/¿QUÉ HAY DETRÁS DE LA RECIENTE CAÍDA DE LOS HOMICIDIOS EN EL SALVADOR?

¿QUÉ HAY DETRÁS DE LA RECIENTE CAÍDA DE LOS HOMICIDIOS EN EL SALVADOR?

En septiembre pasado, los homicidios en El Salvador bajaron a números no vistos en el país centroamericano desde que se suscribiera la tregua entre las dos pandillas más grandes del país en 2012, pero persisten los interrogantes sobre qué estará motivando la disminución de la violencia.

Las autoridades de El Salvador registraron 192 homicidios en septiembre de 2018, 57 por ciento menos que los 442 homicidios registrados en el mismo periodo de 2017, según un tuit publicado el 1 de octubre por el jefe de la Policía Nacional Civil (PNC) Howard Cotto.

Septiembre ha sido el único mes que termina con menos de 200 homicidios desde el final de una controvertida tregua entre las pandillas MS13 y Barrio 18 en 2012, que dio lugar un desplome temporal de los homicidios en aquella época, según una nota de La Prensa Gráfica. La tregua terminó después de alrededor de dos años, en 2014, luego de que el entonces presidente Salvador Sánchez Cerén se negara a continuar las negociaciones con las pandillas y en lugar de ello reubicara poco después a algunos de los líderes pandilleros en una prisión de máxima seguridad.

Las tasas de homicidios han exhibido una estabilidad relativa en 2018, pero los 2.560 homicidios registrados entre enero y septiembre marcaron un descenso de 11 por ciento con relación a los 2.889 homicidios registrados en el mismo periodo de tiempo en 2017, según Cotto.

En el pasado el gobierno atribuyó los repuntes de la violencia a las pandillas del país, aunque nunca se esclareció dicha conexión. Tanto las pandillas como los organismos de seguridad del país han sido responsables de una parte del desangramiento del país en los últimos años.

Pero las fuerzas de seguridad y los sospechosos de pertenecer a pandillas no son siempre los protagonistas de la violencia. En los primeros ocho meses de 2015, el 98 por ciento de las 3.828 víctimas de homicidios fueron civiles y no presuntos pandilleros ni miembros de los organismos de seguridad, según estadísticas de la Policía Nacional y del Instituto de Medicina Legal (IML) citadas por la BBC.

El descenso en la tasa de homicidios en El Salvador es sin duda una evolución positiva, teniendo en cuenta que el país del Triángulo Norte suele clasificarse entre los más violentos de Latinoamérica y el Caribe. Sin embargo, Cotto no explicó la causa de la reducción de los homicidios.

A continuación, InSight Crime analiza tres razones que podrían ayudar a explicar esa caída.

1. Mayor sofisticación criminal

Una explicación de la baja de muertes violentas podría ser la mayor sofisticación entre las pandillas notoriamente violentas del país, ahora que las autoridades han redoblado las medidas extraordinarias contra estas, se han visto forzadas a incursionar en otras actividades criminales.

“Lo que ha pasado es la consolidación del control de las pandillas en muchos lugares y comunidades, la sofisticación de las actividades criminales de las pandillas y el hecho de que las pandillas han pasado cada vez más a otras actividades diferentes a la extorsión”, comentó a InSight Crime en julio José Miguel Cruz, profesor de Florida International University, haciendo referencia a la caída de los homicidios desde 2015.

De hecho, varios operativos recientes en El Salvador revelaron que la MS13 ha desarrollado una estructura financiera sustancial en parte intentando expandirse a otras actividades criminales, como la venta de armas de fuego robadas y el narcotráfico internacional —aunque sin éxito— además de la extorsión, que ha sido históricamente la principal fuente de ingresos de esa pandilla.

Las nuevas fuentes de ingresos han obligado a la pandilla a sofisticarse más en los sistemas que usan para blanquear sus ganancias criminales, lo que también ha fortalecido su poder financiero al mismo tiempo que su control económico, social y político. Esta creciente sofisticación puede explicar la caída de la violencia, ya que esta es perjudicial para el negocio.

2. Época electoral

Con el inicio oficial de las campañas para las elecciones presidenciales de febrero de 2019, la reciente baja de los homicidios también puede tener que ver con los intentos de las pandillas del país de influenciar el resultado de las elecciones.

En el pasado, los grupos criminales de El Salvador se las ingeniaron para influir en el sistema político del país, negociando con los candidatos mediante la oferta de respaldo electoral a cambio de varios tipos de beneficios. Antes de las elecciones legislativas y municipales en marzo de 2018, el jefe Cotto, de la Policía Nacional, alertó sobre la infiltración de las pandillas en las elecciones municipales. Las pandillas pueden contribuir a reducir la violencia para los candidatos —hubo una disminución de los homicidios previa a las elecciones de marzo— a cambio de que se reduzcan las estrategias de mano dura en la lucha contra el crimen, por ejemplo.

Durante las últimas elecciones presidenciales del país en 2014, circularon varios videos en los que aparecían representantes de los dos principales partidos políticos, el Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN) y la Alianza Republicana Nacionalista (ARENA), comprometiéndose a pagar millones de dólares a miembros de la MS13 y de Barrio 18 a cambio de su respaldo político.

3. “Mano dura”

Las medidas extraordinarias contra las pandillas suelen ser blanco de críticas por lo cuestionable de su legalidad y por el riesgo de que los organismos de seguridad cometan abusos. Varias unidades de las fuerzas de seguridad en El Salvador han sido acusadas de perpetrar ejecuciones extrajudiciales de presuntos pandilleros e incluso de dirigir escuadrones de la muerte propios contra las pandillas.

Pese a esto, el Congreso de El Salvador aprobó recientemente una serie de medidas carcelarias extraordinarias que se habían aprobado inicialmente en 2016 y se habían prorrogado en múltiples ocasiones luego de eso, las cuales endurecieron de manera permanente las medidas de seguridad en los centros de reclusión. Esas medidas incluyen la facultad de las autoridades de cortar todas las comunicaciones hacia y desde las prisiones del país, entre otras.

El uso de teléfonos celulares es uno de los principales medios que tienen los líderes de las pandillas para coordinar la extorsión y demás actividades criminales con otros pandilleros en las calles. Aunque las pandillas no han perdido la capacidad de comunicarse dentro de las prisiones, el aislamiento de sus jefes tradicionales ha debilitado su capacidad global de comunicación.

La amenaza de no poder comunicarse efectivamente estando en prisión también puede tener un impacto en la manera como las pandillas ejercen violencia en las calles, y llevarlas a diversificarse hacia actividades criminales más sofisticadas.

Créditos: Insightcrime
Gráficos: La Prensa Gráfica