/¿POR QUÉ SUBEN LOS COMBUSTIBLES?
Foto: Creative Commons

¿POR QUÉ SUBEN LOS COMBUSTIBLES?

Desde hace un par de años el precio de la gasolina tiene una tendencia a aumentar su precio todos los lunes, todos se preguntan el por qué de los constantes aumentos, las insignificantes bajas en los precios -cuando las hay- y la opinión pública estalla en una chispa que se mantiene toda la semana hasta el próximo aumento; pero en realidad si hay una causa para que el combustible aumente de esa forma, todo tiene una explicación.

Julio Raudales, presidente del Colegio de Economistas de Honduras (CEH), nos explicó las razones porqué, los cómo y las causas que generan el aumento a los combustibles. Raudales atribuye como una de las causas al incremento en el precio de los combustibles, a que no se tiene un impuesto porcentual sino un impuesto fijo. No importa el valor del galón del tipo de gasolina que se compre, el impuesto siempre es el mismo:

1.41de dólar (L.33.63)  la gasolina superior.

1.25de dólar (L.29.81) la gasolina regular.

0.86 de dólar (L.20.51) por el diésel.

Este es un factor importante en el comportamiento de los precios de los combustibles. Al devaluarse la moneda (como ha venido sucediendo en las últimas semanas) el valor en lempiras que se paga en impuestos tiende a subir.

Quizás le interese ver, en entrevista a Julio Raudales, el por qué de la devaluación de la moneda:

¿Qué es lo que hace que suba el combustible?

Fundamentalmente es el valor al que nosotros compramos el combustible ya elaborado, porque nosotros no compramos petróleo, cuando nos dan el precio del barril de petróleo nos dan poca cosa, porque nosotros compramos combustible ya elaborado, que es refinado en el golfo de México o en el caribe.

Raudales también explica que los importadores tienen mercado libre no controlado y que puede comprar donde le vendan más barato, ya sea en el golfo de México o en otro lado, pero tiene esa libertad de mercado y puede jugar con los precios. Ya en Honduras, al gasolinero y al transportista si le fijan un precio y el gobierno le establece y controla un margen de ganancia.

Un factor que influye en el aumento es a cuánto se compra el combustible refinado, otro factor determinante es el impuesto (el más alto de Centroamérica) y esto afecta más a medida se devalúa el Lempira.

El precio del valor del barril de petróleo es un factor un tanto subjetivo, como explica Raudales, hace 10 años el valor del barril era de 100 dólares, pero el valor de galón de gasolina era de 50 a 60 Lempiras, ¿por qué ahora que el barril de petróleo es más bajo en comparación con una década atrás el precio del combustible es más caro? Respuesta: Antes los impuestos eran más bajos.

En Honduras a partir del 2013 en una incontinencia (para usar un eufemismo que no altere la consciencia colectiva) legislativa se incrementó el impuesto sobre ventas (ISV) en alrededor de 30 centavos, pero como cuenta Raudales, ese –digamos- pequeño porcentaje tiene un efecto.

También en Honduras entre el 2005 y el 2011 no se pagó deuda externa, eso provocó un espacio fiscal que -en teoría- iba a ser utilizado en la estrategia de reducción de la pobreza; pero no fue así, ese dinero que el Estado dejó de cancelar fue usado para subsidios a la energía eléctrica y los carburantes (entre otros), eso permitió una estabilidad -ficticia- en el comportamiento de los precios de los combustibles, a pesar de la volatilidad en Medio Oriente.

Vea además:

¿Por qué son tan caros los impuestos al combustible en Honduras?

La respuesta del gobierno es porque Guatemala y en El Salvador tienen liberado el consumo de los carburantes y aunque la medida ayuda en poco tampoco pagan un impuesto tan caro, otro factor a tomar en cuenta es que toda la canasta de consumo paga impuesto sobre ventas, en Honduras alrededor de 130 productos están exentos de pagarlo.

Una Petición del Colegio de Economistas de Honduras -continua Raudales– ha sido la reelaboración de la política fiscal del gobierno. Muchos estudios de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (UNAH), del Banco Mundial (BM), el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL) indican que la política fiscal hondureña es sumamente inequitativa, que atenta contra la gente más pobre y beneficia a la gente más rica; hay una cantidad de exoneraciones en el país de gente que está exonerada de pagar impuestos y eso no es justo porque es gente que tiene dinero, eso no es de ahora, es un tema histórico en el país y hay que revisarlo.

Un dato a tomar en cuenta, que desde el año 2000 al 2017 el gasto social del país se ha duplicado, ha crecido más que en el resto de Centroamérica, los sectores: educación, salud, vivienda social, seguridad social ha crecido pero la pobreza no ha disminuido.

Según datos oficiales, Honduras está teniendo un crecimiento económico positivo en comparación con Centroamérica, que en los últimos tres o cuatro años ha tenido un crecimiento de 3.5%. Honduras, el año pasado tuvo un crecimiento de 4.8% pero eso -explica Raudales- “no es suficiente para que la pobreza se reduzca sustancialmente, para que eso suceda se necesitan tres cosas:

Crecer -por lo menos- en 6 o 7% durante 10 años seguidos, así va a haber reducción de la pobreza.

Mientras tanto se espera una rebaja en los precios de los combustibles para la semana que viene, pero aún no se establece una fórmula o un proceso para mantener una estabilidad en el movimiento de los combustibles.