/NEGOCIOS EN EL SALVADOR, AGOBIADOS POR LA EXTORSIÓN

NEGOCIOS EN EL SALVADOR, AGOBIADOS POR LA EXTORSIÓN

Cada semana, al menos dos negocios o empresas de El Salvador reportan que van a cerrar o que son acosadas por las extorsiones, debido a la delincuencia que les afecta constantemente. Así lo confirmó el viernes pasado el presidente de la Cámara de Comercio e Industria de El Salvador, (Camarasal), Javier Steiner.

Igual manifiestan representantes de la Cámara de Comercio e Industria de El Salvador(Camarasal), quienes afirman que el país no perciben ninguna mejora significativa en el clima de seguridad, luego de que en abril pasado se extendiera, por seis meses más, las medidas extraordinarias de la administración Sánchez Cerén para intentar controlar la delincuencia y la inseguridad.

“La inseguridad es el principal problema que tenemos todos los empresarios, pero sobre todo la población salvadoreña en general. El grillete más grande que tiene la economía, que nos impide crecer más es la inseguridad y esta afecta a todo el quehacer social y a todo el quehacer económico”, manifestó Javier Steiner, titular de la Cámara de comerciantes e industriales.

Merly Pineda, jefa del programa de tiendas que Fundes tiene en El Salvador y Honduras, dijo que a pesar que solo el 4% de las tiendas manifestó haber sido víctimas de la extorsión, la cifra puede ser más alta porque muchos evitan denunciar este delito por temor.

De acuerdo con el gerente de Fundes Centroamérica, Roger Falkenstein, las tiendas de El Salvador son las más afectadas por la inseguridad a nivel de Centroamérica.

Una de cada cinco micro y pequeñas empresas en El Salvador sufre el pago de extorsiones, y un número aún mayor es víctima de otros delitos.

Esa fue la principal conclusión del estudio “Extorsiones a la micro y pequeña empresa de El Salvador”, que  presentó la Fundación Salvadoreña para el Desarrollo Económico y Social (Fusades).

La investigación halló que un 22 % de las Mypes entrevistadas pagan extorsión.

Los datos de este estudio provienen de una encuesta realizada a 3,977 micro y pequeñas empresas a nivel nacional.

De ellas, un 42 % reconocieron que fueron víctimas de algún delito en los doce meses previos al sondeo.

De acuerdo con Fusades, uno de los principales hallazgos que resultó de esta investigación es que la mayoría de las Mypes abatidas por este delito reciben la amenaza de forma directa y no vía telefónica.

El documento indica que de las empresas afectadas, un 59 % fue sometida a un tipo de extorsión sistemática, que se caracteriza por la interacción entre víctima y victimario. Este tipo de extorsión es la más frecuente, ya que los delincuentes someten a su entorno a través del pago periódico, uso de amenazas y acciones de presión, según el estudio.

Por otro lado, un 12 % de las Mypes fue sometido a un tipo de extorsión oportunista, es decir, a través de métodos impersonales para exigir el pago, como por ejemplo: a través del uso de teléfonos celulares.

FORMAS DE EXIGENCIA DE LA EXTORSIÓN EN EL SALVADOR:

1) Telefónica: por el momento la más utilizada y en más del 90% de los casos se identifica como miembro de pandilla.

2) Directa: una persona llega al negocio, generalmente utilizan menores de edad que portan un teléfono móvil.

3) Anónima: mediante una carta o nota debajo de la puerta de la casa o negocio. Allí dejan un teléfono móvil y le exigen que se comunique.

4) Web-redes sociales.

FORMAS DE PAGO DE LA EXTORSIóN EN EL SALVADOR:

1) Entrega personal.

2) Depósito a cuenta bancaria.

3) Transferencia por Tigo Money.

4) Transferencia internacional por Western Union, Money Gram.

5) Pago en bienes como traspaso de propiedades, vehículos, etc.

6) Saldo móvil para telefonía.

Fuentes: elsalvador.com / centralamericadata.com / estrategiaynegocios.net / elmundo.sv

Óscar Estrada (Honduras, 1974). Es guionista, novelista y abogado. Productor de radio novelas y documentales sociales. En 2008 dirigió el largometraje «El Porvenir». Ha publicado los libros «Honduras, crónicas de un pueblo golpeado» (2013), la novela «Invisibles» (2012) y más recientemente su colección de cuentos «El Dios de Víctor y otras herejías» (2015). Fundador de la revista «Lastiri». Actualmente dirige la editorial con sede en Washington D.C. Casasola LLC.