/“SI SE HACE UN MAL DRAGADO Y SE CONTAMINA EL GOLFO DE FONSECA, AGUANTAREMOS HAMBRE”
Moisés Osorto coordina una de las pocas asociaciones en las que se organizan los pescadores artesanales del sur de Honduras. Fotografía: Nincy Perdomo.

“SI SE HACE UN MAL DRAGADO Y SE CONTAMINA EL GOLFO DE FONSECA, AGUANTAREMOS HAMBRE”

Moisés Osorto, presidente de la Asociación de Pescadores del Golfo de Fonseca (Apagolf).

Por Rodrigo Baires Quezada.

Moisés Osorto nos recibe en la comunidad los Coquitos, un variopinto conjunto de casas de madera, lámina y cemento a pocos kilómetros de las aguas del golfo de Fonseca. Un día atrás, en una corta comunicación telefónica, mostró el interés de hablar sobre sus preocupaciones por la posibilidad de un dragado en las aguas del golfo y sus repercusiones en la pesca artesanal de la zona.

Osorto dijo que habla por los 592 asociados de Apagolf, ubicados en comunidades como El Guapinol, El Cedeño, Punta Ratón, Pueblo Nuevo, por mencionar algunas. “Pero no son 592 personas, sino que esto se extiende a casi tres mil familias”, asegura. Hablar de una posible contaminación por un dragado mal hecho en el golfo de Fonseca representará en el futuro un problema ecológico, económico y social. “Hablamos de lo que comemos, esto se puede convertir en un problema de seguridad alimentaria”, dijo.

“La última vez que hubo un pequeño dragado, el camarón se avientó (sic). Con el lodo que sacan del fondo se amenazan las especies nativas de camarón y peces, pero también de curiles y cangrejos, que también se afectarán, afectando a los pequeños productores y a los pescadores artesanales que literalmente de eso vivimos, porque de eso comemos”, arranca Osorto, sin mucho preámbulo.

¿Cómo afectará esto la economía doméstica de la zona?

Sin pesca, toda la economía de la zona se ve afectada. Hay una cadena de valor que depende de la pesca artesanal: sin una buena producción, no hay alimento y baja la economía de las comunidades. Ahora estamos mal y lo he venido diciendo desde hace ratos. Y para rematar, no salen con este dragado que podría arruinarnos más. Si los peces y los mariscos se escasean, tocará buscar otras formas de vivir. Par algunos será arriesgarse a ir a derrumbar un árbol de mangle o cruzarse la frontera para pescar.

Familias enteras se dedican a la actividad de la pesca artesanal, desde sus integrantes más jóvenes hasta los más viejos. Fotograma: Nincy Perdomo.
Familias enteras se dedican a la actividad de la pesca artesanal, desde sus integrantes más jóvenes hasta los más viejos. Fotograma: Nincy Perdomo.

¿Un mejor puerto no traerá más desarrollo a la zona por más empleo o turismo?

Viéndolo como hondureño es muy bueno, pero la verdad es que es solo para los grandes empresarios interesados en atraer barcos de gran calado. El puerto no podría absorber a tres mil personas sin estudios que solo saben pescar. ¿Nos darán trabajo a todos los pescadores? No creo, el pescador siempre queda de lado. ¿Turismo? ¡Usted vendría de turista a una zona contaminada a comer mariscos con metales pesados! Tenemos que aprender a hablar de economía azul sostenible.

¿Qué es la economía azul sostenible?

Básicamente es planificar y administrar de manera eficaz el espacio marino y todos sus recursos para el beneficio de todos, y poder cambiar la realidad que vive el pescador.

¿Cómo vive un pescador el día a día?

El pescador vive por debajo de la pobreza que pude encontrar en el resto del país. Si no hay captura, pesca, no hay comida.

Dibuja una realidad casi de caza y recolección, una economía casi de la edad de piedra.

Puede ir a ver tres o cuatro casas de la comunidad donde no hay fogón encendido porque no hay comida. Aquí se vive con un dólar diario o menos. Y mire después a las pulperías, si no hay pesca, no hay ventas. Cuando hay pesca, toda la economía de la comunidad se fortalece porque hay dinero para vender y para comprar. Si no, no. piense en el que vende hielo, el de los plomos y el sedal, en todos.

Los pescadores artesanales invierten en lanchas, combustible para su motores, redes y otros insumos para realizar sus faenas. Fotograma: Nincy Perdomo.
Los pescadores artesanales invierten en lanchas, combustible para su motores, redes y otros insumos para realizar sus faenas. Fotograma: Nincy Perdomo.

¿Todo el mundo vive de la pesca artesanal? ¿No hay cultivos de subsistencia?

Hay poco. Pero esta tierra no es buena para eso. Y también hay gente que trabaja en la industria acuícola, pero es más o menos el 20% de la población de las comunidades. Y si se afecta a la industria tendrán que venir los recortes de personal. También está el melón y la caña de azúcar, pero eso solo es por meses de cosecha, el resto del año es poco el trabajo que dan.  Ahora, como le dije, piense en los que venden combustible, hielo y otros insumos. La preocupación por una posible contaminación es de todos.  Por eso hay que cuidar el manglar, porque el mangle es el pulmón del golfo.

Usted nos habla de un escenario horrible ante un mal dragado; pero, ¿oficialmente les han dicho algo del dragado?

Nada. Ninguna autoridad se ha acercado a decirnos algo. Cuando escuchamos del dragado, hablamos con Fundasur para saber qué sabían ellos. Y lo que encontramos fueron las mismas preocupaciones y temores.

¿Qué buscan como sector de pesca artesanal en el golfo de Fonseca?

Lo que estamos planteando es alzar nuestra voz, porque vemos que al gobierno solo le interesa un sector de la gran empresa, los que ganan con barcos de gran calado; no así los pequeños productores ni las comunidades que se quedarán sin trabajo y sin alimento.  El golfo es el que genera divisas y empleo, pero también dinamiza la economía de la zona: si no hay dinero en la zona pierde el que vende la gasolina, el hielo, la señora de la pulpería, pierden todos. Aquí, el problema ambiental se convertirá en un problema social.

La pesca artesanal es la responsable de suplir la demanda de pescado en los establecimientos turísticos del sur del país, ubicados en su mayoría en San Lorenzo, Valle., además de alimentar las familias de las comunidades pesqueras. Fotograma: Nincy Perdomo.
La pesca artesanal es la responsable de suplir la demanda de pescado en los establecimientos turísticos del sur del país, ubicados en su mayoría en San Lorenzo, Valle., además de alimentar las familias de las comunidades pesqueras. Fotograma: Nincy Perdomo.

¿Se oponen al proyecto de dragado del canal del puerto?

No es que nos opongamos. Lo que pedimos es conocer todas las consecuencias de un proyecto como este, porque creemos que afectara el manglar. La gente no recuerda muy bien lo que pasó cuando hubo un pequeño dragado hace como 15 años, ¡el camarón se “avientó”! (sic), todo se secó, le digo.

¿Todo se seca?

Sí, el mismo lodo, por los metales pesados que tiene, puede secar el mangle, que es el pulmón del golfo de Fonseca. Lo que pedimos es que se haga un estudio de impacto ambiental serio, hecho por personas serias que no puedan ser sobornadas por algún sector interesado. Y luego, que el proyecto sea consensuado con las comunidades y con los líderes de los sectores que se verán afectados.

¿Todos los líderes? ¿Incluyendo a los empresarios que se verían beneficiados?

Sí, con todos. Así todos podemos exponer nuestras dudas. Entendemos que un puerto es un proyecto de nación, pero no creemos que se tenga que beneficiar a algunos, los grandes, mientras los más pequeños somos condenados a morir de hambre.

¿Y si el proyecto es acompañado de obras de mitigación?

Ye en el pasado prometieron obras de mitigación, dinero para obras sociales, pero mire a su alrededor como viven estas comunidades. Se puede dar cuenta que no se hizo nada para cambiar la realidad de los pescadores.

Los pescadores artesanales se ven obligados a cruzar la frontera marítima en busca de mejores bancos de pesca, pero muchas veces son capturados por la Fuerza Naval nicaragüense. Fotografía: Nincy Perdomo.
Los pescadores artesanales se ven obligados a cruzar la frontera marítima en busca de mejores bancos de pesca, pero muchas veces son capturados por la Fuerza Naval nicaragüense. Fotografía: Nincy Perdomo.

Para entendernos mejor: ¿la vida del pescador se puede resumir como “coyol quebrado, coyol comido”?

Así es, cuando hay se come y cuando no, se aguanta hambre. Sí se hace un mal dragado y se contamina el golfo de Fonseca, aguantaremos hambre. Recuerde que con el dragado se remueven minerales y sustancias que están en el fondo del golfo y parte de ello quedará en la carne de las especies y si comemos de ellas, estos metales entrarán en nuestro cuerpo. Entonces hablamos de un tema de seguridad alimentaria. Sería un nuevo problema más para la población de esta zona.

¿Un problema más para el sector?

Sí, recuerde tenemos un problema con la pesca y las fronteras. Al seguir las manchas de peces, uno termina en Nicaragua y vienen las capturas y los decomisos de equipamiento; y la Naval Hondureña, bien gracias, ellos no nos cuidan. También estamos peleando desde hace años que no nos cobren los impuestos por el combustible por el uso de carreteras. Pero ni apoyo del presidente del Congreso, que es de esta zona, hemos tenido. Esta es nuestra historia, aquí nos enteramos cuando el daño ya está hecho y no hay peces y no hay comida. ¡Eso tiene que cambiar! Pero mejor pregúntele a la gente, ellos le contarán mejor.