Nuestras limosnas ¿Al servicio y beneficio de quién?

Un usuario de Facebook hizo viral una imagen donde se observa dos vitrinas o “estand” para recolectar fondos, uno de la Fundación Suyapa y otras para promover una maternidad responsable. En la vitrina de Fundación Suyapa se observa casi repleto de dinero proveniente de personas que dispusieron dar uno o varios lempiras, mientras la que promueve la ayuda a madres que están en la etapa de lactancia se encontraba prácticamente vacía. La publicación con la...
Redaccion 2febrero 21, 2020

Un usuario de Facebook hizo viral una imagen donde se observa dos vitrinas o “estand” para recolectar fondos, uno de la Fundación Suyapa y otras para promover una maternidad responsable.

En la vitrina de Fundación Suyapa se observa casi repleto de dinero proveniente de personas que dispusieron dar uno o varios lempiras, mientras la que promueve la ayuda a madres que están en la etapa de lactancia se encontraba prácticamente vacía.

La publicación con la foto, hasta el momento ha llegado a alcanzar 1,300 reacciones (publicación original), 699 comentarios y 5,300 personas la compartieron.

Se vuelve una tarea difícil conocer a ciencia cierta el por qué la gente prefiere optar por dar su dinero a instituciones religiosas en lugar de organizaciones no gubernamentales, que tienen como objetivo el socorro para causas sociales.

Imagen tomada de redes sociales.

Se entrevistó a una persona miembro de una Organización No Gubernamental (ONG), que su función es ayudar a los niños que tienen cáncer y explicó que la sociedad hondureña ha dejado de creer en estas organizaciones porque se han vuelto parte de la corrupción que impera en el país.

Para la entrevistada, quien pidió no dar información de su identidad, hay dos factores importantes que se deben tomar en cuenta, el primero se centra en la influencia que por años la religión ha tenido en el comportamiento de sus feligreses.

“Las iglesias les enseñan a sus miembros, como una regla de oro y en otras de manera obligatoria, dar parte de su salario o ganancia con la idea que Dios multiplicará cada lempira que deposita”.

“El segundo factor y uno de los más importantes es que estas organizaciones han perdido la credibilidad pues se han vuelto involucradas en actos de corrupción o simplemente recolectan dinero y la población nunca ve en qué y cómo se transformó su donación” Explicó.

Desde el punto de vista de la religión

Las iglesias también realizan acciones altruistas en beneficio de los que más lo necesitan; En ocasiones hacen brigadas médicas, donaciones de juguetes, llevan alimento a personas que se encuentran en hospitales públicos, etc.

Para el pastor evangélico, Isaac Ramírez, esta situación como la observada en la imagen responde al hecho que las personas confían más en una iglesia de cualquier denominación que a en las ONG.

“La corrupción está en todos lados, esto ha provocado en la población escepticismo e incredulidad en que si yo doy parte de mi dinero para una buena obra pueda ser invertido de la manera que lo espero”.

“La gente, aunque, no lo parezca, confía más en las autoridades religiosas que los líderes de sociedad civil o políticos, insisto por la agobiante corrupción en el país, y podría decir que cuatro de diez hondureños ni siquiera realiza acciones en beneficio de los demás”. Explicó, Ramírez.

Marco Moradel, joven altruista de Olancho, manifiesta que la gente asocia las ONG con el gobierno actual y esa variante evita que la gente realice aportaciones orientando su confianza en la religión.

“Hay una situación política actual que es determinante, la gente no confía en el gobierno, asocia que las fundaciones son del gobierno y por ende es dinero que se van a robar, es lo que la mayoría de los hondureños piensan sin embargo asocian las cuestiones religiosas con principios éticos que se va a invertir bien y que no se va a perder porque es algo relacionado con Dios”

La obligación es del gobierno y no de la gente

Cada quien decide en qué invertir el dinero que obtiene, pero algunos señalan que la religión ha cegado a las personas que prefieren “ofrendar” su dinero a las iglesias que hacer actos altruistas en beneficio de los más necesitados.

Los hondureños han demostrado ser un pueblo dadivoso; Actividades como La Teletón, que se realiza cada año, logran llegar a la meta que fijan recaudar.

Otras organizaciones como la FUNHOCAM, Fundación Ruth Paz, Fundación Hondureña Para el Niño con Cáncer, entre otras, realizan actividades en lugares de concentración pública como parques, calles, avenidas, para recolectar fondos y así poder financiar tratamientos a personas que lo necesitan, pero en ocasiones realizan esfuerzos mayores para seguir recogiendo fondos ya que la ayuda económica se vuelve escaza.

La realidad radica en que debe ser el Gobierno de la República quien otorgue los fondos y cree las instituciones que velen por los más necesitados, pero la situación no es así. Los entrevistados señalan que el gobierno es incapaz de poder generar las condiciones y no tiene la voluntad de cambiar la situación.

“El gobierno es el que debería de velar por los intereses de los más necesitados, pero no es así; Para los políticos es más importante construir un nuevo estadio, dar permisos de explotación del medio ambiente, aumentar impuestos, en vez de ayudar a las personas que están padeciendo una necesidad o apoyar programas de desarrollo social en beneficio de las mayorías y si ayudan hacen proselitismo” enfatizó, Ramírez.

La manera más sencilla de comprender lo que es la empatía es ponerse en el lugar de la otra persona para divisar lo que necesita. Promover este valor nos ayudará a entender qué es más importante al momento de dar parte de nuestro dinero a obras de caridad.

Por: Asael Barahona

 

 

 

Acerca de El Pulso

Propósito: Somos un equipo de investigación periodística, que nace por la necesidad de generar un espacio que impulse la opinión sobre los temas torales de la política, economía y la cultura hondureña. Estamos comprometidos con el derecho que la gente tiene de estar verdaderamente informada.

Derechos Reservados 2019