Honduras

Polémica en el nuevo Mercado Municipal de Danlí

el

“Nos prometieron ser propietarios de nuestros puestos en la nueva terminal y Mercado Municipal de Danlí. El Alcalde de la Corporación Municipal de la Ciudad de Danlí, Ramiro Adalid Chacón Ferrufino, asegura que el gobierno de la República se comprometió con ellos, que tendrían prioridad por derecho adquirido por la antigüedad de vender en el mercado y en la vieja terminal de la ciudad, pero ahora que el proyecto se está desarrollando con Coalianza en una alianza público-privada y la empresa constructora Celaque, violan los derechos de vender y ser prioritarios por tener más de 30 años de antiguedad”, cuenta Leticia Núñez, vendedora del mercado de la terminal de Danlí.

“Ahora los locales se están vendiendo a gente poderosa de Danlí y Tegucigalpa, ahora resulta que el proyecto no es solo de los locatarios que tenían puestos en la antigua terminal, sino para el que pueda pagar el precio, el que no puede que se haga un lado, porque son para los que tienen dinero”, relata Leticia Núñez.

4

Leticia Nuñez. Secretaria de la Asociación de Vendedores de Mercado de Danlí.

“El problema es que no fue socializado, debió haberse hecho un estudio socioeconómico de acuerdo a nuestra capacidad de pago, con ese ese estudio no tendríamo este problema”. Leticia relató que se levantaron unas encuestas pero que se adulteraron las cifras, porque ellos pagaban L. 1,500.00 (mil quinientos lempiras) mensuales, lo que es mentira porque solo pagaban 10 lempiras diarios.

Se les engañó para sacarlos de donde se construye el proyecto, afirma Núñez, porque se les prometió regresar y dar prioridad a las personas de la tercera edad y madres solteras, porque era una obra de justicia social pero ¿Dónde está la justicia social?, se pregunta, porque lo que ven es la ley del que más puede y el que no tiene que se haga a un lado.

Con tristeza en su mirada cuenta Leticia, que ellos viven de las ventas diarias. Ella afirma que los han llevado al fracaso y han tenido que cerrar los puestos, y que el alcalde se hace de la“vista gorda” (no le da importancia). Describe además que el lugar es parecido a un corral lleno de basura y lodo, que los han marginado.

La única forma de poder comprar un puesto es que el presidente los apoye, porque fue él quien firmó el decreto y les prometió tener prioridad. Expresó Leticia. Según la dirigente del Mercado Municipal, ellos sólo piden que se cumpla lo que se les prometió: que iban a regresar, que tendrían prioridad y que se respete el decreto No. 38 – 2016 del Poder Legislativo que se publicó en La Gaceta. Porque se les está violando el derecho que tienen como vendedores. Manifestó que el alcalde es responsable porque vendió el terreno que les correspondía por derecho a posesión por más de 30 y 35 años de estar laborando en el lugar.

A los respresentantes de Coalianza cuando se les pregunta o se les cuestiona, la única respuesta que nos dan es que ellos solo son estructuradores, pero cuando el tema es sobre la compañía Celaque si meten las manos y los representantes de la constructora asisten a las reuniones, pero es poco lo que aportan, se comportan al margen del problema.

“El precio es altísimo L. 34,000.00 (treinta y cuatro mil lempiras) el metro cuadrado, para un vendedor de escasos recursos que subsiste de la venta diaria es inalcanzable”, expresó Leticia, quien se dedica la venta de abarrotería. “De que sirve que el presidente firmara un compromiso en el que nosotros íbamos a ser los dueños de los locales y no tenemos capacidad de pago”, lo considera algo ilógico. El valor de un puesto es de: L.408,000.00 (cuatrocientos ocho mil lempiras), solo el capital, agregándole el interés por 20 años suma la cantidad de L. 979,000.00 (novecientos sesenta y nueve mil lempiras), significa que se paga más intereses que el valor del capital- contó Leticia consternada.

3

Afiche de promoción de Coalianza del nuevo mercado.

Solo el gobierno puede ayudarlos, bajándole el precio y eliminando el interés. No quieren que se les regale nada aunque tributaron por muchos años sin ser retribuidos.

“No estamos pidiendo nada regalado, pero queremos que el precio sea justo, no queremos ser estafados”, con determinación dice que van a luchar porque se les respete su derecho a tener un puesto para vender en la nueva terminal.

Leticia no concibe que la compañía Celaque, traída del departamento de Lempira, se haga rica en su ciudad de Danlí, a costa de los pobres  “no se pueden lucrar de nosotros, somos de escasos recursos.” comenta Leticia

Relató además que la trama para despojarlos del terreno, que el alcalde vendió fue así: primero fue la licitación, la ganó una empresa constructora llamada Flefil, que desapareció cuando vieron que se estaban levantando por el precio excesivamente caro. No saben si era una empresa de maletín que solo quería ganarse los 4 u 8 millones de Lempiras o era la fachada para que apareciera la verdadera compañía, la que estaba detrás de todo: Celaque, cuyo propietario es el señor Emilio Hércules, del departamento de Lempira, supuestamente hermano del Presidente de la República.

Leticia detalló que los puestos son construidos con paredes de bloque, piso de concreto o cemento, además que las paredes divisorias serán compartidas y de tabla yeso, ellos solo van ser propietarios del portón y el piso.

Como dirigentes vinieron desde Danlí a esta ciudad capital, motivados por el dolor de muchas personas que no saben que va pasar con sus vidas, ante la situación, muchos lloran porque no tienen qué comer y en Danlí no hay trabajo. Yo de esto vivo, es mi única fuente de ingresos, soy madre, mantengo tres hijos, de allí comemos con mi esposo, porque en Danlí no hay trabajo, dijo, con lágrimas en sus ojos y la voz entrecortada. Somos doscientas familias, eso sin sumar a los vendedores ambulantes. Miguel Gámez presidente de CAOLIANZA contó que los puestos eran para los locatarios y vendedores ambulantes, en qué cabeza cabe, dijo Leticia, que un vendedor ambulante va tener para pagar 34 mil Lempiras por metro cuadrado,  es una gran mentira.

1

Fachada Posterior Propuesta Mercado de Danlí.

Para la dirigente de la Asociación de Vendedores de la Terminal y Mercado de Danlí, lo que han buscado es llenarse los bolsillos a costa de unas cuantas personas que si pueden pagar, porque los que no pueden están amenazados con llevarlos fuera de la cuidad, hacia la salida de Jamastrán donde no hay actividad económica. “Los jardines y guarderías de las que habla Coalianza son una mentira, porque solicitaron información para saber de esas iniciativas, si en realidad  existian y les fue negada” denunció Leticia Núñez, dirigente de los vendedores de Danlí en el Oriente del país.

Carlos Medina. Presidente Asociación de Vendedores de Danlí.

Carlos Medina explicó que para conocer el precio del metro cuadrado de construcción en la zona contrataron a un ingeniero que les hizo un estudio del costo del metro cuadrado y el resultado es que vale 12,881 Lempiras, dando el mantenimiento por 20 años el precio sube a 18 mil lempiras el metro cuadrado.

Pero en la misma área geográfica donde se construye la terminal se han construido edificaciones para fines similares, con materiales más estéticos y mejor calidad como piso y cerámica, las paredes repelladas, almacenes, sanitarios, la compañía Celaque les cobra casi el 100% más del precio de la zona, por eso exigen que se investigue porque no lo consideran posible.

Además Medina agregó que están perforando un pozo sin que haya un estudio del suelo para determinar la calidad del agua, si es apta para el consumo humano, considerando que el sitio en el pasado ahí se almaceno maquinaria pesada automotriz y hubo derrame de aceite y diésel que pudo penetrar el suelo y no se hecho tampoco estudio de las condiciones físicas geológicas del suelo, si hay residuos de los líquidos derramados que son derivados de petróleo, y las agua subterráneas pueden estar contaminadas

Acerca Redacción

Recommended for you