Los últimos suspiros de la democracia

Polibio, Aristóteles y Maquiavelo planteaban el constante retorno o la forma cíclica en el gobernar. Identificando monarquías, tiranías y democracias. Y como éstas se podían degenerar en otras, aún más negativas. Un narco estado, por ejemplo. Cualquier forma de gobierno iniciado pensando en el bienestar de las mayorías termina degenerándose por lo que se vuelve necesario el retorno. Al parecer esa es la realidad que vivimos en los últimos años en América Latina, empezando el...
Redacciónfebrero 19, 2020

Polibio, Aristóteles y Maquiavelo planteaban el constante retorno o la forma cíclica en el gobernar. Identificando monarquías, tiranías y democracias. Y como éstas se podían degenerar en otras, aún más negativas. Un narco estado, por ejemplo. Cualquier forma de gobierno iniciado pensando en el bienestar de las mayorías termina degenerándose por lo que se vuelve necesario el retorno.

Al parecer esa es la realidad que vivimos en los últimos años en América Latina, empezando el 28 de junio de 2009 en nuestro país, luego pasando por Paraguay con Lugo y Dilma en Brasil. Y recientemente con el autoproclamado presidente en Venezuela y la de Bolivia. Y para poner la cereza en el pastel el que criticaba a Nicolás Maduro y a Juan Orlando Hernández fue a meterse al Congreso salvadoreño haciéndose acompañar de militares para que los diputados le aprueben un préstamo millonario destinado a la comprar de armas en un país que al igual que el nuestro, se está muriendo de hambre. Ignora o les vale poco la separación de poderes planteada por los pensadores franceses y adoptada por la mayoría de los países del mundo.

¿Qué es la democracia entonces en los últimos tiempos? Pues no es más qué una táctica, ya desgastada, utilizada por las potencias mundiales para someter a los países menos fuertes . No es más que una herramienta que utilizan las empresas transnacionales para someter a los pobres.  Si la democracia es una farsa, ¿Qué hacer? ¿Cuál es el recurso con el que cuentan los pueblos para defenderse? Si los militares son el cuerpo armado para proteger a las potencias y no a los pueblos, acaso les corresponde huir a los habitantes de una población, como ya se ha visto, en las mal llamadas caravanas. ¿Acaso estamos a las puertas en que la población sometida tome sus armas para defenderse? No lo deseamos, como tampoco deseamos las dictaduras, pero ya vemos que éstas son un hecho.

En los últimos días Don Juan Orlando Hernández ha afirmado que no buscará la reelección. ¿ Pero acaso se le podrá creer? Supongo que habrá que darle las gracias, aunque ya se reeligió en contra de la constitución y que la historia así lo registró y no hay “vuelta de hoja “.

La legalización de la reelección y de la extradición son temas que le urgen a Don JOH. Mientras tanto las necesidades de la población tendrán que seguir esperando porque no son tema de la decadente democracia.

¿Qué hacer? La capacidad y la honestidad de individuos en la administración pública es la mejor apuesta en aras del bienestar de las mayorías de nuestra población. Salvo mejor criterio. Al final los pueblos son eternos y sus tiranos efímeros.

Acerca de El Pulso

Propósito: Somos un equipo de investigación periodística, que nace por la necesidad de generar un espacio que impulse la opinión sobre los temas torales de la política, economía y la cultura hondureña. Estamos comprometidos con el derecho que la gente tiene de estar verdaderamente informada.

Derechos Reservados 2019