABAJO

Por Óscar Esquivel

61,467 kilómetros cuadrados, que corresponden al 55% del territorio nacional (112,492 km2), están identificados, ya sea como nacionales (18%), ejidales (12%), privadas (24%) y fiscales (1 %). El 45% del territorio, que está sin identificar, se encuentra ubicado en mayor proporción en los departamentos de Colón, Olancho, Gracias a Dios, Lempira y El Paraíso, según reportes periodísticos del año 2014. Del total del territorio que ya está identificado, cabe preguntarse: ¿Quiénes son los dueños de esa propiedad privada? ¿Fue adquirida de forma licita? Habría que ver si están ociosas, si son productivas o si están habitadas. ¿Qué pasa con el 45 % que aún no está identificado y que, en apariencia, es tierra de nadie?

Según estadísticas del 2018, el déficit de viviendas ronda en aproximadamente 1,200,000 de residencias en una población de 9 millones de habitantes. Del total del déficit de viviendas, cerca del medio millón no existen y el resto se encuentra en necesidad de reparaciones. La producción de granos básicos, pese a que se ha incrementado en los últimos años, aún no es suficiente para satisfacer la demanda nacional, lo que provoca que se importe cerca del 30% del consumo interno. En mayo del presente año, el sistema bancario reportó una liquidez de 120 mil millones
de lempiras. Según el comisionado del ente que rige a los bancos, éstos podrían operar favorablemente con el 50% de esa liquidez. El desempleo ronda el 7% y el sub empleo se ha elevado hasta el 44%.

Honduras cuenta con la tierra, el capital y los recursos humanos para ser una gran nación. Urge un ordenamiento territorial apegado a las necesidades de la gran mayoría de la población. Hay que poner a trabajar la tierra que está en manos de terratenientes, construir viviendas en tierras nacionales y proyectos de beneficio común en tierras ociosas. Se necesitan leyes que incentiven la producción agrícola con las facilidades de financiamiento a bajas tasas de interés y largo plazo. Hay que obligar a la banca privada a que facilite el crédito para la inversión. Honduras urge sobre todo de personas profesionales en la administración pública, que tengan como propósito central el bienestar de la mayoría de la población. Se necesitan profesionales en las diferentes áreas para administrar el país, que dominen el conocimiento para determinar la aptitud y dimensión de nuestras tierras. Se requieren profesionales con conocimiento de la justicia y las leyes. Son indispensables los profesionales hondureños cuya especialidad sea la economía orientada al bienestar del hondureño. No dudamos que estos temas, en un futuro no muy lejano, serán los principales en la agenda nacional, en lugar de temas como la reelección y la carrera electoral de cada 4 años. Estos últimos, a fin de cuentas, no pasan de ser temas de ambiciones personales y nunca colectivas.

Las opiniones vertidas en esta columna son responsabilidad única del columnista. El pulso comparte esta opinión para enriquecer el debate nacional sobre temas de importancia para la patria.