/Lucha social vs proselitismo

Lucha social vs proselitismo

Desde tempranas horas de la mañana, manifestantes en todo el país se aprestaron este lunes 3 de Octubre a las casetas de peaje instaladas por la Concesionaria Vial de Honduras, S.A. de C.V. (COVI), haciendo eco de la convocatoria que extendiera el expresidente y actual coordinador general del Partido Libertad y Refundación, Manuel Zelaya Rosales, para protestar por el excesivo cobro de los peajes y la falta de vías alternas, la implementación del sistema prepago para la energía eléctrica y, sobre todo, a favor de las propuestas de reformas electorales presentadas por la delegación de LIBRE ante el presidente del Congreso Nacional, Mauricio Oliva. Los peajes más importantes que fueron tomados son el que está a la altura de Zambrano, en Francisco Morazán, el que está ubicado a la salida de Siguatepeque, departamento de Comayagua, el que se encuentra en la zona de Yojoa y los peajes de San Pedro Sula y la salida hacia Puerto Cortés.

En días anteriores, el Secretario en el despacho de Seguridad, Julián Pacheco, declaró ante los medios de comunicación que no permitiría que se obstruyera el paso vehicular por causa de las protestas, y en consonancia, un fuerte destacamento de efectivos policiales y cobras estuvieron resguardando las casetas de COVI en todo el país.

10

En el caso de Tegucigalpa, la dificultad para movilizarse hasta la aldea de Zambrano, en las afueras de la ciudad, el hecho que el feriado morazánico aún no entraba en vigor y, sumado a ello, que la protesta fue convocada desde la plataforma política de LIBRE hacia sus adeptos como una actividad de partido, fueron factores que mermaron la asistencia a la toma del peaje. A las 7 de la mañana, una hora después de la fijada para el inicio de la actividad, comenzaron a llegar los líderes de LIBRE encargados de organizar el movimiento: los diputados Jari Dixon Herrera, con una comitiva de su movimiento Avancemos,  Beatriz Valle, Jorge Cálix, Rafael Alegría, acompañado de miembros de la Vía Campesina, Mario Hernán Soto, Abel Benítez y la precandidata presidencial por LIBRE, Xiomara Castro de Zelaya.

Aún después de ser acuerpados por las figuras de LIBRE y por simpatizantes de diferentes movimientos internos del partido, la presencia policial era mucho mayor en número, y la desorganización de los manifestantes hizo imposible que en la protesta se hiciese tangible un esfuerzo coordinado por lograr el objetivo de la acción, que según la convocatoria de Zelaya era primeramente liberar las casetas de peaje para evitar que los conductores hicieran el pago de la tarifa. Hubo algunos intentos de concretar esto por parte de los legisladores del partido que estaban presentes, quienes se acercaron a las casetas para tratar de persuadir a los cajeros de no realizar los cobros y también gritaban a los conductores que no pagaran la tarifa, sin mucha efectividad.

30

Eventualmente el ambiente se tornó tenso por las condiciones de la toma: poca presencia de manifestantes en relación a la expectativa levantada por la convocatoria, el aislamiento de la zona y la amplia ventaja en número que ostentaban las fuerzas policiales. A pesar de que el tránsito vehicular no se había interrumpido por completo y de los esfuerzos de la precandidata Xiomara Castro por aplacar al sargento que solicitó la retirada de los manifestantes, los roces, forcejeos y enfrentamientos verbales entre policías y adeptos habían ya llegado a punto de quiebre y pronto estallaron las bombas lacrimógenas, provocando una persecución fragmentada en la que los manifestantes, al llegar a cierta distancia de la fuerza policial, colocaban objetos en la carretera para entorpecer el tránsito vehicular, hasta que los policías los alcanzaban de nuevo y se reanudaba la lluvia de gas lacrimógeno, en una respuesta de excesiva fuerza de parte de la policía. Como resultado de lo anterior, hubo la quema de un vehículo, al menos un herido y quince personas detenidas, que según reportes de miembros de LIBRE ya fueron liberados. Nada se ha reportado todavía sobre el estado del joven herido.

whatsapp-image-2016-10-03-at-10-52-25-am
Foto: Jorge Cabrera

40

Es importante resaltar que el expresidente Zelaya estuvo ausente toda la semana anterior de sus compromisos como diputado para hacer una gira a través de las comunidades más próximas a todos los peajes, de manera que pudiese reunir el apoyo y la voluntad de las mismas y asegurar la presencia popular en los diferentes puntos del país donde se desarrollaría la toma. Si ponemos esto en contexto y lo comparamos con las giras que actualmente están realizando otros precandidatos presidenciales a lo largo del país, se revela un tinte proselitista.

Lo que trasluce en toda la osadía vivida el día de ayer es que, aunque los puntos que se plantearon para realizar las tomas son válidos y reflejan una legítima inconformidad de la ciudadanía, ciertos elementos parecen poner en duda  que los motivos de quienes convocaron fuesen meramente los estipulados mediáticamente. La falta de acciones en el lugar de los hechos que dejaran claro el objetivo de la protesta, la desprotección en la que la falta de planificación dejó a los manifestantes y el énfasis en las oportunidades casi propagandísticas de las figuras centrales de LIBRE ante los medios son algunos de esos elementos, que permiten pensar que más allá de una protesta ciudadana en contra de imposiciones económicas abusivas lo que se desarrollaba era una precampaña política alimentada por y aferrada a la amplia y patente indignación popular.

Nincy M. Perdomo, hondureña, nacida en Tegucigalpa. Es Licenciada en Comunicación y Publicidad (Unitec). Ha publicado textos varios en la revista Mera V (Honduras), La Rabia del Axolotl (México), Revista Ombligo (México) y República de Papel (Nicaragua). Actualmente es stringer video para la Agencia Francesa de Prensa (AFP).