/NARCOTRÁFICO ¿A QUIÉN ACUSAMOS?

NARCOTRÁFICO ¿A QUIÉN ACUSAMOS?

Por Gilberto Ríos Munguía (•)

A pesar de los diez años transcurridos del golpe de estado en Honduras, no deja de sorprender la capacidad de mentir que tienen los medios de comunicación al servicio de la élite en nuestro país. La primera plana del diario La Prensa del día lunes 29 de julio señala al ex Presidente Manual Zelaya Rosales de tener vínculos con el narcotráfico, no solo es una calumnia ignominiosa para el ex mandatario y líder del principal partido político de oposición,  sino un insulto para aquellos /as que damos seguimiento de cerca a los acontecimientos que ocurren en este país y también en la región, sobre todo en el tema del narcotráfico.

También, antes de hablar del asunto de las drogas y el narcotráfico, es importante situar la acusación del periódico La Prensa en un momento político en que el Congreso de la República se encuentra con las sesiones suspendidas al no llegar a un acuerdo sobre la representación de la oposición en los organismos electorales que regirán el próximo proceso. El desgaste de los organismos que estuvieron a cargo anteriormente los llevó a la intervención por los escándalos de fraude (2013 – 2017) como es caso del Registro Nacional de las Personas y a su desaparición, como fue con el Tribunal Supremo Electoral hoy convertido en Concejo y Tribunal, dos instancia aún acéfalas.

Agregar que el momento es de tensa calma después de las semanas de lucha en la calle encabezadas por la Plataforma en Defensa de la Salud y la Educación Pública que rápidamente concitó el apoyo de amplios sectores de la población. Muchos salieron en demanda de esos puntos que la plataforma de médicos y maestros exigían, pero ante todo la voz popular reclamaba la renuncia de Juan O. Hernández. La insurrección legislativa hizo también su parte importante y logró evidenciar las condiciones en las que la bancada nacionalista impone sus criterios y aprueba leyes antipopulares. En resumen, el régimen tiene su prestigio por el suelo por lo que opta por atacar a la oposición para desviar la atención y crear más espectáculos mediáticos. Su objetivo es ganar tiempo y lograr algo de gobernabilidad en medio del caos que se encuentra el país.

Lo que asombra –ahora sí para entrar en materia- es que hayan escogido el narcotráfico como tema ha instrumentalizar para atacar a la oposición. Centro América es un lugar de disputa de los cárteles de la droga, con esto se ha aumentado la presencia de agencias policiales, militares y de organismos especializados nacionales y supranacionales, supuestamente para combatir el fenómeno aunque las estadísticas señalan que hay un crecimiento importante de la producción de la misma en Colombia y por consiguiente un aumento del tránsito de la droga en la región centroamericana cuyo destino mayormente es Estados Unidos.

Esto en Honduras tuvo un claro repunte después del golpe de estado de 2009. El hijo del Presidente Porfirio Lobo (2010 2014) está preso con una sentencia mayor de 20 años por habérsele encontrado culpable en un tribunal de Nueva York por “conspirar para el tráfico de drogas”, ese mismo año el Departamento de Estado Publicó un informe en el que aseguraba que la nueva ruta de la cocaína era el territorio hondureño y afirmaba que más del 90% de la producción de esa droga de Colombia transitaba por territorio nacional de Honduras.

En el informe anual del Congreso de Estados Unidos que se presentó en marzo de 2019, se señalaba que el nivel de incautación más bajo de cocaína en la región centroamericana lo tenía Honduras, además que colocaba al país en su Lista Negra, cuyos requisitos son: “ser un importante país productor de drogas ilícitas” y citaba los siguientes parámetros para esta vergonzosa inclusión: “ (A) 1.000 hectáreas o más de adormidera ilícita se cultiva o se cosecha durante un año; (B) 1.000 hectáreas o más de coca ilícita se cultivan o cosechan durante un año; o (C) 5.000 hectáreas o más de cannabis ilícito se cultivan o se cosechan durante un año”.

También más de una decena de alcaldes del partido de gobierno, diputados Nacionalistas y Liberales y policías han estado mencionados o han sido extraditados a Estados Unidos, justamente por su participación en el tráfico de drogas a la potencia del norte, el más sobresaliente ha sido el hermano de Juan O. Hernández, el Diputado (PN) Antonio Hernández, que está siendo juzgado luego de entregarse voluntariamente a la justicia norteamericana por tener un proceso iniciado como “traficante a gran a escala”.

Estas acusaciones contra el ex Presidente Manuel Zelaya Rosales también hace recordar aquel tercer principio del propagandista nazi Joseph Goebbels,  llamado “Principio de la transposición”  que instruye a “Cargar sobre el adversario los propios errores o defectos”, afirmando que “Si no puedes negar las malas noticias, inventa otras que las distraigan”.

(•)Dirigente del Partido Libertad y Refundación.