«MEL QUERÍA ELIMINAR POLÍTICAMENTE A CARLOS FLORES», ARÍSTIDES MEJÍA.

COLONIA LOMA LINDA, TEGUCIGALPA. La embajada de Estados Unidos en sus memos clasificados se refiere a Aristides Mejía como alguien «moderado y cercano a la embajada». Fue uno de los asesores más importantes de Manuel Zelaya durante el gobierno del Poder Ciudadano, lo que lo llevó a cumplir funciones claves, como la Secretaría de Defensa y la vicepresidencia luego de la renuncia de Elvin Santos en diciembre de 2008. Después del golpe de Estado en...

COLONIA LOMA LINDA, TEGUCIGALPA.

La embajada de Estados Unidos en sus memos clasificados se refiere a Aristides Mejía como alguien «moderado y cercano a la embajada». Fue uno de los asesores más importantes de Manuel Zelaya durante el gobierno del Poder Ciudadano, lo que lo llevó a cumplir funciones claves, como la Secretaría de Defensa y la vicepresidencia luego de la renuncia de Elvin Santos en diciembre de 2008. Después del golpe de Estado en junio, Mejía comenzó a distanciarse de Manuel Zelaya hasta llegar a posiciones abiertamente antagónicas. Quizás el punto que más distanció a Mejía de Zelaya fue cuando contraviniendo las instrucciones de Mel, Mejía presentó declaraciones a la Comisión de la Verdad argumentando que si Mel ya no era presidende, no tenía autoridad para impedirle dar su declaración. Manuel Zelaya se opuso desde un inicio a la Comisión de la Verdad, aunque a veces ha usado parte de su informe para reforzar algunos de los argumentos que lo victimizan. En las elecciones de 2017, Mejía fue el más cercano asesor de Salvador Nasralla. Un hombre culto y agradable de voz profunda, se le ve aún como una figura cercana al Presidente Carlos Flores Facussé, con quien mantiene muy buenas relaciones. Para la entrevista nos recibió en su despacho en la colonia Loma Linda, un despacho modesto con una hermosa vista de la ciudad,  lleno de libros y arte francés.

«Durante la elección de la Corte Suprema de Justicia en 2009 hubo una ratificación de una tradición política que hacía que la Corte Suprema alternativamente quedaba propuesta mayoritariamente por un partido en un período y en el siguiente período por el otro partido. La corte saliente estaba dominada por el Partido Nacional con ocho magistrados, presididos por Vilma Morales y 7 magistrados por el Partido Liberal. En ese momento al Partido Liberal le tocaban ocho magistrados y al nacional siete, y lo que ocurría en la tradición política era que cada partido primero cabildeaba internamente los nombres de los magistrados que serían propuestos al Congreso y que seguramente saldrían, porque las bancadas obedecían lo que el partido decía, o lo que los líderes más importantes de los partidos decían.

En el partido Nacional la decisión era más simple porque el partido siempre ha sido más vertical, con mandos más verticales y en el Partido Liberal siempre fue un partido compuesto por diversos movimientos y había que lograr acuerdos entre los movimientos y generalmente el acuerdo era que el presidente en funciones ponía una cuota más grande y los otros líderes negociaban su cuota.

Venimos del gobierno de Ricardo Maduro, en el cual se establecieron varias reformas electorales, como la figura del vice presidente, el voto con fotografía para los diputados, el 30% de participación de las mujeres en los partidos y la prohibición a que el Presidente del Congreso Nacional sea candidato presidencial.

Para la conformación del gobierno de Manuel Zelaya, que normalmente se conformaba por diversos sectores políticos, no solo los empresariales sino también los obreros, en esta ocasión, se constituyó con figuras relevantes del Partido Liberal, así fue que entraron al gobierno todos los que fueron corrientes, los cabezas de corrientes que eran unos siete: Gabriela Núñez al Banco Central, Rafael Pineda Ponce a la Secretaría de Educación, Jorge Arturo Reina a Gobernación, Marlon Lara al FHIS, fue un gobierno constituido por todas las tribus y facciones liberales.

Esa fue una maniobra de Mel para evitar acceder a nombrar personas que le habían propuestos los sectores de Poder de la empresa privada con los cuales él desde un inicio no quiso congeniar. Antes que le propusieran un Ministro X por parte de la Empresa Privada, Mel prefirió decirles «no miren, voy a hacer un gobierno liberal». Dijo en varias ocasiones que lo llamaron a una reunión en donde estaba toda la gente de los grupos de poder de Honduras, algunos ya fallecidos como Rafael Ferrari, Jose Lamas, no se si estaba Miguel Facussé pero definitivamente estaba Carlos Flores, Arturo Corrales. Era una tradición que todos los presidentes se reuniera con estas personas iniciado su gobierno para definir, no exactamente cuál era su gabinete, sino cuál era la política que se quería hacer realmente, independiente de los que se dijera en la campaña. Y allí en esas reuniones generalmente le sugerían a fulano para tal ministerio.

Mel ahora lo quiere hacer ver cómo una imposición, pero eran sugerencias que han venido haciéndose en todos los gobiernos, porque era una tradición. Fue así como en el gobierno de Carlos Flores pusieron a Barjúm en el Banco Central, por ejemplo, personas que no vienen de la política pero que el Presidente para alcanzar cierta gobernabilidad accede.

En este caso Mel dijo que no haría caso a nada de esto y para eso propuso a los miembros del Partido Liberal que no podían ser objetados. El único problema es que al año, él hizo una evaluación y en esa evaluación se voló a todos ellos y allí se vio que él estaba sumiendo un papel de Caudillo del partido eliminando a la gente que había competido con él, quitándoles todo el poder y quedando él como el único líder. Así Mel comienza a llamar a ministros más afines a él, sin base partidaria fuerte.

Lo que se llamó Patricios en realidad es un grupo heterogéneo, de gente que fue amiga en el pasado por cuestiones de Partido o por cuestiones de la Universidad, de diferentes ideologías y que ayudaron a Mel al llegar al poder, porque Mel, inteligentemente se hizo rodear con personas con fuerte personalidad y alguna formación intelectual. Ese grupo entró al inicio en posiciones de gobierno. Después no siguió como una unidad, como se ha especulado en varios libros que hicieron el análisis del golpe, sino habían contradicciones, porque además la forma de gobernar de Mel era de no permitir que se hicieran islas de poder o grupos y para eso no dudaba en recurrir a la intriga, para que las personas de un grupo como ese estuvieran siempre enfrentadas unas con otras.

El gobierno de Zelaya no era un gobierno de izquierda, lo califico como un gobierno del ala progresista del Partido Liberal, pero siempre muy liberal y en misma tradición que se había gobernado en el Partido, en donde si gobierna un ala, siempre se da espacio en el poder para la otra ala.

Recuerde que en ese gobierno entró Alfaro, entró Montoya, Vera Rubí, Pineda Ponce, que eran del ala derecha del partido, entró Saro Bonano, por Micheletti. Recuerde que para que Mel llegara al poder, tuvo que recurrir a Carlos Flores que fue determinante para Mel.

Carlos Flores apoyaba a Rafael Ferrari inicialmente para ser candidato por el Partido Liberal, fue luego que este desistiera de la candidatura que Flores dio el apoyo a Mel aportándole 42 diputados del Partido Liberal, que representaban el liderazgo nacional y la estructura del partido que era la estructura que venía dándole el triunfo al Partido Liberal y que estaba en manos de Carlos Flores. Flores antes había ayudado a ser presidente a Carlos Roberto Reina, producto de una negociación, así  iba a ser con Mel. En el momento que Mel gana la presidencia, el Partido Nacional tenía una estructura más solida, tenía todos los recursos del gobierno de Maduro y toda la convicción de que tenían ganadas esas elecciones. El apoyo político determinante para que Mel llegara a la presidencia fue Carlos Flores.

El acuerdo era que Micheletti iba a ser presidente del Congreso Nacional. Tras el triunfo Mel entiende que Micheletti es un contrapeso fuerte, ya habían tenido en el pasado algunos altercados, incluso una vez estuvieron a punto de liarse a puños. Eran caracteres que chocaban. Mel, ya siendo presidente, intenta no cumplir ese acuerdo y darle la presidencia a alguien más cercano a él, en ese tiempo él estaba pensando en Edmundo Orellana o en Rolando Valenzuela. Micheletti tenía claro que necesitaba la Presidencia del Congreso Nacional para luego ser candidato, aunque tenía una prohibición para serlo, que él luego quitó.

Patricia Rodas es una intelectual, no es una ligereza política. Es una persona que viene del mundo de la intelectualidad, que llegó a ganar una gran influencia durante la campaña de Mel, un poco porque a la rebeldía natural y sin formación de Mel, se unió la ideología que le proporcionó Patricia Rodas, que le dio como una razón de ser a Mel. Esa orientación de Patricia fue indudablemente marxista.

Parte del rechazo que viene a Patricia en el Partido Liberal, es de los liberales que la sienten como un cuerpo extraño y que sin embargo es la hija de Rodas, o sea, es una persona que viene del consagrado líder del Partido Liberal, el más querido de todos, y viene también de ser una persona con una formación intelectual elevada para el medio, además con una personalidad muy fuerte. Esa mezcla genera temor porque podría significar que ella en algún momento podría ser la sucesora de Mel y eso se manejó en un principio.

Hay que recordar que Mel para buscar una legitimidad, no solo recurrió a liberales con formación intelectual, sino que también acercó a todos los hijos de gente prominente del Partido Liberal, como Villeda, Efraín Bu, Miriam Mejía, Azcona, Lizzie Flores, Yani Rosenthal. Algunos decían que Mel lo que hizo fue rodearse por toda esa aristocracia Liberal, que significaba una pequeña élite del partido. Ese fue el manto de legitimidad con que Mel hábilmente superó algunos cuestionamientos que tenía.

Mel se inició en el movimiento de Montoya, había dado unas luchas importantes en Olancho, pero allá tenía una rivalidad con dos o tres líderes que eran más fuerte que él. Entiende que el partido ha caído en el control de Carlos Flores y es cuando Mel se acerca a Carlos Flores. Entonces esa legitimidad que necesitaba era frente a la figura de Flores, porque tenía el problema que Flores apoyaba a Ferrari, que si hubiera dicho que sí, Mel no hubiera sido candidato del partido.

Mel tenía mucho temor de eso, pasaba muy pendiente. Él estaba queriendo presionar a Flores para que este lo apoyara, cosa que pasó después. Mel ya había conseguido el apoyo de Rosenthal, eso lo alejaba del apoyo de Flores. Rosenthal compitió contra él pero luego aceptó y metió a su hijo al gabinete. Entonces Mel necesitaba de Flores, que no había quedado con un buen sabor cuando Mel se salió del gabinete para hacer campaña política. Recuérdese que Mel había sido director del FHIS con Carlos Flores, él fue a donde Flores a pedirle que lo elevara a Ministro y Flores lo hizo y lo dejó en el gabinete; había sido diputado por Flores y el hermano de Mel también, le debían gran parte de su carrera política, pero él en ese momento pensó que Mel era una amenaza para ciertos sectores liberales y por eso apoyaba a Ferrari. Mel buscó entonces saltar ciertos obstáculos y quedar solo, para que no haya de otra que apoyarle a él a nivel de los círculos de élite del partido Liberal.

Cuando Mel llegó a la presidencia buscó quitar a Carlos Flores y ser él el jefe del partido, y gran parte del conflicto que se da a futuro es ese, la intención de Mel de eliminar políticamente a Flores. La política está hecha de traiciones y parricidios. Para acceder al puesto del Rey León tiene que morir el Rey León y si no muere por causas naturales hay que matarlo. Entonces es el ascenso obligatorio de un líder que necesita eliminar si él quiere perdurar. Hubo otros presidentes que no se lo plantearon: Azcona fue uno, Reina fue otro, hicieron su período como presidentes y se fueron, no quisieron desafiar el poder de Carlos Flores. Mel no, él se planteo controlar el Partido Liberal.

Hasta ese momento él se plantea como un Liberal progresista que quiere que el Partido Liberal continúe en el poder, pero desde su égida. La ruptura vendrá después cuando él entiende que no podrá desplazar a Carlos Flores, entonces opta por crear otra posibilidad y esta vez con sus aliados de izquierda en América Latina.

El afán de él al final, es que quería convertirse en el nuevo caudillo del Partido Liberal, pero cuando él comienza a chocar con algunos grupos de poder, por distintas razones, unos porque les afectaba en sus intereses, pero también por liderazgo adentro del Partido, porque él no permite que nadie de su grupo sea candidato. Él elimina todos los liderazgos de su bando, todo el que va saliendo lo elimina y en eso él está buscando como eliminar el poder de Micheletti. Piensa en Eduardo Maldonado, pero no es él la figura, incluso considera a Patricia Rodas, pero finalmente él exige a Elvin Santos ser el candidato.

Elvin acepta y agarra tanta fuerza que vence con un testaferro a Micheletti. Ese era el objetivo inicial, destruir a Micheletti. Cuando Mel ve que Elvin no es de él, porque Elvin era más cercano a Carlos Flores, ve que el día de la elección no lo llama para llegar a acuerdos, en ese momento realiza que ya su ruta no es dentro del partido Liberal, porque Elvin, bajo el auspicio de Carlos Flores se había ido a reunir con Micheletti, que lo había obstaculizado y había negociado de cara al nuevo gobierno y eso representaba una alternancia dentro del Partido Liberal.

O sea, si se seguía la dinámica que tenía el Partido Liberal, como la hacía el PRI en México, de que esas oscilaciones se hacían a través de negociaciones internas con todos los sectores, él hubiera tenido que negociar con Elvin pero en relación de subordinado y eso es lo que no soportaba. Por eso decidió destruir a Elvin Santos.

En cierto que las iniciativas de reducción de deuda que fueron entabladas primero por Flores y seguidas luego por Maduro vienen a fructificar luego en el gobierno de Mel, lo cual le quita el peso de tener que destinar una gran parte del presupuesto para el pago de la deuda. La deuda se reduce en una cantidad muy mínima en relación con lo que había sido, pero son acciones de los gobiernos anteriores.

Pero Maduro había dejado dos problemas grandes a nivel fiscal, un incumplimiento sistemático a obligaciones del estatuto del docente que tenía un gran peso en el presupuesto y mientras Flores había dejado un superávit en la ENEE, Maduro dejó un déficit de miles de millones. Desde allí arranca el gran problema de la ENEE que se ha ido agrandando a pasos agigantados y que constituye actualmente gran problema de la deuda.

A eso hay que agregar de que Mel desarrolló una política exterior muy activa y en los primeros dos años, muy equilibrada, abriendo nuevos puentes con los países de América Latina, cosa que no existía antes, porque antes las relaciones internacionales se concentraban con estar bien con Estados Unidos, Europa en menor medida y Japón en menor medida. Latino América muy por abajo. Esta vez Mel va mas allá y hace puentes. El gobierno del Poder Ciudadano fue el gobierno en donde más gobernantes extranjeros visitaron Honduras. Uno de ellos con quien entabló una relación muy buena fue con Lula de Brasil, con el propósito de que en Lula dependía la condonación de una de las deudas más importantes, la del BID y a raíz de estar cortejando a Lula se logró de que por primera vez el BID condonara una deuda muy importante y se redujo aún más la deuda y eso fue logro de Mel porque para ese propósito unió a los presidentes de Guatemala, Bolivia, Nicaragua y Honduras.

En ese momento coincidió también con un auge de las remesas, con un mérito muy importante de Yani y Rebeca Santos que diseñaron una estrategia muy exitosa para dinamizar el sector privado: no pusieron en todo el período del gobierno de Mel un solo impuesto.  Hicieron una política económica que obligó a la banca a bajar las tasas de interés al nivel más bajo histórico para préstamos a las empresas. Eso revitalizó a la mediana y la pequeña empresa que es la que más da empleo. Hizo que durante los dos años primeros del gobierno el crecimiento anduviera al rededor del 7%, un dato histórico para Honduras. Eso tuvo un efecto sobre el desempleo y sobre la reducción de la pobreza, bajaron varios puntos por primera vez en pobreza.

También él desarrolló una política de buscar quitar privilegios a ciertos sectores económicos, de diversificar la matriz eléctrica. Recuerde que Honduras teniendo una vocación hidráulica se puso contratar con compañías que producían el 70% de electricidad proveniente de fuentes fósiles, mayoritariamente el búnquer, en un momento en donde el precio del petróleo era bien elevado. Entonces Mel rediseñó la matriz eléctrica ayudando a la energía eólica y solar, rompió ese bloqueo que había de una política orientada al búnquer. Buscó hacer con el gobierno de Brasil contratos para hidroeléctricas, contratos que no han visto la luz todavía.

Se recuperó la deuda de la ENEE, organizamos la parte laboral, organizamos la reducción de pérdidas y la ENEE al final del período 2009 ya tenía un superávit de 200 millones de lempiras.

La empresa Privada estaba en contra, pero los grandes grupos de poder, que vieron mitigada su influencia en el gobierno, no así los demás sectores de la economía. Mel en los primeros dos años tuvo mucho apoyo de los empresarios que vieron en la política de Mel nuevas oportunidades porque estaban rompiendo los monopolios, en cierta forma se estaba construyendo un capitalismo más sano.

El problema sobrevino porque Mel, debido a su carácter, en lugar de convencer a los sectores económicos hizo una guerra, se puso a confrontarlos y en su confrontación llegó tan lejos como irse al extremo izquierdo para intimidarlos. Eso fue un error estratégico de Mel, porque aquellos sectores que estaban mejorando económicamente y estaban a favor de ese modelo económico de Mel terminaron apoyando a los viejos patrones del sector empresarial, uniéndose contra un peligro nuevo que era la adhesión de Mel a las iniciativas de izquierda de Chavez y el intento de Mel de acercamiento que tuvo su punto culminante con la visita de estos líderes de izquierda en 2008. Allí se genera la ruptura con los sectores empresariales económicos que luego Mel castiga con imponerle un aumento salarial a los trabajadores, desmesurado con respecto a las posibilidades, matando sobre todo a la pequeña y mediana empresa que era lo que él había impulsado, ya entró en un populismo de izquierda puro.

Mel ganó en gran parte la presidencia por la crisis que se había originado en los meses del gobierno de Maduro en materia de combustibles. Eso hizo que una de las promesas que era regular los combustibles fuera una de sus principales preocupaciones. Desde los primeros momento él llama a las compañías para pedirles que modificaran las fórmulas y se bajara el precio, porque es cierto que en la fórmula que ellos habían logrado, quien sabe bajo qué influencias, habían costos repetidos. La fórmula era perjudicial para Honduras y frente a eso había dos maneras: o se liberaba el mercado o se cambiaba la fórmula.

En una primera instancia se decidió modificar la fórmula y eso atrajo inmediatamente la represalia y el odio de las compañías y allí en eso había un apoyo de la Embajada Americana, que siempre apoya a sus compañías.

En ese problema se jaló la animadversión de la Embajada americana. La idea no era en mala en sí, se hizo una licitación internacional que al final ganó una compañía americana Conoco Philips. El problema no estaba en quién ganaba la licitación; el problema era que un gobierno tratara de diseñar una política energética, algo que había sido dejado de la mano de las compañías y él hizo otra cosa importante, el fondo petrolero sirvió para amortiguar los efectos de las alzas de los combustibles. Se subsidió el combustible y se mantuvo en un momento de precios muy altos del petróleo en precios relativamente bajos, gracias a los subsidios. Pero eso la fortaleza económica lo permitía. Eso hizo que mantuviéramos una estabilidad económica.

Eso al final dio lugar a un montón de otros problemas, incluso la quitada de la visa de Callejas tuvo relación con eso. Callejas intentaba organizar una compañía con nacionales y venezolanos para ayudar a proveer los depósitos que habían sido bloqueados a Mel.

La relación con el movimiento popular de Mel era una relación demagógica, populista. Mel organizaba un circo llamado Poder Ciudadano en donde se llevaba a los ministros a diversas localidades del país para denigrarlos y hacer ver cómo que el pueblo era el que mandaba. Exhibía a los ministros. Si un ministro supuestamente no había avanzado en algo le decía al pueblo: «condénelo», lo ponía en la hoguera. Eso era un poco el acercamiento popular.

Pero había otras cosas concretas, por ejemplo el aumento de los salarios en el sector público, el cumplimiento del estatuto del docente, que se cumplió con un superávit y eso ayudó a apaciguar un sector que era muy beligerante. Hizo cosas por la reforma agraria, le guiñó el ojo al sector obrero. La gente tuvo más capacidad de compra, un poco la industria. Hasta cierto momento él mantuvo mucho esos equilibrios.

El problema es que Mel es muy proclive a la desmesura. Él en determinado momento rompió sus propias reglas y se fue a la desmesura total, a enfrentar a todo el mundo, a exagerar en todo, en el populismo. Hasta los dos primeros años él mantuvo un equilibro, tanto en lo internacional, mantuvo buenas relaciones con los americanos, que son fundamentales para nuestro país. El clic lo hizo porque él en determinado momento se consideró imprescindible. Él se consideró el Mesías, el iluminado, que sólo él podía liderar al país y eso empezó a generar temores. Por ejemplo, si usted quiere cambiar la matriz energética pues entra en choque con los que ya tienen un esquema, pero a esos usted los puede convencer, porque vemos que esos mismos que eran básicamente dos, se reconvirtieron luego y cambiaron a energía solar. Pero como el estilo de Mel era confrontativo, de lograr las cosas con la confrontación, por la fuerza, eso le quitó la posibilidad de armonizar con los sectores y he allí el punto de la desmesura de Mel.

Esa confrontación permanente hizo que viejos aliados de Mel se convirtieran en enemigos, que es un poco el destino de Mel, que sus amigos y aliados terminan al final en contra de él, porque llega un momento en donde él los agrede, los ataca y los pone en contra de él».

Acerca de El Pulso

Propósito: Somos un equipo de investigación periodística, que nace por la necesidad de generar un espacio que impulse la opinión sobre los temas torales de la política, economía y la cultura hondureña. Estamos comprometidos con el derecho que la gente tiene de estar verdaderamente informada.

Derechos Reservados 2019