/NUEVA AGRESIÓN A LA PRENSA EN HONDURAS
4aff8440-fc1b-4ae6-b1ed-573d20b03239

NUEVA AGRESIÓN A LA PRENSA EN HONDURAS

Todo indica que la policía nacional, por muy depurada que esté, no logra comprender el oficio de los y las periodistas. Nuevamente agentes de la policía agreden a una comunicadora que estaba ejerciendo su trabajo, esta vez la periodista del Comité por la Libre Expresión (C-Libre), Gissel Grandez.

En el video se ve claramente que el objetivo del ataque a la periodista Grandez no era otro que impedirle su labor informativa, uno de los agentes incluso decía que debían quitarle la máscara de protección para que “trague gas”. Gissel Grandez estaba cubriendo la represión en contra de estudiantes universitarios y la policía, como los estudiantes y todos los actores políticos del país le merecen respeto a su trabajo.

Igualmente, el reportero gráfico de El Heraldo, Emilio Flores, recibió agresiones por parte de la policía mientras hacía su cobertura periodística.

Hace una semana el camarógrafo Engel Padilla, de canal 11, fue agredido por elementos de la policía nacional. Su agresión también consta en videos y queda claro que la policía busca impedir que los periodistas hagan su trabajo.

Anteriormente nuestra periodista Nincy Perdomo fue agredida por una tanqueta que disparó agua en contra de ella, con el propósito expreso de dañar su equipo de trabajo.

La agresión a la prensa, sea del medio que sea, debe preocuparnos a todos en el país.

Nuevamente la Secretaría de Seguridad emite un comunicado. Nuevamente las mismas frases, la misma retórica vacía que no dice nada, que culpa del actuar a los agentes sin reconocer que es una forma de operar de la policía, de la institución que deja claro a la ciudadanía que no piensan respetar el derecho de informar que el periodismo ejerce.

La periodista  Gissel Grandez estaba debidamente identificada, es una profesional de un medio reconocido en el país. Eso se ve en el mismo video, que la policía descalifica llamandolo “aficionado”.

Nuevamente la Secretaría de Seguridad afirma hará una “investigación de los hechos para determinar el grado de abuso y deducir la responsabilidad de los agentes participantes”.

Pero la responsabilidad no es del agente, que actúa conforme al entrenamiento que recibe. La responsabilidad debe caer contra los jerarcas, que promueven una forma de actuar contra la prensa que atenta contra la Libertad de Información del pueblo hondureño.

Captura de pantalla 2018-08-02 a la(s) 12.16.13

 

Óscar Estrada (Honduras, 1974). Es guionista, novelista y abogado. Productor de radio novelas y documentales sociales. En 2008 dirigió el largometraje «El Porvenir». Ha publicado los libros «Honduras, crónicas de un pueblo golpeado» (2013), la novela «Invisibles» (2012) y más recientemente su colección de cuentos «El Dios de Víctor y otras herejías» (2015). Fundador de la revista «Lastiri». Actualmente dirige la editorial con sede en Washington D.C. Casasola LLC.