María Soledad Pazo: “Se sabe todo porque nos monitorean”

La lucha de los Derechos Humanos es en contra de los grupos de poder, por eso genera riesgo para la seguridad personal, para el trabajo, genera ataques, “lo hemos sufrido en varias partes e incluso de donde menos se espera. Es un compromiso que asumimos y que se tiene que tomar para trabajar por los Derechos Humanos”, expresó la representante de la oficina del Alto Comisionado de las Naciones para los Derechos Humanos en Honduras...
Redacciónmayo 23, 2017

La lucha de los Derechos Humanos es en contra de los grupos de poder, por eso genera riesgo para la seguridad personal, para el trabajo, genera ataques, “lo hemos sufrido en varias partes e incluso de donde menos se espera. Es un compromiso que asumimos y que se tiene que tomar para trabajar por los Derechos Humanos”, expresó la representante de la oficina del Alto Comisionado de las Naciones para los Derechos Humanos en Honduras María Soledad Pazo.

La funcionaria del Alto Comisionado compartió su experiencia con periodistas y comunicadores sociales en el marco de la semana del acceso a la información pública y transparencia en conversatorios promovidos por el Comité para la Libre expresión C-Libre, con el propósito de conocer el trabajo que realiza la oficina del Alto Comisionado en Honduras e incidencias asi como los obstáculos que enfrentan los defensores y defensoras de los derechos humanos en país.

María Soledad inició el conversatorio exponiendo: “estuve de visita en la comunidad de Pajuiles en la zona de Progreso y allí estaba FUSINA (Fuerza de Seguridad Interinstitucional Nacional) esperándome con el pretexto que el presidente mismo había dado la orden de remolcar dos volquetas de la empresa que realiza un proyecto y las comunidades están en asambleas permanentes porque ese proyecto está generando mucho daño al medio ambiente en la zona”.

3
Foto: diario El Heraldo

Como hay inacción de las autoridades vienen a buscar protección y denunciar este tipo de abuso a la oficina, ahí estaba FUSINA. Yo estuve en Irak, para asustarme ocupan un poco más que hombres encapuchados y con fusiles de grueso calibre M-16. Hemos corroborado, las volquetas continúan ahí FUSINA estaba ahí para escuchar -me decía- la gente -y qué- le contestaban”, narró la representante del Alto Comisionado de las Naciones Unidas en Honduras.

La funcionaria expuso que es uno de los peligros a los que se enfrenta por ser representante del Alto Comisionado. Otro elemento que quizá lo reciben como mala noticia es que nos monitorean, nos escuchan todo, cada día se vuelve más difícil poder proteger la fuente.

“Se sabe todo porque nos monitorean por todos lados, nos escuchan, saben lo que hacemos y decimos, es difícil proteger la privacidad de la fuente, es un desafío para los que hacemos este trabajo pero también para ponerlo en la mesa y plantearlo”, dijo.

La defensora de los Derechos Humanos planteó que hay una discriminación contra la mujer, por ejemplo con el tema del aborto, “las iglesias dijeron de todo en los medios de comunicación, exhibieron la foto de una mujer (diarios La Tribuna y El Heraldo) que había sufrido un aborto o se le había provocado uno, no importa, pero colocan la fotografía de la mujer en llanto y ensangrentada, con la bata del hospital, esposada como una criminal y la fotografía de una mujer policía sonriendo, ya con juicio con una ligereza para juzgar de la peor manera, una persona tiene el derecho a la presunción de inocencia”, apuntó Pazo.

“Me suena más a cacería de brujas, es una intolerancia que tenemos que enfrentar como sociedad pero que debe llamar la atención. ¿Cuál es el rol de los medios? ¿perpetuar un tipo de discriminación, o la prevención o promover cualquier tipo de debate democrático?”, cuestionó Pazo.

“El mandato de la oficina del Alto Comisionado es amplio, creo que no pensaron bien cuando firmaron el acuerdo, es un mandato de observación y monitoreo de la sociedad desde los Derechos Humanos y lo que pasa en la sociedad, entender las dinámicas que generan todos los síntomas. ¿Por qué atacan a defensores? Es lo que la voz del defensor dice lo que molesta tanto. En estos incluimos a las radios comunitarias ¿Qué es lo que dicen, cuál es el trabajo en Derechos Humanos? Ver todo lo que genera esa violaciones y cómo reaccionan las instancias de poder. Reitero, el mandato es amplio”. Expresó María Soledad Pazo.

“Pero, ¿cuál es el discurso oficial? Negación del problema. Tenemos el mecanismo de protección pero es muy limitado, los problemas estructurales son la precariedad del espacio político, tratar como subversivos o hacer ver como criminales a quienes no tienen otra opinión”.

“Si la persona expresa otra opinión es que es de otro partido político, de la oposición, la banalización y manipulación del discurso de Derechos Humanos. ¿Qué le preocupa a la oficina y al Alto Comisionado? La inacción del Ministerio Público frente a todos estos ataques, porque no hay forma de que se produzcan resultados”.

oacnudh-informe
Miembros de la mesa principal durante el conversatorio. Foto: diario El Heraldo.

“La Comunidad Internacional está invirtiendo mucho dinero en el Ministerio Público, el embajador de la Unión Europea me ha informado que han invertido 31 millones de Euros, eso es mucha plata, la oficina del Alto Comisionado funciona con 2 millones de Euros que los da Suiza, estamos pidiendo como los niños pobres, ahora los Alemanes van dar fondos para monitorear la libertad de expresión durante las elecciones, porque no tenemos capacidad, pero 31 millones de Euros es mucha plata”.

“¿Cómo se usa? porque según los datos entregados por la fiscalía de Derechos Humanos solo una condena, solo una condena nada más de cuántos casos de ataques a defensores. También el tema la rendición de cuentas; 31 millones de Euros, ¿qué pasa? van a la caja negra y después desaparecen”. Señaló la funcionaria

Para Pazo, es un deber del Ministerio público investigar porque si no se investiga, se da vía libre para que los que atacan no tengan miedo porque saben que no les va pasar nada, “eso desgasta muchísimo”.

“Yo vengo de una sociedad en la que pasa lo mismo, en Argentina también la gente no tiene confianza en las instituciones del Estado porque saben que son corruptas, se sabe que no van hacer nada si uno no “coimea” (soborno) o hay presión política de algún tipo, las apreciaciones que ustedes tienen yo las he sufrido y por eso los entiendo, no soy ninguna europea que ha vivido en Suiza toda su vida, pero dentro de la limitada incidencia que podemos tener la estamos haciendo”.

“¿Qué se puede proponer? alianzas estratégicas para denunciar, monitorear qué podemos traer como Alto Comisionado, alianzas estratégicas de transparencia, intercambio de información para hacer incidencia coordinada es un poco de lo quería compartir”, concluyó Pazo, representante de la oficina del Alto Comisionado de las Naciones para los Derechos Humanos en Honduras en el marco del conversatorios promovidos por el Comité para la Libre expresión C-Libre, durante la semana del acceso a la información pública y transparencia.

 

Acerca de El Pulso

Propósito: Somos un equipo de investigación periodística, que nace por la necesidad de generar un espacio que impulse la opinión sobre los temas torales de la política, economía y la cultura hondureña. Estamos comprometidos con el derecho que la gente tiene de estar verdaderamente informada.

Derechos Reservados 2019