/¿QUIÉN LIDERA LA CARAVANA? DEPENDE DE A QUIÉN LE PREGUNTES.

¿QUIÉN LIDERA LA CARAVANA? DEPENDE DE A QUIÉN LE PREGUNTES.

Por Kate Morrissey | The San Diego Union Tribune

Después de que María Elena Benavides vio un aviso sobre un grupo de personas que salían de Honduras hacia la frontera de los Estados Unidos en octubre pasado, que se compartían en Facebook una y otra vez, decidió que era hora de irse.

Benavides, de 42 años, no había podido trabajar porque las pandillas rivales luchaban en el área donde ella vivía. Para escapar de la violencia y vivir en un lugar con una economía estable, huyó con su hija de tres años para unirse a la caravana.

“Vinimos aquí con un sueño positivo”, dijo Benavides, con un tono triste y pensativo.

Ella ha perdido la fe en ese sueño en las semanas que han estado atrapados en la frontera con una orientación limitada sobre a dónde ir desde aquí, dijo. Ella está pensando en volver a Honduras con la esperanza de encontrar un lugar para vivir que sea más seguro que la ciudad que ella dejó. No está segura de cuándo tomará esa decisión.

“Creo que este es el final”, dijo Benavides.

La experiencia le enseñó a no creer las cosas como aparecen, dijo. Muchos en la caravana han dicho que se sintieron engañados por los mensajes que recibieron en el camino sobre lo que les esperaba en la frontera de los Estados Unidos.

La caravana tenía líderes mientras viajaba hacia el norte, dijo Benavides, pero ella no los ha visto más desde la marcha del domingo a la frontera.

Aunque tenía familiares en los EE. UU. listos para ayudarla si se le permitía ingresar, no sabía cómo comenzar el proceso de solicitud de asilo o a dónde acudir para obtener información.

Obtener información precisa y útil para un grupo de más de 5,000 personas puede ser un desafío, y la estructura de liderazgo nebuloso de la caravana solo aumenta la dificultad.

La forma en que surgió la caravana y quién la llevó a su limbo actual depende de a quién le pregunte. Algunos dicen que no hay líderes, que la caravana actúa como un pueblo unido.

Otros dicen que solían tener líderes o aún los tienen, señalando a miembros de Pueblo Sin Fronteras, una organización que ha acompañado a caravanas de migrantes a la frontera de los Estados Unidos durante años y se unieron a este grupo cuando llegó a México, o representantes de caravanas que trabajan con el colectivo.

Mientras tanto, Pueblo Sin Fronteras ha negado categóricamente ser los líderes de la caravana, diciendo que el grupo trabaja para facilitar las conversaciones entre los miembros de la caravana para que la caravana pueda tomar sus propias decisiones. Pero el número de miembros de la caravana que conocen o participan en ese proceso de toma de decisiones es pequeño, admitió el miembro de Pueblo Sin Fronteras, David Abud.

Los miembros de la caravana que trabajan con Pueblo Sin Fronteras esperan organizarla lo suficiente como para poner fin a la confusión y hacer que un número creciente de personas opte por irse a casa. Esperan hacerlo sin ser etiquetados como líderes, preocupados de que tal movimiento pueda ser visto como una toma de poder por parte del grupo más grande.

Foto: AP

Los ingredientes de la caravana.

El 4 de octubre, el activista y periodista hondureño Bartolo Fuentes publicó un aviso en Facebook sobre la “Caminata Del Migrante” que saldría de San Pedro Sula, en el norte de Honduras, el 12 de octubre a las 8 a.m.

“Vamos a acompañar a estas personas”, escribió. “Es una pena que no haya instituciones en Honduras que puedan ofrecer apoyo para evitar que los migrantes se vayan sin orientación, para que no se pongan en peligro. Apoyemos al menos su salida. Denunciamos la terrible situación que vivimos en Honduras: desempleo, inseguridad, pobreza. Y aquellos contra quienes protestamos nos persiguen o disparan balas vivas ”.

El aviso que publicó fue viral y apareció en las noticias hondureñas. Fue este aviso el que motivó a muchos de los miles en la caravana, incluido Benavides, a unirse a ella.

Fuentes inicialmente acompañó a la caravana hasta que fue deportado a Honduras desde Guatemala el 19 de octubre. Salió de Honduras hacia fines de octubre y se encontró con la caravana nuevamente en la Ciudad de México, donde habló en una conferencia de prensa con su compañero periodista hondureño Milton Benítez, quien está Realizando un documental sobre la caravana.

“Las caravanas se organizan todos los días en honduras. Todos los días, grupos de 8, 12, 15 personas se organizan en diferentes vecindarios ”, dijo Fuentes, citando las estadísticas hondureñas de que 250 a 300 personas salen de Honduras diariamente. “Lo que molesta [al gobierno hondureño] es que [este grupo] se fue visiblemente”.

Aunque muchos han señalado a Fuentes como el organizador de la caravana, él lo ha negado repetidamente y, en cambio, ha culpado a Juan Orlando Hernández, como la razón del éxodo.

Hernández asumió el cargo en 2014 y fue reelegido hacia fines de 2017. Esa elección estuvo plagada de controversias, y la Organización de los Estados Americanos, que supervisó la votación, cuestionó su validez y solicitó una renovación. Más de una docena de personas murieron en protestas por el posible fraude electoral.

Los funcionarios de los Estados Unidos eligieron reconocer la victoria de Hernández.

La agitación política es solo una parte de las difíciles condiciones de vida en el país, que constituye un tercio de la región centroamericana conocida como el “Triángulo del Norte”. Su tasa de homicidios se encuentra entre las más altas del mundo y la corrupción entre los países. La policía y el poder judicial protegen a quienes cometen delitos en lugar de a sus víctimas, según un informe de 2018 de Human Rights Watch.

Foto: AFP

Liderazgo y organización

A medida que la caravana se dirigía hacia el norte, Pueblo Sin Fronteras organizó asambleas para ayudar a los migrantes a discutir opciones y decidir su próximo movimiento.

No está claro cuántos de los migrantes participaron. Cuando se les preguntó acerca de las reuniones, muchos de los hombres más jóvenes del grupo recordaron haber asistido y compartido sus opiniones. Las mujeres y los hombres mayores tendían a decir que pensaban que Pueblo Sin Fronteras estaba a cargo de dónde iban, aunque algunos estaban muy involucrados en las discusiones.

Abud, uno de los miembros de Pueblo Sin Fronteras que ha acompañado a la caravana, dijo que diferentes migrantes han asumido roles de liderazgo en el transcurso del viaje.

“El liderazgo siempre está cambiando y fluctuando”, dijo Abud. “Brindamos estabilidad para que ellos puedan organizarse”.

Luego de la manifestación en la frontera el domingo que llevó a un intercambio de gases lacrimógenos y rocas entre los agentes de la Patrulla Fronteriza y los migrantes, miembros de Pueblo Sin Fronteras junto con el periodista hondureño Benítez, ayudaron a un grupo de la caravana a organizar una conferencia de prensa. Los cinco oradores pidieron el fin de lo que llamaron deportaciones arbitrarias y manipuladas, un procesamiento más rápido del asilo por parte de los Estados Unidos y una comisión mexicana para negociar una solución permanente para los miembros de las caravanas, entre otras cosas.

Los cinco fueron elegidos por la caravana, dijeron, aunque Abud admitió más tarde que muchos en la caravana probablemente no sabían que la conferencia de prensa estaba sucediendo.

David Vásquez, un miembro de la caravana de Guatemala de 22 años, fue uno de los oradores. Dijo que debido a que habían estado viajando juntos durante un mes, los miembros de la caravana se conocían y organizaban juntos.

“Vamos a explicar la realidad que estamos viviendo aquí”, dijo Vásquez al enjambre de periodistas. “No somos líderes, solo voces del éxodo de los migrantes”.

Él ha estado trabajando con otras 50 o 60 personas como voluntarios para manejar diferentes tareas en el campamento, dijo, y también fue voluntario en el viaje para mantener al grupo organizado.

Se preocupa por la falta de información en el campamento y por aquellos que se sienten tan desesperados que deciden rendirse e irse a casa.

“Necesitan saber todo lo que sé”, dijo Vásquez. “Necesitan saber dónde están. Necesitan conocer sus derechos. Necesitan saber claramente a dónde van y qué quieren “.

Él cree que muchos en la caravana tienen casos que los calificarían para el asilo, pero no entienden cómo comenzar el proceso. Dijo que muchos de ellos tienen mala información, y está tratando de encontrar una manera de cambiar eso sin convertirse en un líder de facto.

Es importante para él que las personas discutan sus perspectivas y lleguen a un consenso, dijo.

“Así es como no hay líderes”, dijo Vásquez.

Foto: Whitney Godoy, el Perro Amarillo.

Perdiendo esperanza

Julio César Esquivel Contreras, un joven de 23 años de Guatemala con familia en San Diego, se unió a la caravana porque pensaba que estaba bien organizado. En el viaje, él siguió las instrucciones de las personas con chalecos que llevan megáfonos, dijo. No los había visto después de llegar a Tijuana.

Ha estado tratando de averiguar por sí mismo qué hacer con la guía de su tío, quien le ha traído comida desde el otro lado de la frontera varias veces.

Jonathan Pedneault, un investigador de Human Rights Watch que ha estado monitoreando las condiciones en Tijuana, dijo que hay mucha desinformación entre los migrantes, y el hecho de que muchos provienen de áreas rurales donde no tenían acceso a mucha educación solo hace más difícil ayudarles a entender su realidad.

“El proceso de asilo, que es complicado para personas como yo, es una abstracción para estas personas”, dijo Pedneault. “No vinieron aquí de mala fe. Estaban mal equipados para entender el proceso de asilo de los Estados Unidos”.

“Lo que tenemos ahora es una gran cantidad de personas que comienzan a darse cuenta de lo complicadas que son las cosas, y una administración que complica aún más las cosas”, agregó.

Ha visto muchas organizaciones que traen a abogados voluntarios para tratar de explicarles lo que les está sucediendo, pero todavía hay mucho trabajo por hacer.

“Es una tarea difícil, y en última instancia, la decisión es de ellos”, dijo Pedneault.

Un número creciente de miembros de caravanas han optado por inscribirse para regresar voluntariamente a sus países de origen o para obtener permisos de trabajo de un año en México. Muchos de los que han solicitado permisos de trabajo dicen que no tienen la intención de quedarse en México de forma permanente, pero que el trabajo les permitirá salir de las pésimas condiciones en el refugio improvisado mientras intentan descubrir su camino hacia adelante.

Algunos miembros de la caravana notaron que las personas con chalecos y megáfonos iban periódicamente al campamento en el complejo deportivo Benito Juárez en Tijuana para anunciar reuniones para tratar de organizar.

José Franco, un hondureño de 35 años, dijo que escuchó sobre las reuniones, pero no se molestó en ir.

“Pensé que solo habría lo mismo”, dijo Franco. “Cuando salí de mi país, vine con el objetivo de ir solo. Pensé que ir con la caravana ayudaría, pero era mentira “.