/MIENTRAS LA OPOSICIÓN SE MANTENGA DIVIDIDA EL ESTADO DE COSAS SE VA A MANTENER IGUAL: Raúl Pineda

MIENTRAS LA OPOSICIÓN SE MANTENGA DIVIDIDA EL ESTADO DE COSAS SE VA A MANTENER IGUAL: Raúl Pineda

En entrevista con El Pulso, el analista, Raúl Pineda Alvarado, explica las razones de unas posibles reformas electorales y lo que podría discutirse en una Asamblea Nacional Constituyente, también analiza las figuras políticas de Manuel Zelaya Rosales y el Presidente Juan Orlando Hernández que son, en palabras de Pineda los interesados en una reelección y quieren que el debate sea si la reelección es continua o alterna.

¿Habrá reformas y cuáles serán los consensos para el fortalecimiento de la precaria democracia que hay en el país?
El problema es más profundo, tiene que ver con un sistema estructural que es caro y poco confiable. No sé si Honduras con los niveles de atraso, inequidad y exclusión pueda darse el lujo de gastar dos mil millones de Lempiras en un evento que dura diez horas (las elecciones), en el cual hemos caído en una especie de idolatría y que lamentablemente no sirve para operar los cambios que demanda una sociedad como la hondureña.

Las elecciones en Honduras duran apenas diez horas, no gana el que tiene más votos, no gana el que es favorecido por voluntad del pueblo, si no que en ese lapso de diez horas va a ganar el que tenga más capacidad de organización, movilización y de seducción o envilecimiento del electorado, por eso las elecciones antes duraban 3 días, por eso en Estados Unidos tienen elecciones anticipadas de ciertos sectores, gana el que tiene una maquinaria adecuadamente aceitada para imponer su voluntad y esa debería ser la primer reforma que nosotros deberíamos discutir; si realmente nuestros procesos electorales son democráticos y reflejan la voluntad del pueblo.

Sí van a haber reformas, seguramente las que le convengan al sistema, reformas como la segunda vuelta que hace 3 años planteamos como una necesidad, quitarle poder al poder no se va a hacer, se va a maquillar el sistema porque el gobierno actual carece de oposición.

Si usted analiza los últimos dos años, el gobierno o más bien el presidente Hernández ha impuesto su agenda a la oposición, ha hecho lo que ha querido, hasta ese diálogo de las Naciones Unidas se diseñó para ganar tiempo, si usted me pregunta ¿cuál es el producto tangible de ese dialogo? no va encontrar mayor cosa porque la oposición incurrió en un error gravísimo, los diálogos que han dado resultados en América Latina han sido diálogos que han sido acompañados por movilizaciones, no hablo de revueltas callejeras, hablo de movilizaciones ciudadanas, López Obrador es un buen ejemplo, siempre que se sentó a dialogar, siempre que se sentó a negociar tenía sus seguidores manifestándose públicamente.

Le recomendamos leer:

Entonces usted va encontrar algunas reformas que están consensuadas como el hecho de dividir el tribunal Supremo Electoral (TSE) en una parte administradora del proceso, y otra que tiene que ver con justicia electoral, hasta ahora el sistema de Honduras es tan aberrante que usted apela ante la misma autoridad que le ha hecho un fraude, ante la misma autoridad que lo ha excluido de alguna planilla, lo que no permite ninguna posibilidad o que alguna acción o decisión arbitraria sea enmendada.

Se va hacer algún trabajo en base a las mesas electorales, pero temas que tienen que ver con la depravación de la democracia por lo que Emilio Durkheim llamaba como “el exceso de la democracia es el peor peligro para una democracia” lo cual eso no se va a hacer en Honduras es más fácil hacer un partido político que lanzar una candidatura independiente, en Honduras cualquier partido que saque más de diez mil votos tiene derecho al 15% de la deuda política del candidato que saque más votos y eso significa muchos millones de Lempiras, se cree que el hecho de inscribir un partido les da el derecho de sentarse a la mesa como si fuera una masa crítica electoral importante, se nos olvida que la democracia orbita alrededor de sistemas de mayorías, no siempre la mayoría tiene la razón, cuando se escogió a Barrabas sobre Jesucristo era la mayoría, entonces ahora el sistema electoral se encuentra arrinconado en cuanto a sus reformas porque la oposición perdió mucho tiempo.

No se puede negociar en dos escenarios: Naciones unidas es uno, pero en el Congreso Nacional se va a reanudar otra negociación y eso toma tiempo.

Las reformas constitucionales que tienen que ver con aumentar el número de miembros del Tribunal Supremo Electoral (TSE) separa funciones de esta institución que tienen que ser ratificadas constitucionalmente en dos legislaturas, es decir: se deben de aprobar antes del 24 de enero, porque el 25 inicia otra legislatura y luego inicia todo un proceso de ratificación porque el TSE tendrá que dividirse para manejar el proceso y manejar la justicia electoral conforme se conocen los acuerdos a los que ya han llegado los tomadores de decisiones, luego viene una ley electoral que es la ley que más proyectos ha tenido en Honduras, hay un proyecto hecho por la Asociación para una Sociedad Más Justa (ASJ) y otros proyectos hechos por expresidentes del TSE.

Hay un proyecto que está dirigiendo el Congreso Nacional y otro que están trabajando con la gente de la Organización de los Estados Americanos (OEA). Se han presentado iniciativas de reformas que no vienen precisamente de los destinatarios de esta ley que son fundamentalmente los partidos políticos, vamos a tener una ley que vendrá con algunos cambios, traerá un modesto avance democrático, en ese afán que debemos tener elecciones que sean baratas y confiables.

En Honduras los últimos dos procesos electorales han sido muy cuestionados, yo no tengo los elementos para decirle que en las elecciones del 26 de noviembre hubo fraude pero todo apunta a que hubieron gravísimas irregularidades que no debieron haber ocurrido, lamentablemente la oposición nunca tuvo la posibilidad de presentar tres mil actas que le hacían falta y todo se quedó en el discurso.

Consecuentemente creemos que debe haber una nueva actitud en el ciudadano hondureño, porque mientras la oposición se mantenga dividida el estado de cosas que no es el mejor en lo político se va a mantener igual.

¿Habrá Consulta Popular al pueblo hondureño o solo fue para disuadir la coyuntura del momento?
Yo no creo que vaya a haber consulta, el artículo 5 de la Constitución habla del plebiscito y del referéndum, pero todo va a derivar en un tema que es muy polémico: la reelección, aún la agenda se ha manejado a través de los intereses de dos líderes políticos: Juan Orlando Hernández y Manuel Zelaya que se muestran como interesados en una reelección y quieren que el debate sea si la reelección es continua o alterna, en ese orden de ideas el artículo 5 no permite consultar todo ¿por qué? Porque lo que usted tiene ahorita es un congreso ordinario, no se pueden tocar los artículos pétreos, entonces lo que dice la ley es que una vez evacuada la consulta el Congreso Nacional deberá hacer las reformas constitucionales que correspondan.

Los artículos que tienen que ver con la reelección y el periodo de gobierno solo pueden ser reformados a través de una Asamblea Nacional Constituyente y eso es otro debate, va a ser una constituyente que va a coexistir con el Congreso Nacional va a ser una constituyente originaria, una constituyente derivada, por lo cual el tema de la consulta no es un tema de la reforma de artículos que son clasificados vulgarmente como pétreos; si hubiera alguna intención de hacerlo lo que deben hacer es agregar otro capítulo a la Constitución indicando cuándo y cómo se llega a una constituyente.

Honduras tiene una situación parecida a la de Chile, nuestra Constitución es hecha bajo condiciones bien difíciles, no contemplaban la forma en la que se convoca a una constituyente y solo consideraban la posibilidad de un Golpe de Estado para hacer gobiernos de transición.

Chile hizo su constitución saliendo de la dictadura de Pinochet y Honduras en 1982 salía de gobiernos militares así que no había mucho espacio para la civilidad y se pretendía en aquel momento histórico que nadie pudiera perpetuarse en el poder, ya los militares se habían mantenido por 12 años continuos ejerciendo la presidencia de la República.

Entonces no es cierto eso de que vamos a una consulta y que la consulta nos va a decir “señores ustedes pueden autorizar la reelección” usted puede hacer consultas sobre temas como: el aborto, matrimonio gay y otros temas que están en la Constitución y en la legislación ordinaria pero no sobre los artículos pétreos, lo que puede consultar es sobre “SI ACEPTA UNA CONSTITUYENTE” entonces ¿qué es lo que se tiene que hacer? Una reforma a la Constitución que sí la puede hacer el Congreso Nacional diciendo: “a una constituyente vamos a ir de la siguiente manera” ahorita no sabemos cuántos diputados integrarían una constituyente de la cual todo mundo habla pero nadie la describe en detalle, nadie dice para qué, ni cómo va a ser, ni cómo va a funcionar y esos temas son producto de grandes problemas que tiene Honduras: corrupción y demagogia no solamente de los políticas, también de muchas ONG que sacralizan la consular popular.

Yo creo que si tuviéramos un congreso de mejor calidad y este congreso es un reflejo de lo que es la sociedad hondureña, no tendríamos problemas, si usted tiene diputados no ocupa consultarle a la gente de la forma tan festinada que se quiere hacer acá ¿Cuál es la ruta? Pues hombre que estos dos años el Congreso Nacional diga “vamos a agregar otro capítulo que indique de qué manera vamos a llegar a una constituyente” y si tanto es el afán de tocar temas como el de la reelección, aunque en una constituyente se deberían tratar temas -si es originaria- que son propiamente fundacionales ¿cómo va a ser el régimen de la propiedad? y una serie de situaciones que no son cosas que se hacen de un día para otro, por lo cual yo no creo que vaya a haber consulta.