Honduras

POTENCIALES ESCENARIOS ALREDEDOR DEL PROCESO ELECTORAL

Por

el

Por: Tomas Andino Mencia

24 noviembre 2017

ESCENARIO 1: EL RÉGIMEN SE IMPONE SIN MAYOR RESISTENCIA

El primer escenario contempla la posibilidad de que el gobernante imponga su continuidad en el poder, sin resistencia popular de importancia, asimismo, que se produzca la pre-fabricada “derrota” electoral del movimiento opositor mediante el fraude.

El GOBIERNO HONDUREÑO Tiene control de las variables claves del proceso electoral y los movimientos por adelantado que está haciendo, como crear un ambiente psicológico favorable a su triunfo y de repudio a la oposición con los falsos positivos.

La OPOSICIÓN BURGUESA No ha hecho lo necesario para ganar. Teme impulsar la movilización popular. Le ha dejado el terreno libre a JOH.

El GOBIERNO NORTEAMERICANO Pese a su ambigüedad en los hechos apoya la gestión de JOH y permitirá su imposición.

Las BASES POPULARES Tienen animo combativo, pero están muy controladas por la cúpula de la Alianza Opositora y esta no está interesada en meterle crisis al proceso electoral.

ESCENARIO 2: EL RÉGIMEN, SINTIÉNDOSE PERDEDOR, A PESAR DEL FRAUDE, INTENTA BOICOTEAR EL PROCESO ELECTORAL

Un segundo escenario es que el gobierno, al verse electoralmente perdido al no funcionarle como quisiera el fraude montado, desate una fuerte violencia política, que justifique la intervención de las Fuerzas Armadas y cree un caos que haga anular el proceso electoral, creando la sensación de que fue obra de “venezolanos”.

Esto podría tener dos consecuencias:

1) Que mediante un recurso legal se fuerce una declaratoria de nulidad del proceso electoral, con este antecedente, para lo cual tienen el TSE y el mecanismo judicial a su favor.

2) Se prolongue su gobierno hasta que la crisis no se solucione. Sin embargo, eso desataría una confrontación de inimaginables consecuencias.

El GOBIERNO HONDUREÑO Ha preparado las condiciones psicológicas sobre la “injerencia venezolana” curándose en salud de una muy probable derrota en las urnas.

El GOBIERNO NORTEAMERICANO En caso extremo intervendría a través de la OEA para apaciguar las aguas, con respaldo norteamericano.

La OPOSICION BURGUESA Reaccionaria defensivamente, negando ser responsable de la agitación, pero no podría detener una iniciativa al nivel del TSE y de la CSJ.

En las BASES POPULARES Habría confusión, pero si la situación se percibe una maniobra puede estallar la ira popular.

ESCENARIO 3: REACCION DESORGANIZADA DEL PUEBLO PRODUCE RESPUESTA REPRESIVA

Un tercer escenario es que la base popular, indignada por el fraude durante el proceso o por un resultado que considere inverosímil, rompa el miedo y los límites impuestos, y salga a luchar contra el fraude y contra el gobierno.

Si dicha movilización no es organizada sino espontanea, y no crea sus estructuras autónomas de lucha, puede ser abortada o domesticada por sus dirigentes más temerosos (generalmente de cúpula), para evitar su radicalizacion, como le ocurrió al movimiento de indignados y a la misma Resistencia popular.

Pero la respuesta represiva de las FFAA no seria moderada sino drástica, incluyendo la restricción de libertades (estado de sitio).

El GOBIERNO: En este escenario el control político de los mecanismos claves del proceso electoral se vería amenazados, entonces el régimen recurre a la represión, suspensión de garantías y el adelanto de las formas dictatoriales que tendrá. El gobierno ya está preparado para eso, y activara la respuesta represiva de inmediato, aprovechando aplastar a los sectores más radicalizados y así cercenar la cabeza de la oposición popular al largo plazo, adelantando sus rasgos dictatoriales tempranamente.

Las BASES POPULARES: Pueden ocurrir explosiones espontáneas de ira popular, pero localizadas en ciudades o regiones, mientras el conjunto del movimiento popular permanece bajo control de los dirigentes opositores moderados.

La OPOSICION BURGUESA: En este escenario no puede esperarse que, ante una movilización espontanea de las masas populares, la Alianza de Oposición va a estimular al movimiento popular, sino que intentara detenerlo o abortarlo, como hizo en la Resistencia popular contra el Golpe, o ante el fraude de 2013. Al lograrlo, la maniobra del régimen se consolidaría y la oposición solo hará llamados “a la calma” mientras que la represión se desatara contra quienes haya osado levantarse.

El IMPERIALISMO no modificara su prioridad de apoyar a JOH por una eventualidad como esta (levantamiento popular controlado).

ESCENARIO 4: INTERVENCION GRINGA PARA DESACTIVAR FRAUDE

Un cuarto escenario, es que en un contexto de expresiones masivas de inconformidad popular, como en el escenario 3, el imperialismo presione de tal manera a JOH a que no implemente su mecanismo fraudulento o que “corrija” la emisión de resultados fraudulentos, para que no se burle la voluntad popular, en previsión de que la imposición haga estallar la violencia política en el país y desestabilice al gobierno.

Las BASES POPULARES: El descontento popular estalla y no se contiene localmente, sino que se generaliza y comienza a atemorizar a la burguesía y al imperio.

El GOBIERNO NORTEAMERICANO Preocupado por la estabilidad de sus intereses en el país, el gobierno gringo intercede para presionar al gobierno que ceda. El mecanismo que podría utilizar es el chantaje de los juicios en New York, la asfixia económica y el aislamiento político diplomático.

El mecanismo del recambio puede ser diverso: Desde la incidencia para que el TSE permita el gane y no se produzca el “apagón” electoral, hasta una presión de las FFAA. En este escenario, la carta de garantía serian las Fuerzas Armadas, que podrían intervenir para influir para que el cambio de timón se haga en orden.

El GOBIERNO DE HONDURAS: Debido a su involucramiento en el narcotráfico y corrupción, el gobierno es vulnerable a la presión imperial.

La OPOSICIÓN BURGUESA Apoyaría tal injerencia pues no es antinorteamericana y le favorecería.

QUINTO ESCENARIO: MOVILIZACION POPULAR AUTONOMA Y GENERALIZADA, DERROTA LA DICTADURA

Finalmente, un quinto escenario, no imposible, es que el fraude provoque una respuesta popular que comience siendo localizada y temporal pero que genere una reacción en cadena por todo el país, y se sostenga a pesar de la represión y de las maniobras conciliadoras de sus dirigentes, de manera que se vuelva un movimiento nacional sin control, capaz de echar al traste con las intenciones de JOH de reelegirse.

Las BASES POPULARES: Así como en el escenario anterior, el movimiento popular seria el factor clave. Nos referimos a un movimiento de bases que no pueda ser controlado e incorpore masivamente al pueblo a la resistencia y por echar fuera al gobierno. Condición para su triunfo es que la vanguardia popular de ese movimiento construya nuevas estructuras dirigentes que superen a las dirigencias conciliadoras o traidoras. Si eso ocurre, la crisis puede escalar a niveles de movilización superiores, y coronarse con el triunfo sobre el régimen.

El GOBIERNO: La respuesta natural del régimen será la represión, pero como esta no podrá ser efectiva a la escala convencional, puede derivar en un estado de excepción, local, regional o nacional. De ocurrir esta respuesta represiva, la movilización popular tendera a profundizarse, trayendo a la memoria colectiva la resistencia popular al Golpe de Estado. Acorralado por una movilización incesante, la solidez del bloque del poder puede evidenciar discordancias y desavenencias internas frente a la crisis, haciendo posible la fractura del régimen, antes de que este sea echado por el Pueblo.

El enfrentamiento del ejercito con el pueblo puede animar a sectores que ya están descontentos en las Fuerzas Armadas y en la Policía, a rebelarse al gobierno, negándose a reprimir o sumándose de alguna forma a las protestas.

La OPOSICION BURGUESA Si el levantamiento popular es lo suficientemente fuerte y extendido, y supera los primeros intentos conciliadores de la burguesía opositora, esta podría verse obligada a ponerse a la cabeza de un movimiento de resistencia nacional, solo para impedir que una estructura independiente se haga fuerte en medio del mismo y termine por sacarlos del juego.

En ese caso, la burguesía opositora se pondría a la cabeza, pero buscando calmarlo y hacerlo volver a las aguas de la conciliación con el régimen. Competiría con estructuras creadas para la lucha por las bases.

El GOBIERNO NORTEAMERICANO: Si se sale de control la situación para el régimen, el imperio puede verse obligado a replantear su política de apoyo a JOH y presionar para que el candidato liberal, Luis Zelaya, que es su segunda opción, sea instalado en el gobierno.

Pero si este no da el ancho, aún le queda la carta de Nasralla, quien podría ser una opción de recambio, aunque no la más deseable para el imperio, debido a la dependencia que este tiene de la estructura de LIBRE.

Este último es el escenario deseable, pero tiene como condición que las bases populares no se dejen domesticar por sus dirigentes tradicionales cuando las llamen al orden, y que se organicen autónomamente para luchar contra el régimen.

Acerca Invitado

Las opiniones vertidas en esta columna son responsabilidad única del columnista. El pulso comparte esta opinión para enriquecer el debate nacional sobre temas de importancia para la patria.

Recommended for you