Nuestras defensas ante el Coronavirus

Se me viene en mente la imagen de un político al darse cuenta que el coronavirus ya había llegado al país “ ¡Ya llegó! ¡ya está aquí! Expresión que me evocó la llegada del agua en mayo y que es de mucha bendición en los campesinos. Guardando las profundas diferencias entre el político con el campesino y el coronavirus con el agua.  El político mostró emoción seguramente por los millones de lempiras que se iban...
Redacciónmarzo 17, 2020

Se me viene en mente la imagen de un político al darse cuenta que el coronavirus ya había llegado al país “ ¡Ya llegó! ¡ya está aquí! Expresión que me evocó la llegada del agua en mayo y que es de mucha bendición en los campesinos. Guardando las profundas diferencias entre el político con el campesino y el coronavirus con el agua.  El político mostró emoción seguramente por los millones de lempiras que se iban y efectivamente se aprobaron de emergencia utilizando la Pandemia. Puesto que nunca han mostrado interés por la salud, la educación, seguridad y generación de empleo. Nada nos puede hacer creer que harán lo contrario en esta emergencia. POR LO QUE ESTAMOS COMO SIEMPRE HEMOS ESTADO ¡SÓLOS!

Esta PANDEMIA  pondrá a prueba nuestra fortaleza en el clima; en el mestizaje;  probado en anteriores ocasiones desde el momento mismo de nuestra concepción. Pasando por las enfermedades que nos atacan en nuestra infancia, sumado como ya sabemos a la falta de alimentación y la inseguridad del medio que nos acompaña a lo largo de la vida. Pero sobre todo el CORONAVIRUS pondrá a prueba una vez más nuestra forma de ser, que se ha caracterizado por la solidaridad.  Agregado a las precauciones pertinentes del caso en medio de la nada, la diferencia será marcada en compartir los que tenemos poco con los que no tienen nada. La diferencia será por nuestras creencias y el respeto a los más débiles físicamente hablando.

Para un taxista “la extorsión” es una pandemia ; para el que no tiene que comer “quedarse en casa” es muerte.

Las enfermedades mencionadas en ocasiones anteriores como:  el dengue, diabetes, cáncer en nuestro país han sido sinónimo de muertes muy lejos del resto del mundo y de la atención de los medios de comunicación. (no vea algunos medios de comunicación que lejos de informar, desinforman. Sembrando pánico en la población).  La atención mundial en el coronavirus pasará dejando muertes a su paso. Volviendo “la normalidad. ¡Los pobres con sus enfermedades!

Nuestra emergencia permanente continuará: falta de agua; alimentación; educación ; seguridad. Continuaremos con nuestras  enfermedades sumado el coronavirus.

Tiempo para reflexionar sobre nuestro paso por éste mundo, cambiar hábitos y tomar consciencia, que, la salud; educación; inseguridad son derechos humanos y no mercancías. Que son derechos que hay que pelear por ellos y no mendigar. El Coronavirus pasará pero no debemos dejar pasar nuestra indiferencia hacia nuestros derechos humanos en un mundo de consumo.

 

Acerca de El Pulso

Propósito: Somos un equipo de investigación periodística, que nace por la necesidad de generar un espacio que impulse la opinión sobre los temas torales de la política, economía y la cultura hondureña. Estamos comprometidos con el derecho que la gente tiene de estar verdaderamente informada.

Derechos Reservados 2019