/MIGRANTES DESCANSAN EN CIUDAD DE MÉXICO, ALGUNOS DISUADIDOS POR HOSTILIDAD DE EE.UU.

MIGRANTES DESCANSAN EN CIUDAD DE MÉXICO, ALGUNOS DISUADIDOS POR HOSTILIDAD DE EE.UU.

Miles de inmigrantes en su mayoría hondureños que viajan a través de México se reunieron en la capital el martes después de un viaje de 1.000 millas (1,600 km), y un puñado dijo que la hostilidad del presidente Donald Trump los había disuadido de continuar hacia Estados Unidos.

Los funcionarios estimaron que unos 4.500 migrantes acamparon en un estadio deportivo de la Ciudad de México, sucios y agotados después de un viaje a través del peligros estado de Veracruz esta semana.

Mientras que la mayoría en la caravana aún planea llegar a Estados Unidos, varios en la multitud dijeron a Reuters que ahora estaban considerando destinos alternativos.

La caravana ha provocado la ira de Trump antes de las elecciones del martes en el Congreso de Estados Unidos. Mientras intentan aferrarse al control del Congreso, los candidatos republicanos han estado siguiendo la iniciativa de Trump y utilizando la retórica sobre los inmigrantes como una táctica para motivar a los votantes.

Trump ordenó el envío de 7.000 soldados a la frontera, mientras que un comercial aprobado por su campaña que vinculaba la caravana con el crimen fue retirado por canales de televisión estadounidenses el lunes.

“México”, dijo Franklin Martínez, de 46 años, un hombre de mantenimiento de Intibuca, Honduras, cuando se le preguntó sobre su destino final. “Me quedaré aquí si me dejan trabajar”.

Al igual que Martínez, otros cinco en el estadio dijeron que ahora estaban menos seguros de probar suerte en los Estados Unidos.

“Canadá”, dijeron dos hondureños, Marel Santos, 18, y Alexander Chávez, 19, de su destino previsto, citando la respuesta enojada de Trump a la caravana.

Los dos, que se encontraron en la caravana, esperaban comida en una fila que serpenteaba alrededor del estadio. Hombres, mujeres y niños desaliñados se habían acostado en el campo deportivo el lunes por la noche, envueltos en mantas o donados suéteres para enfrentar el frío de la capital.

Si bien muchos en el estadio desconocían las elecciones en el Congreso de EE.UU. y su papel involuntario en algunas campañas, las noticias se difundieron de forma oral y por información en los teléfonos.

Martínez dijo que estaba esperando una victoria de los demócratas, quienes buscan arrebatar el control de la Cámara de Representantes y el Senado a los republicanos.

“Esperamos que los republicanos pierdan”, dijo Martínez, quien dijo que ese resultado podría mejorar el clima político en Estados Unidos y podría convencerlo de que reinicie su viaje hacia el norte.

“Los republicanos son muy anti-inmigrantes, la mayoría de ellos”.

“Nos sentimos bien”

Su llegada a la capital mexicana fue una medida de la tenacidad de los migrantes a pesar de los intentos de cuatro gobiernos (Honduras, Guatemala, México y Estados Unidos) de separarlos.

El defensor de los derechos humanos de la Ciudad de México dijo que unos 4.500 migrantes habían llegado al estadio el martes por la mañana, aunque unos 6.500 abandonaron la caravana y regresaron a Honduras, según el presidente hondureño Juan Orlando Hernández.

Llegar a la capital fue “un éxito”, dijo Arnold Gómez, de 30 años, un guardia de seguridad de Honduras. “Es una ciudad que muchos de nosotros esperábamos ver … Nos sentimos bien. Bien bien.”

Desde que partió de una de las ciudades más violentas del mundo, San Pedro Sula, Honduras, el 13 de octubre, la caravana ha encontrado una resistencia policial intermitente en la frontera de Honduras con Guatemala, en un puente que conecta Guatemala con México y en el punto de cruce entre los estados del sur de México, Chiapas y Oaxaca.

Durante el fin de semana, una oferta de transporte de las autoridades locales en la ciudad de Sayula, Veracruz, fue revocada en el último minuto, dejando a los migrantes forzados a hacer autoestop a través del territorio de los carteles de la droga, según migrantes y testigos de organizaciones sin fines de lucro con las que Reuters habló.

Algunos ex miembros de la caravana dijeron que fueron deportados a Honduras luego de que se fragmentara en grupos más pequeños en el sur de México.

“Es el final de mi sueño americano”, dijo Dimas Alexander, de 33 años, trabajador de la construcción, hablando por teléfono desde su casa en La Ceiba, Honduras.

Dijo que las autoridades de inmigración mexicanas lo habían detenido, junto con otras 150 personas, el sábado por la mañana a bordo de dos remolques de camiones que se dirigían a la Ciudad de México.

El Ministerio del Interior de México negó que el gobierno estuviera deportando a miembros de caravanas. Se dijo que 478 de ellos habían aceptado voluntariamente regresar a casa.

Fuente: VOA