Honduras

LUIS ZELAYA MIENTE

Por

el

Por Salvador Hernandez Z.

Luis Zelaya, candidato del partido Liberal, miente en torno al Indice Global de Paz. Según él, Honduras solo está mejor que Venezuela, pero la realidad es que el país tiene mejor ranking que El Salvador, Guatemala, México, Brasil, Estados Unidos y Venezuela.

El candidato liberal  cuestionó además los desplazamientos forzados de 174,000 hondureños en los últimos 10 años producto de la violencia en el país. Evitó mencionar que esa violencia comenzó a crecer en 2006, precisamente durante el gobierno del partido Liberal que encabezaba el presidente Manuel Zelaya Rosales y del cual eran parte muchos dirigentes que hoy aspiran a cargos de elección en la fórmula de Luis Zelaya.

De acuerdo a las cifras oficiales, avaladas por el Observatorio de la Violencia de la UNAH, al cierre de 2005 el país tenía una tasa de homicidios de 33/100 mil, y para el cierre de 2009, es decir, en un periodo de cuatro años, la violencia se había duplicado registrando el país una tasa de 67 muertes violentas por cada 100,000 habitantes.

Luis Zelaya cuestionó inclusive que la Policía Nacional atendiera la petición de una familia que decidió abandonar su residencia luego de que antisociales le quitaran la vida a su hijo que era estudiante de Sociología. Según él, en Honduras hay una política de seguridad fallida. Este señalamiento fue increpado por el moderador del programa Frente a Frente, quien le afirmó que el último Indice Global de Paz dice absolutamente todo lo contrario.

Desconocimiento

Al respecto, Zelaya intentó demeritar ese informe y mostró desconocimiento sobre el mismo, ya que aseguró que este informe no mide situaciones relacionadas con los desplazamientos forzosos ni con las extorsiones, sino solo con homicidios.

“(El Indice Global de Paz) mide 22 factores dentro de los cuales no está esto (los desplazamientos), mide los homicidios pero no están delitos como la extorsión, los desplazamientos forzados y esa delincuencia común”, dijo Luis Zelaya.

Cabe destacar que el Indice Global de Paz, que elabora todos los años el Instituto de Economía y Paz, precisamente mide el nivel de paz y la ausencia de violencia de un país o región. Y entre algunas variables o indicadores que se toman en consideración están los niveles de conflictos internos, nivel de criminalidad percibida en la sociedad, número de desplazados por unidad de población, posibilidad de actos terroristas (extorsiones), número de homicidios, entre otros.

Además, Luis Zelaya pretendió demeritar el avance de Honduras al afirmar que aparece en la “posición 106 de 112, no sé cuántos”.

El último informe ubica a Honduras en la posición 106 de 163 países evaluados, mejorando el país cinco escalones ya que en 2016 ocupaba el ránking 111.

Luis Zelaya también mintió al afirmar que en Latinoamérica América Honduras solo está en mejor posición que Venezuela, “siendo que no tenemos un conflicto ni bélico ni social como si lo está teniendo en este momento Venezuela”.

De acuerdo al último informe, Honduras hoy tiene un mejor ranking que El Salvador (posición 115), Guatemala (117), Brasil (108), México (142), Estados Unidos (114), Venezuela (143).

Aunque inicialmente afirmó que hay una política fallida en seguridad, posteriormente Luis Zelaya admitió que hoy el principal problema no es seguridad, según los hondureños y justificó que eso es así porque la población se acostumbró a vivir con esa realidad.

“Hoy el problema principal en el país no es seguridad, es el desempleo porque lo da por hecho que eso ya está”, dijo Zelaya.

A su juicio, las zonas controladas por el crimen organizado se deben recuperar con una fuerza de choque, fuerte, especializada e inmediatamente después debe haber una intervención social con educación, servicios básicos, oportunidades de empleo.

Zelaya no explicó dónde serán encarceladas las personas que tienen controlados esos territorios ya que en la campaña interna prometió que no construiría más cárceles.

Actualmente el gobierno ha impulsado una política integral de seguridad, que incluye mantener a los soldados en las calles, la creación de la Policía Militar de Orden Público, la especialización de las unidades de investigación y la transformación del sistema penitenciario, con la construcción de cárceles de máxima seguridad a la que han sido trasladados más de 2,000 reos de alta peligrosidad.

Decenas de comunidades que eran controladas por las maras y pandillas y por carteles del narcotráfico han sido recuperados y hoy tienen niveles muy reducidos de violencia. Recientemente el Observatorio de la Violencia confirmó que en 100 municipios no se había registrado homicidios a medio año.

Acerca Invitado

Las opiniones vertidas en esta columna son responsabilidad única del columnista. El pulso comparte esta opinión para enriquecer el debate nacional sobre temas de importancia para la patria.

Recommended for you